México: postales de una insólita vacunación

7 marzo, 2021

Tlalpa, Guerrero. Foto: Isabel Briseño

Vacunar a 100 millones de personas ya es una historia memorable; hacerlo poniendo por delante a las poblaciones más olvidadas es algo que quizá nunca volvamos a ver. Esta es una travesía por la inédita vacunación en La Montaña de Guerrero, los municipios conurbados del Valle de México y el desierto de la Baja California

Fotos: Isabel Briseño, Duilio Rodríguez, María Ruiz

Texto: Daniela Pastrana

CIUDAD DE MÉXICO.- La segunda fase de la vacunación en México comenzó con los olvidados: personas ancianas, indígenas, pobres, quienes viven en las comunidades más aisladas o hacinadas en la periferia de las ciudades. Se trata de un ejercicio inédito de justicia social. Y de acuerdo con las autoridades, es una estrategia que permitirá disminuir más rápido la transmisión del virus que hacer unos días cumplió un año en el país.

La pandemia más fuerte en un siglo ha matado en México, al menos, a 185 mil personas. La esperanza está puesta ahora en las vacunas, que comenzaron a aplicarse en la población mayor el 15 de febrero (la fase 1 fue para inocular al personal médico).

El reto de vacunar a más de 100 millones de personas en los próximos meses no es menor, considerando que la vacunación más grande que se ha hecho hasta ahora en México es diez veces menor.

En Pie de Página documentamos el arranque de este plan de vacunación en lugares el país donde viven las personas más pobres, las más alejados, y las más hacinadas. Estas son postales de tres de ellas.

1. La Montaña de Guerrero y la incredulidad de los marginados

La Montaña de Guerrero es la más numerosa de todas las zonas marginadas que hay en el país: en sus 19 municipios habitan más de 300 mil personas, mayoritariamente indígenas nahuas, me’phaa, na savi y ñomndaá. Cada año, desde que en este país se hacen mediciones de la pobreza, esta región ocupa los primeros lugares de muerte materna, deserción escolar o desnutrición infantil. La gente sobrevive por la economía que deja la migración, tanto a los campos agrícolas de Sonora, Sinaloa o Baja California, como a los Estados Unidos. Pero la muerte es tan cotidiana, que el subregistro por covid puede ser uno de los más altos del país. Aquí llegaron 17 mil vacunas de AstraZeneca, pero los brigadistas se enfrentaron con un problema: la incredulidad de la población que nunca ha recibido nada bueno del gobierno.

Fotos: Isabel Briseño

Tlapa, Guerrero. Foto: Isabel Briseño

2. Ejido Kiliwas: las vacunas que llegaron de la India al desierto de Baja California

Los kiliwas son una de las cinco naciones yumano-cochimíes que habitan la península de Baja California y que, de acuerdo con las autoridades, están en grave riesgo de extinción. Solo quedan tres hablantes. Viven en ranchos dispersos en un ejido de Ensenada cercano a Valle de la Trinidad. En el ejido no hay agua suficiente, apenas hace unos años les abrieron un pozo que abastece precariamente a sus pobladores. Tampoco hay médico, ni clínicas. La luz eléctrica llegó en el 2000 y apenas hace unos meses, quienes pagaron, lograron conectarse a internet. Ni pensar en teléfono. Después de una larga travesía de más de 19 kilómetros y más de dos semanas de viajes,, las vacunas de AstraZenaca provinientes de la india llegaron hasta la casa del último habitante del Ejido con más de 60 años, para inmunizar a los 13 kiliwas ancianos que quedan en el país.

Fotos: Duilio Rodríguez 

3. Ecatepec y el caos de la mega vacunación

Ecatepec es el municipio más poblado del Estado de México y del país. También es uno de los de mayor marginalidad y el primero en pobreza urbana. Colinda con el norte de la capital, y tiene el mayor flujo de población diario. Aquí se estreno la vacunación masiva, con el embarque de las vacunas chinas Sinovac. Pero la demanda desbordó el operativo. Las filas en las sedes de vacunación fueron el sello de la primera semana de aplicaciones masivas de vacunas contra covid-19 en el Valle de México. Ecatepec fue el centro del desastre. El lugar donde la desinformación y el miedo a perder vacuna provocaron tres días de caos. El reto de su aplicación convirtió a las brigadas de enfermeras en máquinas implacables de vacunación.

Fotos: María Fernanda Ruíz

Nunca me ha gustado que las historias felices se acaben por eso las preservo con mi cámara, y las historias dolorosas las registro para buscarles una respuesta.

Fotógrafo, editor, interesado en arte, cine, arquitectura, literatura, la escalada en roca y de los deportes en general, menos el futbol. duiliorodriguez.com

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Quería ser exploradora y conocer el mundo, pero conoció el periodismo y prefirió tratar de entender a las sociedades humanas. Dirigió seis años la Red de Periodistas de a Pie, y fundó Pie de Página, un medio digital que busca cambiar la narrativa del terror instalada en la prensa mexicana. Siempre tiene más dudas que respuestas.

Relacionado