“Presidente, póngale rostro a este cuerpo”

5 diciembre, 2019

El colectivo Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos ha exigido a distintas instancias gubernamentales dar con el paradero de sus hijos. Este miércoles interpusieron una queja ante la CNDH por la omisión de las autoridades. En Palacio Nacional les prometieron que serían recibidas este jueves por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas

Texto y fotos: Daniela Rea

A las seis de la mañana integrantes de Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos se reunieron afuera de Palacio Nacional con siluetas de cartón que llevaban pegada una fotografía del rostro de sus desaparecidos. La intención de las familias que vienen de estados como Coahuila, Veracruz, Morelos o Zacatecas fue exigir al gobierno federal acciones para encontrar a quienes faltan en sus casas.

Una comitiva encabezada por Lucy López, una de las representantes de Búsqueda Nacional, entró a Palacio Nacional y fue recibida por Leticia Ramírez Amaya, directora general de Atención Ciudadana de Presidencia. Después de un par de horas, Lucy López salió con un oficio en la mano y la promesa de una reunión con Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, que se concretaría a más tardar este jueves 5 de diciembre.Las familias no fueron recibidas por Andrés Manuel López Obrador. “Nos dijeron que ya tenía agenda, que tiene agenda muy llena y para que nos reciba tenemos que venir como con dos meses de anticipación”, dijo Lucy López. “Pero nos prometieron que nos recibirá Alejandro Encinas, vamos a esperar que así sea”.

En el día, las familias también recibieron la visita de una representante de la Comisión Nacional de Búsqueda, Cynthia Cedillo Calderón, jefa de departamento, en representación de Karla Quintana. De acuerdo con Lucy López, la titular de la CNB las buscó a inicios de semana para tener un encuentro, pero hasta este miércoles sólo había enviado a su representante.Por la tarde las familias acudieron a la CNDH y se reunieron con la titular Rosario Piedra. En esta institución interpusieron una queja contra el Estado mexicano por no garantizar su seguridad en las búsquedas.

“Mañana puede ser el tuyo”

Después de la presencia en Palacio Nacional caminaron por las calles del Centro Histórico, con las siluetas negras en mano, para irrumpir la vida cotidiana de los capitalinos: el bolero, las turistas, la empleada del negocio, casi todos miraban a los familiares en silencio, mientras ellas gritaban: “hoy fue mi hijo, mañana puede ser el tuyo”.

La caminata terminó en el Hemiciclo a Juárez, donde compartieron la desaparición y la búsqueda de sus hijos.

“Yo soy Tranquilina Hernández y busco a mi hija Mireya Montiel, desaparecida el 13 de septiembre de 2014. Mi hija tenía una relación con un chico que tenía nuestra confianza. Un día se fue con él a casa de su abuela y le marqué una hora después y no me contestaba. Cuando salgo a la calle me encuentro a su novio y le pregunto por mi hija, él dijo que no sabía nada. Él pensó que me iba a quedar sentada o acostada en la cama triste por su ausencia, pero no esperaba que yo saliera a buscarla. Un día estábamos viendo un programa de televisión sobre desapariciones y mi hija me preguntó qué haría si ella desapareciera. ‘Te voy a buscar hasta debajo de las piedras, a donde tenga que ir iré, aunque sea al infierno’. Las autoridades nos han obligado a estar aquí, porque ellos sólo están en un escritorio”.

“Si me hubieran preguntado cómo se busca a un desaparecido, no habría sabido que responder, porque no sabía que era un desaparecido hasta el 28 de abril de 2016 que a mi hijo Bryan le dieron un volante de trabajo de 4 horas por 400 pesos. Yo lo llevé a esa oferta de trabajo, me descuidé 40 minutos y cuando volví ya no estaba mi hijo en ese lugar. Un bolero que vio me dijo que se lo llevaron en una camioneta gris con otras 6 personas. Una camioneta de Fuerza Civil (Veracruz), que no ha respondido. Cuando fui al MP me dijo que dejara de llorar, ‘o se calla o la declaro incompetente para buscar’. Si este gobierno dice que va a buscar a los delincuentes, pongo como delincuente a mi hijo a ver si así lo buscan”, Luz Elba Hernández.

“Soy María de Jesús López y estoy aquí buscando justicia para mi hijo Carlos David Bautista López. Él fue desaparecido el 15 de septiembre del 2015 por autoridades de Veracruz, el director de reinserción social Óscar Sánchez. Mi hijo apareció muerto en Actopan Veracruz el 2 de octubre de 2017, tirado en unos cañaverales y llevado a una fosa común. Aunque el señor Sánchez está detenido, no hay justicia para mi hijo”.

“El 28 de abril del 2016 mi hijo Bryan fue desaparecido. Desde entonces lo he buscado y me cansé de buscarlo muerto en fosas y me uní a las búsquedas en vida. Por eso estoy aquí. Este cartón, esta silueta de cartón no respira, no late. Este cartón que vengo cargando está frío y duro. Yo quiero a mi hijo; le digo a López Obrador que le ponga rostro a este cuerpo de cartón, que le ponga el rostro de mi hijo; yo no quiero cargar un cartón que no respira y no late; yo quiero a mi hijo”.

Luz Elba Hernández es una de las integrantes de Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos, que a lo largo de la semana han exigido a distintas instancias gubernamentales dar con el paradero de sus hijos. 

Contenido relacionado:

Familias de desaparecidos “entierran” al Estado mexicano

Demandan protección para búsqueda en vida de personas desaparecidas

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Contenido relacionado