‘The house’: una crítica social en forma de stop-motion

25 agosto, 2022

Con simbolismos y metáforas que generan desde asco hasta risa, la película The house recuerda las consecuencias olvidar las relaciones humanas en un sistema que se basa en la producción

Texto: Andrea Sarmiento Pastrana

Imágenes: Especial

CIUDAD DE MÉXICO.- La casa es una cruda producción que va de lo espeluznante a lo cómico. Con un excelente stop-motion, relata tres historias que se desarrollan en la misma casa pero en épocas distintas. Una película llena de simbolismos que, en torno al mismo lugar, nos muestra diversos problemas de la vida adulta en un sistema capitalista y materialista, donde los personajes, a pesar de ser formas de vida distintas y encontrarse en diferentes tiempos, comparten una misma preocupación: el dinero.

1. And heard within, a lie is spun (Y se escucha dentro, se teje una mentira)

La película se divide en tres partes: para empezar, tenemos la historia de una familia que parece habitar en el Siglo XIX.

Así, conocemos a una pareja que, a pesar de los problemas económicos, tiene dos hijas y puede cubrir lo básico. Sin embargo, cargan con una presión social que los hace aspirar a tener más. 

Pero todo cambia cuando una noche el padre se encuentra con un hombre que le propone un trato muy particular, el cual modificará su vida por completo. Es así como llegan a La casa. Un lugar muy grande, con muchos pasillos y habitaciones gigantes; con el tiempo las dos niñas irán descubriendo las peculiaridades de este lugar y notarán que no es un sitio común y corriente; a su vez, deberán presenciar a sus padres siendo consumidos cada vez más por su propia avaricia.

Creo que, como a mí, a muchas personas les recordará a la película de Coraline (2009). Si te gustó esa película, probablemente ésta también lo hará.

2. The lost is truth that can’t be won (Lo perdido es la verdad que no se puede ganar)

En la segunda parte los personajes son ratas en lugar de personas. Nos cuentan la historia de un vendedor bastante ansioso que busca liquidar La casa para poder pagar sus deudas y cumplir sus objetivos. Él tiene el sueño de comprar un bote, por lo que le dedica todo su empeño a este negocio sacrificando todo lo que le queda para ello. A lo largo de esta narración podemos ver las dificultades que tiene para vender y la angustia que esto le genera. 

Después de un tiempo llega un par de ratas interesadas en la casa; sin embargo, estos no son huéspedes comunes. Vamos a ver que este par le empieza a generar muchos problemas y gracias a ello la salud mental del protagonista va decayendo.

El desenlace se vuelve cada vez más turbio. Al principio la casa tiene una infestación de escarabajos, luego la verdadera plaga son los inquilinos, y con el tiempo, el mismo protagonista.

3. Listen again and seek the sun (Escucha otra vez y busca el sol)

Por último, tenemos la historia de Rosa, una felina que también busca rentar La casa. Nos encontramos en el futuro, cuando gran parte de las ciudades se han inundado y la población ha disminuido y se ha tenido que mover.

La casa ahora se encuentra en la costa, en cualquier momento puede quedar hundida en el mar; además, hay una neblina que se hace cada vez más grande. Es por esto que todos los huéspedes de la casa han huido quedando sólo dos: Jen y Elías. 

Rosa tiene el sueño de remodelar la casa, a pesar de la circunstancia aún tiene la esperanza de que si la arregla más gente llegará y podrá rentarla a más gatos. Sus únicos inquilinos le pagan con pescado y cuarzos, no con dinero como a ella le gustaría, pero a pesar de esto no los corre.

Rosa es el personaje que más evoluciona en toda la película. Comienza como una gata que solo piensa en el dinero, únicamente busca rentar la casa y no se da cuenta de la situación apocalíptica que rodea al mundo. Pero con la ayuda de sus amigos comienza a valorar otras cosas importantes en la vida; al final, logra desprenderse de sus ambiciones de una manera bastante inusual pero a la vez muy emotiva.

Esta es la parte que podemos considerar más cómica y no causa la incomodidad ni el terror psicológico de los capítulos anteriores. No obstante, eso no le quita la profundidad del mensaje y los sentimientos que genera este final.

La película entera está llena de simbolismos y metáforas que no pueden ser explicadas solo en una reseña. Es necesario verla para poder captar mejor su mensaje y analizarla más a profundidad.

Generando desde asco hasta risa, The house nos recuerda la importancia de valorar las cosas más allá de lo material; que es importante no dejarnos cegar por la avaricia y no buscar más de lo que podemos abarcar. No hay que dejar de lado las relaciones humanas (o cualquier otro animal), ni dejar de percibirnos como seres vivos, seres sintientes, con emociones y pensamientos. Vivimos en un mundo donde a veces eso se nos olvida, dejamos de escucharnos los unos a los otros por pensar en nuestras propias necesidades. 

Todos estos personajes viven angustiados. Podemos habitar una casa pero, ¿qué la hace realmente un hogar? ¿De qué nos sirve vivir buscando más ingresos si realmente no vivimos felices? Los personajes de La Casa nos demuestran las consecuencias de un sistema que se basa en la producción, que te exige generar más dinero para poder sobrevivir y  autoexplotarte, deprimirte y angustiarte, para poder cumplir tus sueños.

The house está disponible en la plataforma Netflix.

Andrea Sarmiento

Me gusta escribir lo que pienso y siempre busco formas de cambiar el mundo; siempre analizo y observo mi entorno y no puedo estar en un lugar por mucho tiempo