Nueve años sin Roy: del dolor a la búsqueda especializada

10 enero, 2020

Casi una década después de la desaparición de Roy Rivera, su madre Leticia Hidalgo y las integrantes de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León crearon un grupo especial de arqueología y antropología forense que trabaja en coadyuvancia con ellas

Texto: Daniela Rea

Fotos:  FUNDENL

Este sábado 11 de enero se cumplen nueve años de la desaparición de Roy Rivera Hidalgo, quien fue extraído de su casa en Monterrey, Nuevo León, por hombres armados con uniformes de la policía de Escobedo.

En este proceso de búsqueda Leticia Hidalgo Rea, su madre, y otras compañeras de búsqueda fundaron el colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León y recientemente crearon el Grupo Forense Independiente, el primero en su tipo:es un equipo de siete forenses que trabaja con FUNDENL para realizar las búsquedas y peritajes en coadyuvancia con las familias.

“Creamos nuestro propio grupo de arqueología y antropología forense, que es con ellos con quienes hemos buscado en el terreno, con quienes hemos encontrado y sistematizado los hallazgos”, dijo Leticia en entrevista.

La primera vez que FUNDENL trabajó con peritos independientes fue en 2014. Un especialista del Equipo Peruano de Antropología Forense participó en la primera exhumación para la plena identificación de Brenda Damaris González Solís.

Tres años después, un arqueólogo comenzó a acompañar las búsquedas en campo, y participó en la localización de un joven que buscaban en Salinas Victoria. 

En 2018, los antropólogos y arqueólogos que colaboraban con FUNDENL capacitaron a peritos de la Fiscalía General de Justicia en técnicas arqueológicas aplicadas en campo, como el uso del dron y la fotogrametría.

Al año siguiente FUNDENL y los arqueólogos y antropólogos solidarios formaron el Grupo Forense y trabajaron como peritos independientes certificados por las familias. Lo hicieron como parte de las investigaciones judiciales de la Fiscalía para la búsqueda de Roy Rivera. Así su trabajo tiene validez legal.

Este año el Grupo trabajó durante seis meses en el sitio Las Maravillas, en García, Nuevo León. Encontraron alrededor de 100 fragmentos óseos, que serán enviados a un laboratorio independiente en el extranjero.

“Creamos nuestro propio grupo de arqueología y antropología forense, que es con ellos con quien hemos encontrado fragmentos óseos, que vamos a llevar a un laboratorio privado la próxima semana. Será nuestra primera prueba genética independiente».

Leticia explica que tomaron esa decisión porque para la investigación de la desaparición de Roy se necesitaba acreditar al grupo de antropología como colaboradores. La madre señala que los papeles del personal de la fiscalía y los integrantes del colectivo se invirtieron en las búsquedas. Antes los funcionarios hacía las exhumaciones y ella observaban, ahora el trabajo lo hacen el grupo de especialistas notifica al personal de la Fiscalía.

“Lo que ellos hacen es recolectar y ya, son recolectores de restos  óseos, pero con su trabajo nunca íbamos a conocer la verdad. Incluso destruyen una escena del crimen y con esas técnicas nunca vamos a saber la verdad. Por eso decidimos crear nuestro Grupo forense y certificarlo. Nosotros no sólo buscamos restos, nosotros armamos rompecabezas con el espacio, el contexto, para ir entendiendo que fue lo qué pasó”, agregó Leticia.

Contenido relacionado:

‘Técnicas de identificación avanzan, pero también la forma de destruir cuerpos’

Fiscalías ‘traspapelan’ el cuerpo de un desaparecido

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Relacionado