La evidencia por delante, Opinión