Leyendo:
Familias de desaparecidos “entierran” al Estado mexicano

Integrantes de Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos realizaron un entierro simbólico de las malas prácticas del Estado mexicano afuera de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas. Exigieron acabar con la revictimización, la impunidad, la falta de ética y la corrupción, entre otras fallas gubernamentales

Texto: Daniela Rea

Fotos: Heriberto Paredes y Daniela Rea

Injusticia. Revictimización. Simulación. Nepotismo. Burocratismo. Insensibilidad. Impunidad. Falta de ética. Corrupción. Madres, hermanas y esposas de personas desaparecidas sepultaron cada una de las malas prácticas del gobierno mexicano en la atención a las familias que buscan a sus ausentes.

Las familias integrantes de Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos hicieron una protesta afuera de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) que consistió en esparcir tierra para enterrar ahí los cráneos de cartón. Cada cráneo tenía escrito en el frente las malas prácticas a las que se enfrentan desde el primer día que pisan las instituciones gubernamentales para denunciar la desaparición. La tierra y los cráneos recordaban las fosas clandestinas que distintos colectivos de búsqueda han encontrado en el país.

“Es una fosa de familias enterrando al Estado mexicano”, resumió la antropóloga Marina Azahua.

Rufina Abaroa, que busca a su hijo Alfredo Hernández, enterró el cráneo con la palabra “simulación”.

“Cuando llegamos a pedir que busquen a nuestros desaparecidos nomás hacen como que buscan, pero no hacen nada”, explicó.

Fabiola Pensado Barrera, mamá de Argenis Yosimar, sepultó la “omisión”: “es demasiado todo lo que hacemos para visibilizar y denunciar, y las autoridades son omisas, ellos se encierran en sus escritorios”.

María Teresa Espinosa, que busca a su hijo Víctor Manuel, enterró el “burocratismo”.

Feliciana Rueda, que busca a dos de sus cuatro hijos, a la “insensibilidad”.

“Ésta no era mi palabra, pero me llegó cuando tengo un hijo desaparecido en el 2011 y a la fecha no se abre expediente. La que me hizo que me levantara es una hija desaparecida en el 2017, dejó una bebé de pecho. Y lo único que recibo es insensibilidad de parte de las autoridades”.

Foto: Heriberto Paredes.

Lidia Socorro Lara, que busca a su hermano Ángel Tobón, sepultó la “imposición”.

María Socorro Sánchez, que busca a su hijo Julio Alberto, la “secrecía”.

Marité Valadez, que busca a su hermano Fernando, sepultó la “apatía”: “Las autoridades tienen puro desinterés, falta de motivación o entusiasmo en que se encuentre una persona”.

Lina Hernández busca a su hija Mireya y sepultó la “revictimización”. “Revictimización es la palabra que ponemos en el cráneo más grande porque es lo que más nos hacen. Desde que llegas aquí a presentar tu caso, es lo que te hacen: te revictimizan. Y se supone que esta institución está para defender a las personas que buscan, a las que han sido víctimas…”, señaló.

La noche anterior, contó Lina, en el albergue donde están durmiendo las familias que llegaron a la Ciudad de México desde Jalisco, Michoacán, Coahuila o  Morelos, se pusieron a pintar los cráneos. Mientras lo hacían, conversaron sobre cómo han sido tratadas por las autoridades, y así, en ese relato, fueron saliendo las palabras que finalmente escribieron en los cráneos de cartón.

Para las mamás, agregó, fue muy triste recordar la forma en que han sido tratadas. Pero que ese relato compartido también les hizo saber que no pueden ser tratadas así, que las autoridades están para servirles y no para revictimizarlas. 

A raíz de la protesta, Marcos López, director de asesoría jurídica de la CEAV, inició un diálogo con las familias.

Pliego petitorio

Lucy López, del colectivo Voz que Clama Justicia y una de las representantes de la Búsqueda Nacional, entregó un pliego petitorio en el que se exigió que se agilizara el proceso de entrega del Registro Nacional de Víctimas (RENAVI) y los apoyos económicos a los que tienen derecho.

Foto: Daniela Rea.

Esta protesta es una de las actividades que Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos realizará durante toda esta semana en la Ciudad de México. Es una forma de exigir al gobierno federal que, a través de las distintas instituciones -CEAV, Fiscalía General de la República y Comisión Nacional de Búsqueda- asuma su responsabilidad ante la crisis de las desapariciones de personas. 

Este miércoles 4 de diciembre las protestas serán afuera de Palacio Nacional y de la Fiscalía General de la República.

Mario Vergara, que busca a su hermano Tomás, se solidarizó con las madres de la Búsqueda Nacional.

“No nos dejen solos, ayúdennos a encontrar a nuestras familias, queremos buscarlos, buscarlos con vida, no nos dejen solos”, pidió a la sociedad mexicana.

“Ya estamos cansadas de buscar a nuestras familias en basureros, barrancas, cuevas. Queremos búsqueda en vida, se los llevaron vivos y queremos encontrarlos vivos. Queremos que las autoridades hagan la búsqueda inmediata en vida. No estamos aquí por gusto, estamos por necesidad”, dijo Lidia Socorro Lara.

Contenido relacionado:

Demandan protección para búsqueda en vida de personas desaparecidas

Hallan en México dos fosas clandestinas cada día

La ruta: buscarlos vivos

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Escribe las palabras a buscar.