De humo, flores y derechos, Opinión