Leyendo:
Condena de 45 años por feminicidio de Lesvy

Este viernes la justicia mexicana condenó a 45 años de prisión a Jorge Luis González, feminicida de Lesvy Berlín Osorio. La condena no cumplió con las expectativas de reparación del daño que tenía la familia Rivera Osorio

Texto y fotos: María Ruiz

Este viernes, en la penúltima audiencia del juicio, se condenó al feminicida de Lesvy Berlín Osorio a 45 años de prisión. Sin embargo, esta sentencia no incluye las medidas de reparación del daño que la familia Rivera Osorio pide al aparato de justicia mexicana. 

Sayuri Herrera, abogada del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio y representante de la familia de Lesvy Berlín, explica la importancia de la reparación del daño:

“La justicia, para ser una justicia plena, necesita reparación del daño porque la reparación también es un derecho. Así lo dice el artículo primero y lo decimos siempre: justicia, verdad y reparación”. 

La abogada explica que hasta ahora han conseguido justicia y verdad, en los términos posibles en México, pero que el tema pendiente continúa siendo las medidas que se tomen respecto a los feminicidas y la reparación.

Aún así, añade la abogada, la sentencia abona contra la impunidad:

“Aún cuando siempre están en deuda en materia de reparación, por lo menos que ya no haya impunidad. Parece un gran paso. Genera esperanza en otras mamás y es importante enviar ese mensaje, para que otras personas comprendan que se debe respetar la vida de las mujeres. No es normal, ni está bien, ni debe ser común, ni normalizado que estos asesinatos ocurran o que la violencia en parejas y en familias ocurra. Nos parece que ese mensaje, como sea, ahí está”, explica Herrera.

Los jueces acordaron que Jorge Luis González tiene un grado de culpabilidad medio y, por eso, entre la pena mínima de 30 años, y la máxima de 60, determinaron 45 años de prisión. Las abogadas del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio pidieron la máxima pena de 60 años. Sayuri Herrera cuenta que no lo hicieron porque consideren que es más justo, sino porque saben que los jueces tienden a dar la mínima.

¿Cómo surge una sentencia?

Las sentencias dependen del grado de culpabilidad, del cómo se realizó el delito. A Jorge Luis González los jueces le dieron 45 años porque en el caso hay una agravante (la relación sentimental) y ventajas sobre Lesvy respecto a su estatura, edad y el conocimiento de la zona donde cometió el feminicidio.

Sin embargo no llegó a la pena máxima porque el feminicida no cuenta con antecedentes penales ni tampoco hay estudios de criminología, porque se negó a dar información a cualquier perito. 

Sayuri Herrera cuenta que conforme avanza y cierra el juicio, queda más claro que no van a recuperar a Lesvy. Hagan lo que hagan:

“No te diría que la sentencia es suficiente porque me parece que eso le corresponde decir a Ara, pero nada va a regresar a Lesvy; 45, 60, 100 años, lo que quieras, nada la regresa a ella”.

Reparación del daño y medidas de no repetición 

La abogada Herrera explica que para la familia de Lesvy es complejo testificar sobre la parte económica, porque sienten que están haciendo un intercambio, además de sentirse expuestos y exhibidos, pero que es importante la reparación del daño material en el proceso de justicia. 

“(En estos casos) aún teniendo apoyos, las familias incurren en gastos en los que nadie les apoya, salvo que en el momento de la sentencia los jueces lo consideren”, explica la abogada. 

Los jueces sólo acreditaron los gastos funerarios, que de por sí ya eran un acuerdo probatorio, y  ordenaron, como parte de las medidas de no repetición, que Jorge Luis González tome terapia con perspectiva de género y no discriminación a las mujeres. Pero para que empiece a tomar terapia primero tienen que agotarse todos los medios de impugnación. 

Por ser un delito grave y por los años de condena, el feminicida de Lesvy Berlín no tendrá derecho a ningún beneficio. 

La defensa de Lesvy obtuvo negativas respecto a las medidas de lucro cesante y daño a la moral. Sayuri Herrera explica:

El lucro cesante consiste en la pérdida de una utilidad económica a los familiares de las víctimas o a las víctimas, por causa de un daño. En el caso de Lesvy se calculó a partir de sus planes y de su expectativa de vida, que aproximadamente es de 54 años más, ésta se basó con datos del INEGI y del salario mínimo.

“Lo que le duele a Ara de (que no aceptaran esa medida) no es tanto el tema monetario sino que siguen sin reconocer que su hija tenía un proyecto de vida, que pudo haber vivido todos esos años y ser maestra de inglés”, cuenta la abogada. 

En caso de que Jorge Luis se declare insolvente, la abogada Sayuri Herrera recuerda que los jueces deben de garantizar los derechos de la familia Rivera Osorio con ayuda de la Comisión de Atención a Víctimas, de manera supletoria o complementaria.

Contra la ruptura y los vacíos

El feminicidio de Lesvy generó una ruptura del tejido social en su hogar, con sus amigas y en la comunidad universitaria. Ante esto, Sayuri Herrera le recuerda a los jueces que ellos pueden ser parte de la compostura de este tejido:

“Ellos tienen la facultad y el poder para ordenar las medidas necesarias para que ese tejido social se componga”.

A la familia de Lesvy y al OCNF les gustaría que la Universidad Nacional Autónoma de México también contribuya a esta composición del tejido y que los jueces visibilicen esa deuda:

“Si bien no tienen competencia para ordenar a la UNAM, pensamos que en la sentencia deben pronunciarse sobre si hay daño a la comunidad universitaria, para que las autoridades escuchen y que, más allá de esta placa que se colocó, que (la caseta telefónica) sea un sitio de memoria”, pide Herrera.

Para la abogada feminista, que los jueces tomen esa decisión sería un ejemplo para que en otros casos los jueces consideren que los delitos tienen impacto social.

El 24 es una audiencia de lectura y explicación de sentencia con la que se cierra el juicio. Es decir, vamos a tener la sentencia por escrito y nos la van a explicar y darán una copia. A partir de ese día comienza el tiempo para interponer apelación.

“Estamos seguras que no vamos a ser las únicas que vamos a impugnar” finaliza la abogada Herrera.

Contenido relacionado:

Caso Lesvy: Jorge Luis es culpable de feminicidio

Caso Lesvy: Cadenas de impunidad que le apuestan al cansancio

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Escribe las palabras a buscar.