Leyendo:
Capital mexicano, abocado a la minería: Fundar

Contrario a la opinión popular, de que las empresas extranjeras son las que más lucran con la minería en México, el 50% del capital que extrae metales en nuestro país es mexicano. Así lo revela el anuario 2018 de las actividades extractivas en México publicado por el centro de análisis e investigación Fundar, titulado “Los desafíos para la Cuarta Transformación”.

Texto: Lydiette Carrión

Imagen: Rapé

CIUDAD DE MÉXICO- Se suele pensar que son las mineras canadienses quienes más buscan extraer metales en México. Si bien esto es cierto en lo que respecta al oro, resulta que las empresas de los tres mexicanos más ricos de México acaparan el 50 por ciento del capital en proyectos extractivos.

El anuario 2018 de las actividades extractivas en México publicado por el centro de análisis e investigación Fundar, titulado “Los desafíos para la Cuarta Transformación” así lo advierte: la extracción de oro, plata y cobre en México está controlada por tres compañías mexicanas: Grupo Frisco, Grupo México e Industrias Peñoles, las cuales son propiedad de los tres empresarios más ricos del país: Carlos Slim, Germán Larrea y Alberto Baillères.

El problema es esta industria, como todo el modelo extractivista, tiene un impacto ambiental muy grave; y la riqueza que genera no beneficia en absoluto los territorios afectados. Más aún tampoco implica bienestar para la población del país en general. 

Por ello y otros aspectos, al hacer público este informe el pasado martes, Fundar hizo un llamado a la administración de Andrés Manuel López Obrador a que corrija  los riesgos e impactos negativos que la industria extractivista genera en la sociedad y el medio ambiente.

El extractivismo es una actividad que traslada la riqueza de un territorio a otro a cambio de una compensación económica, sin más.

Informe Fundar

Minería depredadora

Las actividades extractivistas implican la extracción de hidrocarburos, los trasvases de agua y, por su puesto, la minería. Respecto a la actividad minera, se documentó que, de 2013 a 2018 los proyectos mineros aumentaron un 77 por ciento. 

El  75% de las nuevas minas en construcción serán a cielo abierto, técnica altamente contaminante y con severos impactos socioambientales. 

MINERÍA SIN FRENO
En 8 años se duplicó la cantidad total de proyectos mineros en México. Pasó de 667 en 2010 a 1531 en 2018.
Los proyectos de exploración son los que dominan cada año
Los proyectos de producción se quintuplicaron pues pasaron de 54 en 2010 a 274 en 2018.
Los proyectos en desarrollo crecieron 20 veces. En 2010 había tres, en 2018, hubo 63.

Informe Fundar

Exploración endémica

Cada proyecto minero tiene tres fases: exploración, construcción y producción, y por último cierre.

Para finales del 2018, el 92% de las empresas que realizaban exploración de recursos metálicos eran extranjeras, principalmente canadienses dedicadas a explorar oro y plata. Canadiense: 77%, y estadounidense 10 por ciento.

Estas empresas, sin embargo, por lo general cuando encuentran un posible yacimiento relevante, venden los derechos a las grandes empresas, explica el informe. 

La exploración también tiene impacto ambiental: los hoyos que se excavan son profundos y pueden afectar y contaminar mantos freáticos. Si bien no está muy establecido el grado de impacto de esta actividad. Actualmente, enorme regiones del país están siendo exploradas.

Sonora, es el estado con más proyectos de exploración. Juntos, Sonora, Durango y Zacatecas concentran el 50 % de los proyectos nuevos de exploración.

Informe Fundar

El informe, sin embargo, explica que: “contrario a la opinión popular de que las empresas extranjeras son las que más lucran con los bienes nacionales, tenemos que de las 142 empresas que operan minas en México, 50% son compañías de capital mexicano, del restos 31% son canadienses , 14 % estadunidense y 5 % de otros países (Argentina, Australia, Chile, China Italia, Japón y Suiza)”. 

Canadá apuesta por el oro

Una vez terminada la fase de exploración, viene la construcción, el establecimiento de la mina, y la fase de “producción”. Es decir: extraer el mineral o minerales de la tierra.

Chihuahua, Durando, Sinaloa, Sonora y Zacatecas albergan el 68 % de las minas activas en el país. La mayoría de las minas están abocadas a minerales metálicos: oro, plata y cobre.

El 57 % del oro extraído en México fue hecho por compañías canadienses.

Informe Fundar

El 90% de la extracción de oro se realiza en Sonora (33.5), Zacatecas (18 %), Durango (10 %), Chihuahua (16.5) y Guerrero (12).

Las 5 minas más productoras de México son: 

1.- La Herradura (Peñoles), subterránea en Sonora. 
 2. Peñasquito(Goldcorp), cielo abierto an Zacatecas. 
3.- El Limón Guajes (Torex Gold) Canadá subterránea  (incluye también minería a cielo abierto) Guerrero
4.- Los Filos (leagold mining )  Canadá Tajo abierto Guerrero
5.- El Chanate(Áurico Gold)  Canadá Tajo abierto Sonora 

Fuente Fundar

Pie de Página ha documentado los conflictos sociales y ambientales que han conllevado estas empresas: por ejemplo, ejidatarios afectados por Peñasquito recientemente solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que revise su caso. En la minera Los Filos (en Carrizalillo, Guerrero) se han documentado a lo largo de años diversas violaciones de derechos humanos, el deterioro del tejido social, la expulsión de más de la mitad de los pobladores. En el caso de El Limón, se han dado procesos similares.

Destrucción local, beneficio ajeno

Diversos estudios, así como las denuncias hechas por las comunidades afectadas, advierten que la instalación de una mina, lejos de ayudar al desarrollo de la economía del lugar, implica no sólo la destrucción del medioambiente, sino el desgarramiento del tejido social.

Fundar, en su informe, encontró que, en el caso de los centros productores de plata, casi el 60 % de la población viven en la pobreza; el 30 % no cuenta con servicios básicos en la vivienda; el 25 % tiene rezago educativo; y una de cada tres personas no cuenta con ingresos suficientes para acceder a la canasta básica alimentaria. 

“Más aún, los fondos, creados con los recursos que las empresas deben pagar al Estado, y que deberían destinarse a proyectos de desarrollo para las poblaciones afectadas no tienen ese destino. Se utilizan sin la participación de las comunidades y en la opacidad”. 

Por ejemplo, revela el informe, en el caso del Fondo para las Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, se destinaron más de 186 millones de pesos a 24 municipios que no son productores de hidrocarburos; y, en el caso del Fondo para el Desarrollo de Zonas Mineras, se desconoce el destino de 3 mil 017 millones de pesos otorgados durante los cuatro años de su ejercicio. 

¿Qué es el extractivismo?

Contenido relacionado:

El banquete minero

Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Escribe las palabras a buscar.