Tertulianas: Reconocer el dolor mientras se aprende a caminar

27 agosto, 2021

Actividades escénicas, musicales, podcast, proyectos literarios y periodísticos forman parte de una exposición rodante de narrativas y memorias, que tiene como objetivo visibilizar la desaparición forzada y que se realizará desde este lunes hasta el 11 de septiembre

Texto: Alejandro Ruiz

Fotos: Belén Kemchs

CIUDAD DE MÉXICO.- ¿Cómo reinventar el dolor para aprender a caminar? ¿Cómo narrar la desaparición en México sin revictimizar o criminalizar? ¿Es posible alejarnos de las formas hegemónicas que sitúan a la desaparición forzada como un fenómeno aislado en nuestro país? 

Estas fueron algunas de las preguntas que el equipo de Pie de Página respondió de la mano con el colectivo Técnicas Rudas, quienes desde hace más de un año, junto con artistas y colectivos de familiares en búsqueda de personas desaparecidas, impulsan el proyecto “Narrativas y memorias de la desaparición en México”, el cual está encaminado a encontrar nuevas formas de narrar la desaparición forzada. 

“Nos damos cuenta que hay una narrativa hegemónica que sí habla de la desaparición pero para criminalizar, para victimizar e incluso para hacer a un lado a las y los familiares; y la idea de este proyecto es decir: ‘pues la voz cantante tiene que ser la de las y los familiares’ es a quien tenemos que estar escuchando y replicando.” señala Itzel Sánchez, integrante de Técnicas Rudas. 

Para Itzel, esta necesidad de reinventar la forma en que se aborda el fenómeno de la desaparición forzada en la esfera pública motivó a que el año pasado su colectivo convocara a un encuentro en la ciudad de Puebla, donde artistas, familiares, académicos y especialistas se dieron cita para construir nuevos discursos fuera de la narrativa oficial. 

Itzel explica que este encuentro “era un laboratorio en donde decíamos ¿cómo vamos a hacer para juntarnos, conocernos y saber de la problemática? entonces fueron los investigadores, los periodistas de a pie y artistas que ahora están con nosotras.” 

A partir de esto, las y los asistentes fueron diseñando estrategias y actividades que se tradujeron en talleres, los cuales comenzaron a fusionar las técnicas y disciplinas artísticas con las experiencias y dolores de las familias en búsqueda de personas, concretamente con una brigada de búsqueda en campo realizada por el colectivo de Madres en Búsqueda Coatzacoalcos.  

“Fue un proceso muy bonito de creación, de escucha y de decir ¿cómo generamos estas narrativas?” remarca. 

Muñecas, teatro, performance, poesía y la solidaridad de músicos como la rapera Mare Advertencia Lirika y Arturo Carcará convirtieron en arte las vivencias y la memoria de las y los familiares que buscan a personas desaparecidas. 

Tocamos y hablamos del dolor, pero también de la esperanza y la transformación

El papel del arte en los procesos sociales muchas veces pasa de largo ante el doloroso proceso de buscar a una persona desaparecida, sin embargo, cuando el dolor encuentra otros canales de expresión puede traducirse en esperanza. 

Para Lukas Avendaño, artista escénico originario de Oaxaca, el dolor de iniciar con la búsqueda de su hermano Bruno no le paralizó para volcar su arte en el largo camino de encontrar a su familiar. 

Lukas, al igual que decenas de artistas más, se sumó al espacio de “Narrativas y memorias de la desaparición en México” 

“En mi participación me tocaba protagonizar dos aspectos” relata Lukas “uno que tiene que ver con mi formación desde las artes escénicas y el otro pues por tener una mala experiencia que contar como es el tener en nuestra historia familiar un familiar desaparecido.” 

El cuerpo del hermano de Lukas regresó a casa el 4 de diciembre de 2020, 30 meses después de su desaparición, y aunque para sus familiares esto representó un alivio, las exigencias de justicia y verdad siguen estando pendientes. 

“Mirándome en retrospectiva yo mismo me pregunto que si alguien me preguntara ‘¿Para qué sirve lo que hago en dedicarme a las artes escénicas, a la danza, al performance o al teatro?’ yo mismo me respondo: ‘pues a mí me ha servido para traer a mi hermano de regreso a casa’, y en ese sentido es como con mucho respeto acepté la invitación para participar en estos encuentros convocados por Técnicas Rudas.” 

Para Lukas, fortalecer la confianza, el diálogo y la integración de las comunidades artísticas y de familiares ayuda a repensar a través del cuerpo el dolor y la forma en que le damos sentido a la memoria. 

Llevar al espacio público una intervención performativa, así como el desentendimiento de las ideas que las personas tienen sobre sí mismas, para abandonarse al juego y revivir las memorias de la infancia que permitan recordar desde otros ángulos las vivencias con las y los familiares desaparecidos es otro de los objetivos que Lukas busca con su taller. 

Como Lukas, decenas de familiares de personas desaparecidas comenzaron a ver en el arte una herramienta no solo para externar sus sentires y emociones, sino también para sensibilizar a la ciudadanía entorno al fenómeno de la desaparición forzada, pues su búsqueda no es algo que atañe solamente a sus familiares, sino a todas y todos. 

Para Irma Orgen del colectivo Uniendo Cristales, en Puebla,  la experiencia de encuentro con artistas ha posibilitado que las formas en que los colectivos de familiares se acercan con la ciudadanía para sensibilizarles y buscar la empatía con sus casos haya tenido mayores alcances. 

“Buscábamos eso, sensibilizar un poquito más a la gente que ya estaba acostumbrada a ver a nuestros familiares como números, y siempre buscamos esa empatía de la sociedad” señala. 

Para Irma, el arte permite combatir el discurso hegemónico que solo presenta a las personas desaparecidas como números o estadísticas, deshumanizándolas e impidiendo reconocer que es una problemática a la que todas y todos estamos expuestos.

Y agrega que “esto posibilita darse cuenta que podría ser nuestro papá, nuestro hermano o nuestro hijo, no es una persona que ahí está.” 

Junto a su hermana, desde hace 8 años Irma busca a su padre, Marco Antonio Orgen Maldonado, y relata que la lucha por encontrarle la ha hecho participar en diversos momentos históricos de las comisiones de búsqueda en Puebla y en todo el país, esto, peses a las negligencias y omisiones institucionales que las autoridades gubernamentales tienen hacia las exigencias de las y los familiares que buscan a sus seres queridos.

“Reconocer en el estado la problemática es asumir la responsabilidad,” relata Irma, y reconoce que aunque en el estado de Puebla las instituciones se han mostrado renuentes a reconocer la problemática, lamentablemente este fenómeno ocurre en prácticamente todos los estados de la República. 

Pese a esto, y el acoso en contra de las y los familiares que buscan visibilizar estas problemáticas, Irma agradece el encuentro de diversos colectivos y brigadas de búsqueda a nivel nacional que ahora conforman redes de apoyo jurídico pero también emocional entre familiares, a quienes se les debería escuchar prioritariamente para prevenir y actuar ante el fenómeno de la desaparición forzada en el país. 

Así nace la organización Uniendo Cristales, quienes en conjunto con colectivos artísticos han brindado acompañamiento emocional hacia las y los familiares, lo que ha posibilitado que los dolores se traduzcan en esperanza y fuerza hasta encontrar a sus seres queridos. 

“Ha sido una experiencia que siempre nos hace llorar, nos deja con una sensación de saber que alguien está ahí y que además puede transmitir sentimientos, emociones o compartir su arte pues por nosotras que estamos en este camino.” 

Para Irma todas las personas tienen algo que compartir para acompañar a las y los familiares en búsqueda, solo es cuestión de que la sociedad se sensibilice y genere canales de empatía que permitan hacer suyas las demandas de justicia, memoria y verdad. 

Al igual que Lukas, Irma y el colectivo Uniendo Cristales se han encontrado con el proyecto abanderado por Técnicas Rudas, y se ha sumado por la ética y compromiso que existe hacia las familias, quienes son las portavoces y protagonistas. 

También las infancias son importantes 

Para la dramaturga Verónica Maldonado, quien desde los inicios acudió al llamado de Prácticas rudas para integrarse al espacio de “Narrativas y memorias de la desaparición en México”, la importancia de sensibilizar y trabajar con las infancias entorno a la desaparición forzada es crucial para comprender la dimensión de la problemática. 

Verónica relata que uno de los puntos de interés desde su disciplina artística, la dramaturgia, son las infancias, por lo que pidió al colectivo trabajar con niñas y niños un proyecto que desarrolla desde tiempo atrás: Latitud Violencia. 

Y detalla que este proyecto está enfocado en “trabajar con infancias en situación de riesgo, en zonas de conflicto, en zonas depauperadas y esta era una oportunidad maravillosa para saber cómo transita un niño o una niña el tema de la desaparición de sus padres o de un familiar.”

Cuando Verónica planteó la importancia de escuchar lo que las infancias tenían que decir al respecto, Prácticas Rudas y al colectivo de las Madres en Búsqueda Coatzacoalcos, con quienes se inició el acompañamiento en las acciones de búsqueda y rastreo de personas desaparecidas, reconocieron la importancia de trabajar con las niñas y niños, pues muchas veces se les deja a un lado en los procesos de acompañamiento. 

“Yo siempre he pensado que los niños tienen una capacidad de reconexión con la vida” explica Verónica. 

Y pregunta que si “¿Creen que el niño o la niña no se dan cuenta o no están respirando ese dolor y esa ausencia? Tienen muchas preguntas que el adulto al no contestarlas generan aún más incertidumbres.” 

La reconstrucción de historias a partir de la voz de las infancias culminó en una obra de teatro que se dará a conocer la fuerza y la imaginación que aún perdura en las niñas y niños que continuarán la lucha por la búsqueda de sus familiares desaparecidos. 

Nombrar, cantar y abrazar: la memoria en las búsquedas y la lucha por la verdad y la justicia

Raquel Hernández es integrante del colectivo de Madres en Búsqueda Coatzacoalcos, y recuerda como hace un año “Narrativas y memorias de la desaparición en México” les acompañó durante una búsqueda en campo. 

En un principio, relata, el colectivo pensó que esta intervención no iba a ser aceptada por las familiares que buscan a sus seres queridos, sin embargo, el acompañamiento previo que se les brindó a las familias permitió que estuvieran más sensibilizadas respecto a las miradas que iban a acompañar la búsqueda en campo. 

Después de la intervención, Raquel recuerda cómo las madres habían modificado la actitud provocada por años de lucha y búsqueda, de cómo el dolor, aunque seguía ahí, ahora venía acompañado de sonrisas. 

“En el colectivo vimos una aceptación y un cambio de energía y de chip de ‘sí tenemos este dolor, sí estamos sufriendo, pero hay que sacar fuerza del dolor y tratar de sobrellevar esto con menos dolor y tratar de transformar el dolor en fuerza: no podemos estar todo el tiempo llorando, pero si podemos estar exigiendo justicia y verdad.” 

Gema, la hija de Raquel, fue participe en muchas de las actividades, y aunque los miedos de Raquel la habían orillado a mantenerla al margen para evitar que se sintiera vulnerable, después de la intervención artística la actitud de su hija había cambiado. 

“Sí le sirvió el taller, como a muchos niños, inclusive un día la escuché cantar a su papá y ahora es una canción.” 

El autor de esta canción es Arturo Carcará, un cantautor mexicano que recogió algunas cartas que familiares de personas desaparecidas le escribieron a sus seres queridos. 

Hoy estas cartas son canción, y Arturo prepara un concierto en conjunto con Mare Advertencia Lirika para presentar las piezas musicales que resultaron de recoger las experiencias y sentires de las y los familiares en búsqueda. 

“Estas piezas no son un todo, no hablan y tampoco tratamos de generalizar las narrativas ni los casos, es ir puntualizando y dándole rostro y hablando directamente de los nombres de las personas desaparecidas en estas rolitas.” 

La idea de Arturo es poder acercar la problemática a la sociedad, para sensibilizar e involucrar a todas las personas, y sobre todo, no dejar que la memoria se pierda. 

Una exposición rodante

Todos los materiales que resultaron de la intervención en la búsqueda en campo, relata Itzel de Técnicas Rudas, son parte de una exposición rodante de narrativas y memorias, que tiene como objetivo visibilizar la desaparición forzada.

“Lo que dijimos fue: lo que pasa es que de repente vamos caminando en la calle y vemos esta ficha de búsqueda y ni siquiera volteamos a verla, es algo que ya nos pasa. Lo que dijimos fue que entonces hay que visibilizar todo esto y lo que hicimos fue pasarlo a museo, en gran formato, ponerlo en la calle y decir aquí está la problemática, y es una problemática que nos involucra a todas y todos.” 

Vlado Sánchez, quien también participa en Técnicas Rudas, detalla que esta exposición rodante iniciará el próximo 30 de agosto, Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, en la ciudad de Puebla, y durante 11 días recorrerá diversas regiones del país para visibilizar los trabajos elaborados de manera comunitaria. 

“Vamos a tratar de articular en 11 días una agenda muy apretada donde intentamos juntar todas estas voces, emociones, historias, relatos, de todo lo que se ha venido trabajando con todos los colectivos al frente.” Explica. 

La jornada se dividirá en diferentes actividades que contemplan acciones con diversos colectivos como Voz de los Desaparecidos, Madres en Búsqueda Coatzacoalcos, Uniendo Cristales, Milynali Red, entre otros. 

Activistas como Alicia de los Ríos, hija de Alicia de los Ríos Merino quien fuera desaparecida por la entonces DFS en la década de los 70’s, dialogará y presentará un panorama histórico de la desaparición en México. 

Además, durante esta jornada habrá proyecciones de documentales y conversatorios con cineastas, como Carlos Pérez, director del documental Las tres muertes de Maricela Escobedo, quien fuera asesinada en 2016 frente al palacio del gobierno de Chihuahua por exigir que se esclareciera el feminicidio de su hija, Rubí Marisol. 

Actividades escénicas, musicales, presentación de podcast, proyectos literarios y periodísticos también integrarán esta cartelera de actividades, las cuales se podrán consultar en Facebook, Instagram y todas las redes del proyecto Narrativas y Memorias. 

Como Pie de Página también estaremos acompañando la rodada, participando en conversatorios y exposiciones del seguimiento que compañeras como Daniela Rea han hecho durante muchos años a la problemática de la desaparición forzada en México. 

Si quieres ver la tertuliana completa te invitamos a que la consultes en nuestra página de  Facebook o en Youtube. 

Periodista independiente radicado en la ciudad de Querétaro. Creo en las historias que permiten abrir espacios de reflexión, discusión y construcción colectiva, con la convicción de que otros mundos son posibles si los construimos desde abajo.

Esta persona nació bajo la misión de contar historias y en este planeta azul tiene mucho por explorar, recorre caminos para seguirle la pista al campo y la ciudad. Le cae bien a los perros, es parte de la jauría. Pasión por la fotografía, la música y el deporte.

Relacionado