Tuxtla: acampada por una vacuna

11 marzo, 2021

Los centros de vacunación en la capital de Chiapas se abrieron y cerraron sin previo aviso. Ancianos y ancianas que esperaron en la fila dos días, regresaron a sus casas deshidratados, sin información ni vacuna. Cuando el gobierno estatal anunció la reapertura de la vacunación, miles optaron por acampar en los centros, con tal de no perder la vacuna

Texto y fotos: Ángeles Mariscal  / Chiapas Paralelo

TUXTLA GUTIÉRREZ.- A las 7 de la mañana del 9 de marzo, Rosalía Campos, y su prima llevaron a los seis ancianos de su familia a la Escuela Gustavo Díaz Ordaz, ubicada en la zona poniente de la capital, para que les aplicaran la vacuna. Pero tuvieron que volverse sin la esperada inmunización.

“Los servidores de la nación me dijeron que ya se habían acabado las fichas, porque las repartieron entre quienes se quedaron a dormir desde una noche antes”, narró al día siguiente.  

“Lo entendimos, y entre las personas que llegamos, hicimos una nueva lista para que vacunaran a mis familiares el miércoles. La noche del martes nos fuimos tranquilos a nuestra casa. Y cuál fue la sorpresa. que horas más tarde, el gobierno anunció que sólo dos centros de vacunación (de 10 que inicialmente se instalaron) estarían abiertos”.

Entre esos dos centros de vacunación no estaba la escuela Gustavo Díaz Ordaz. Rosalía se redirigió al módulo de Caña Hueca, a poco más de 3 kilómetros de distancia. Llegaron a las 3.30 de la mañana previendo que habría más gente.

“Nos tocó la ficha mil 224, así que desde esa hora empezamos a hacer la fila”, contó Rosalía Campos.

“Todo fue un caos, esperamos casi 10 horas. Muchos ancianos llegan solos, en una situación muy lamentable. Cuando empezó a pegar el sol, personas que se compadecían les llevaron sillas, sombrillas, agua. Pero a la dos de la tarde la fila ya no avanzó”.

Explica que ella y sus familiares llegaron a pocos metros de donde pasaban a las personas a vacunarse.

“Ya que estábamos en el estacionamiento, cuando faltaban unas 100 personas para llegar a donde los pasaban a la vacunación. Yo me metí a preguntar qué estaba pasando, ahí me dijeron que las vacunas no alcanzaron”.

Las personas que esperaban en el lugar permanecieron ahí dos horas más, hasta que el personal médico -unas 80 personas- intentó retirarse. Ancianos y sus familiares los rodearon, reteniéndolos, exigiéndoles vacunas que ya no tenían.

María de Jesús Espinosa de los Santos, secretaria general de la Sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS), pidió a los ciudadanos la liberación del personal médico retenido, y exigió a las autoridades información y transparencia sobre el número de vacunas que hay en existencia.

“El personal de salud lo único que hizo es cumplir con su función de vacunar, el personal no determina cuántas vacunas hay”, explicó.

Elementos de la Guardia Nacional intervinieron y lograron que el personal médico pudiera salir.

Los seis ancianos de la familia Campos, y miles más, regresaron a sus casas cansados, deshidratados, y sin la vacuna.

“Que hablen claro, que digan cuántas vacunas hay, nosotros estuvimos formados dos días, no tienen compasión por los adultos mayores”, lamentó Rosalía antes de retirarse.

Abren y cierran centros; no hay explicaciones

En Tuxtla Gutiérrez, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hay poco más de 74 mil 200 personas mayores de 60 años.

En la conferencia de prensa de este miércoles, el subsecretario de prevención de la Salud del gobierno federal, Hugo López Gatell, informó que desde el inicio de la campaña de vacunación, han estado disponibles para todo el país 5.4 millones de vacunas. Aseguró también que se esperan muchas más.

“Tenemos completa la dotación para toda la República Mexicana, para mayores de 16 años. Hay que esperar el turno, esperar su turno es lo que les pedimos, hay vacunas para todas y todos”, dijo.

Lo cierto es que en este estado, que las propias autoridades federales han puesto como ejemplo de la acción comunitaria para enfrentar la pandemia, la estrategia de vacunación se ha ido improvisando. 

Inició el 14 de enero, cuando llegaron 9 mil 750 vacunas de Pfizer que se aplicaron al personal que trabaja en centros de salud. Cuatro semanas después, quienes habían recibido la primera dosis denunciaron que no les habían aplicado la segunda, en el periodo de 21 días que, según el protocolo inicial, debían aplicarse.

Un mes después, el 15 de febrero, arrancó la vacunación a personas mayores de 60 años en tres municipios de la región costa: Arriaga, Tonalá, y Pijijiapan. También se trató de un embarque de Pfizer, que es un biológico que requiere mantenerse a menos de 70 grados Celsius. Por esa logística especial es la que determinó que se aplique en zonas urbanas.

En los siguientes días, la vacunación se extendió a otros municipios de esa misma región. Sin embargo, la información sobre el número de vacunas disponibles y la logística para su aplicación nunca fue clara, y la operación terminó por colapsarse con la llegada de un tercer embarque de vacunas Pzifer.

El 26 de febrero, a través de un video, el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, informó que los siguientes municipios donde se aplicaría la vacuna serían San Cristóbal de Las Casas, en la región indígena de los Altos de Chiapas, y Palenque, al norte del estado. 

No sucedió así. La mañana del lunes 8 de marzo, sin previo aviso y a través de redes sociales, la Secretaría de Salud estatal informó a la población que estaba abierto un centro de vacunación en el centro deportivo Caña Hueca, en la capital de Chiapas. Al lugar llegaron más de 2 mil personas.

Poco después del mediodía, también por mensajes en redes sociales, el gobierno estatal informó que a partir de las 2 de la tarde de ese mismo día abriría otros nueve centros de vacunación, en donde se estarían aplicando las dosis disponibles desde el lunes hasta el jueves. 

Pero un día después, en la noche del martes 9, el gobierno de Chiapas volvió a cambiar el mensaje: informó sin mayores detalles ni explicaciones que el miércoles sólo estarían abiertos dos de los 10 centros de vacunación.

Las autoridades estatales no dieron información de la cantidad de vacunas que estuvieron disponibles, pero los Servidores de la Nación informaron a las personas que acudieron a los módulos para vacunarse, que cada día entregarían 800 fichas con las que garantizaban el acceso a la vacuna de igual número de personas. 

En Caña Hueca se informó extraoficialmente que se repartieron 3 mil fichas entre lunes y martes, y otras mil 200 este miércoles. 

En total, el número de fichas entregadas a las personas que acudieron a los distintos módulos de vacunación en Tuxtla Gutiérrez fue de 18 mil 600, para igual número de dosis aplicadas.

Un número muy lejano al de los 74 mil adultos mayores registrados en el municipio. Y nadie explica qué pasará con las personas que, como las de la familia Campos, se volvieron a sus casas sin las vacunas.

El campamento

Poco después del mediodía del jueves 11, el gobierno estatal anunció que al día siguiente se reanudaría el proceso de vacunación interrumpido el miércoles y que se reabrirán los 10 centros de vacunación en la capital del estado. La noticia provocó que, cientos de personas decidieran acampar afuera de las unidades, ante el temor de quedarse sin vacunas.

Doña Josefa, una anciana de casi 70 años, fue la primera en llegar al centro de vacunación ubicado en el Tecnológico Regional; llegó a esa sede a penas media hora después del anuncio del reinicio de las vacunas, acompañada de su hijo, y 30 horas antes de que comenzaran a aplicarse las dosis ya se habían instalado en las puertas del centro escolar.

La espera de más de un día afuera de la unidad vacunadora valdría la pena, aseguró la mujer, porque esta vez sí estaba asegurada la aplicación.

Los días previos, Josefa y miles de personas mayores de 60 años que habitan en Tuxtla, habían intentado sin éxito recibir la vacuna. Ella había acudido dos días seguidos a los centros de vacunación, hizo fila de varias horas, y no alcanzó una de las fichas que los organizadores del proceso entregaron.

Ese jueves 11, el gobierno estatal informó sobre la llegada de otras 22 mil 425 nuevas vacunas, que se distribuirán en la capital de Chiapas y en los municipios de Cacahoatán, Suchiate y Tuxtla Chico y Tapachula.

En la Ciudad de México, el subsecretario López Gatell, reconoció que en el proceso de vacunación en estados como Chiapas hubo descoordinación entre los  gobierno estatal y federal, pero pidió a la población no hacer filas; aseguró que hay suficientes vacunas -2 millones disponibles, en ese momento- que se irían distribuyendo a los municipios.

Pero Josefa prefirió no arriesgarse, y como miles de personas más que acamparon en los centros vacunadores -en unos casos fueron los familiares y en otros, los propios ancianos- optó por pasar la noche en vela para conseguir la preciada inyección.


Capítulos

Fotos. Isabel Briseño

La Montaña de Guerrero: con vacunas y sin paracetamol

A esta región, a la que nunca llega nada, llegaron las vacunas que buena parte del planeta espera. Para muchos, es una esperanza de vida y más: la posibilidad de estar, por primera vez, en el mismo lugar que el resto de los mexicanos. Pero el racismo y el abandono histórico provocaron que, teniendo las vacunas, muchos indígenas no sean inoculados

Consulta reportaje aquí


Foto: Duilio Rodríguez

Ejido Kiliwa: llegar a los más alejados

Para llegar aquí, las vacunas cruzaron más de 19 mil kilómetros de mares y desiertos. Tardaron 14 días. Pero hoy están vacunadas las 13 personas mayores de los Kiliwa, uno de los 14 pueblos que en México están en riesgo de desaparecer.

Consulta reportaje aquí


Foto: Yerania Rolón

«Que el legado de mi abuela sea un puente y un doctor»

Amoxoyahual es un pueblo nahua de Veracruz donde viven casi puros ancianos. Los más jóvenes han emigrado. En este lugar, una mujer de 120 años le puso el ejemplo a sus 130 bisnietos y se fue a vacunar

Consulta reportaje aquí


Foto: Reyna Haydeé Ramírez

«Quiera Dios que este sea el remedio»

Fueron esclavos y luego fueron borrados de la historia del país. Ahora, los pobladores de Valerio Trujano, pueblo afro de la Cañada de Oaxaca, se sobrepusieron al miedo e hicieron de la vacunación una tertulia

Consulta reportaje aquí


Foto: Isabel Briseño

«Yo pensé que ya estaba olvidado»

A este pueblo donde casi no llega nada, llegó la vacuna contra la covid-19. Milpa Alta es una de las 333 localidades más alejadas del país que fueron priorizadas para recibir las primeras dosis

Consulta reportaje aquí


Foto: María Fernanda Ruiz

Entre el caos y el baile, la disparidad en el Valle de México

La primera vacunación masiva fue una experiencia diferenciada. En Ecatepec, el municipio más poblado del Estado de México, la desinformación rebasó la organización. En la Ciudad de México, la imagen de abuelitas y abuelitos bailando cerró la semana

Consulta reportaje aquí


Foto: Patricia González Mijares

Diez meses encerrados, por fin llega la vacuna

En la tercera jornada de vacunación covid para adultos mayores, la comunidad de la casa hogar Yekkan, en Cuajimalpa, recibió sus primeras dosis. Algunos integrantes mostraron su entusiasmo porque van a ver a sus familiares, pero no todos, la mayoría no recibe visitas hace años

Consulta reportaje aquí


Foto: Aranzazú Ayala Martínez 

Cholula: mitad enojo, mitad esperanza

La primera jornada de vacunación en el municipio conurbado de la capital poblana se desarrolló con tal desorden que la mitad de las personas vacunadas no eran residentes del lugar. Sobre la desinformación y la incertidumbre prevaleció la esperanza

Consulta reportaje aquí


Foto: Ángeles Mariscal

Tuxtla: acampada por una vacuna

Los centros de vacunación en la capital de Chiapas se abrieron y cerraron sin previo aviso. Ancianos y ancianas que esperaron en la fila dos días, regresaron a sus casas deshidratados y sin vacuna. Nadie sabe qué pasara ahora con miles de personas que tienen más de 60 años y no alcanzaron una dosis

Consulta reportaje aquí


Foto: Vicente Ríos

Ancianos solos: la desigualdad desafía el plan de vacunación

En un municipio conurbado de la capital de Oaxaca, dos niños llevaron a su bisabuelo a vacunar en una carriola, en un gesto que para muchos fue heroico, pero que muestra otra cara de la vacunación: la de adultos que viven solos y su nivel de vulnerabilidad, dependiendo del grupo social en el que se encuentran

Consulta reportaje aquí


Foto: Isabel Briseño

“De haber sabido hubiera traído de una vez a mi papá«

En automóvil o a pie, las personas hicieron fila para recibir las vacunas anticovid en Nezahualcóyotl, uno de los municipios más poblados del Valle de México

Consulta reportaje aquí


Foto: Isabel Briseño

La semana en la que la ciudad creyó más en Pasteur que en Dios

En lugar de calles desiertas, detenidos por tirar agua, misas y representaciones del Viacrucis, lo que se vio en la capital estos días de asueto fueron filas y filas de personas en sillas de rueda, voluntarios inyectando y escuelas y bibliotecas convertidas en unidades vacunadoras. Una Semana Santa difícil de olvidar

Consulta reportaje aquí


Periodista independiente, fundadora del portal Chiapas Paralelo[www.chiapasparalelo.com] y colaboradora de CNN México y El Financiero. Tener en nuestro lugar de origen las condiciones para forjarnos una vida digna es un derecho, y migrar cuando esto no sucede, también lo es. Desde esta perspectiva cubro el tema migratorio.

Relacionado