El peso de las cosas, Opinión