Leyendo:
Agreden y aíslan a dirigentes del 20/32

La oposición y trabas a los trabajadores que quieren pertenecer a un sindicato independiente de Matamoros ha escalado. En las últimas semanas, la afiliación pasó de irregularidades burocráticas, el negarse a recibir sus renuncias al sindicato ya existente, hasta el acoso, el hostigamiento y la violencia física. El saldo: dos heridos, del lado de los agresores

Por Lydiette Carrión

Foto Especial

En enero de este año, más de 70 mil obreros aglutinados en el movimiento obrero 2032 se fueron a huelga en Matamoros, y ganaron sus demandas. A raíz de eso, varios trabajadores decidieron formar un sindicato independiente; pero la CTM, los gobiernos local y estatal, e incluso autoridades federales han violado la ley para impedirlo.

En las últimas semanas, además, el sindicato de Jesús Mendoza (Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y ensambladoras de Matamoros) recurrió al amedrentamiento y la violencia para disuadir a los obreros. El saldo son dos heridos de gravedad, de su parte. La historia la narra Susana Prieto, la abogada que los ha asesorado todo este tiempo.  

Un año de organización obrera

En junio, dirigentes y obreros contendieron como candidatos independientes; quedaron en segundo y tercer lugar; y aunque legalmente no implicó beneficios, permitió seguir gestionando redes. Pocas semanas después, los exdirigentes conformaron el nuevo sindicato independiente: Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios, movimiento 20/32 (SNITIS). Para septiembre, se anunciaron los procesos de inscripción. Según fuentes afines, hasta la fecha se han afiliado obreros de unas 60 empresas.

Pero, esto implica que el sindicato histórico de Matamoros, el Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y ensambladoras de Matamoros (SITPME), pierda agremiados. Y desde la propia subsecretaría de trabajo estatal han puesto trabas.

Susana Prieto, en entrevista telefónica, narra los últimos días:

El 11 de noviembre pasado,  los trabajadores de las empresas Ballinger, Mexican Ensambly, y Fisher presentaron su renuncia al Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y ensambladoras de Matamoros (SITPME), organización dirigida por Jesús Mendoza Reyes, líder cetemista y acusado de charro.

En ese momento los nuevos sindicalistas llevaban la renuncia de unos mil 500 trabajadores de las empresas. En días posteriores se sumarían hasta unos 3 mil, según la abogada.

Prieto y dirigentes el sindicato se dirigieron  ante la junta de conciliación y arbitraje local y la oficialía de partes para entregar el escrito.  Pero ahí, las autoridades se negaron de forma verbal (no entregaron documento oficial). Esto es ilegal, explica Prieto.

Para el 13 de noviembre, el SNTIS 2032 viajó a Ciudad Victoria (capital de Tamaulipas).

Ahí, “la junta de Ciudad Victoria se niega a recibirnos las renuncias al sindicato”, lo cual es de nuevo ilegal. Se trata de  un proceso paraprocesal, explica la abogada, para que sea la subsecretaría de Trabajo la que vaya y notifique al sindicato y a la empresa, para que esta deje de descontar las cuotas sindicales.

Y es que  el sindicato de Jesús Mendoza es “porril”, advierte la abogada.

“Está cerrado hasta con cortinas metálicas, porros. Porque es el sindicato más sanguinario que hay en Matamoros. No voy a exponer la seguridad material de los trabajadores”.

De ahí la petición de que sea una autoridad la que notifique al sindicato de Mendoza.

Pero, de nuevo, en Ciudad Victoria una licenciada de nombre Adriana “sale y nos dice que  si los trabajadores quieren renunciar al sindicato, que lo hagan de forma personal y directa”.

Para el 26 de noviembre, el SNTIS 2032 envió escritos a los representantes de Ballinger, de Mexican Ensambling y Fischer: ‘te solicito que dejes de deducirme la cuota sindical, porque ya no pertenezco a ese sindicato’.

Esto fue un martes. Y “para el viernes se armó la pelotera”, dice Prieto. Lo primero que hacen las empresas, por supuesto, es dar parte al sindicato de Mendoza y a la subsecretaria de Trabajo y Previsión Social. Estos dijeron que no los iban a recibir.

“Entre líderes empresariales y sindicales están cerrando la posibilidad de que los trabajadores ejerzan la libertad sindical”, resume Prieto Terrazas. 

“Vamos por el respeto de los derechos de los trabajadores… y ellos no quieren, y por supuesto, los líderes charros no quieren perder las carretonadas de dinero”.

Todos están coludidos, advierte. Por ejemplo, durante su informe de gobierno,  “el gobernador, se comprometió con las empresas, que la paz laboral reinaría en Tamaulipas, y que los líderes sindicales contarían con todo su apoyo. El sinónimo de disturbio de paz laboral es el movimiento 20/32.

“Estamos solos”

Susana resume: “Nos hemos quedado solos. Cuando inició el  movimiento, y cuando conseguimos el registro sindical, varias centrales internacionales nos  piden que nos adhiriéramos a tal o cual confederación. Y yo contesto: ‘no, eso es una traición a la clase trabajadora’.” La abogada explica que actualmente, la CTM (a la que pertenece el  SITPME –de Jesús Mendoza– recibe el 70 por ciento de las cuotas sindicales de los sindicalizados de Matamoros. “Y los líderes locales operan con el 30 por ciento. ¿Sabes cuánto le queda a los trabajadores? Nada.”

“Nosotros creemos que si los obreros juntan sus cuotas sindicales, ellos lo pod´rian usar, para guarderías, mejorar sus servicios, para su bienestar, pues”.

Pero la abogada reconoce: “Lo que sé es que si sigo sola, me meten a la cárcel o me van a matar”.

Cada victoria pequeñita es a contra corriente.

“Hay una línea de gobierno en tamaulipas para aniquilarnos. Nosotros demandamos la titularidad de trabajo de 46 empresas. Las primeras las presentamos el 10 de septiembre, meses después, no están notificadas. Porque me tuve que amparar para la radicarla [la demanda de titularidad]. He ido a Ciudad  Victoria para que me notifiquen, y no me dan nada. No le dan nada a nadie”.

Nos van a hacer larguísimos los juicios.

Susana Prieto con trabajadores de Matamoros. Foto: Especial

Viernes de persecución

El viernes pasado, los trabajadores de Mexican Ensambly y Ballinger, no entraron a trabajar como medida de presión para que los gerentes les admitieran el escrito de renuncia al SITPME. “Como los obreros se quedaron afuera de las plantas, llegaron los porros de Jesús Mendoza Reyes.

Estas empresas tienen poquitos empleados: Ballinger tiene  178 empleados y Mexican Ensambly, 26. “Son las más fáciles de organizar. [Por su parte] La Fisher Dinamics, nos dio la sorpresa de que aceptó la voluntad de los trabajadores. No es solo las repercusiones a la empresa, que recibió visitas de Jesús Mendoza Reyes; es una empresa con mil 200 empleados. Ellos no van a tener el problema que podemos tener en otras más pequeñas”.

Pero en esas dos empresas que hacen la falta colectiva, se presenta Susana Prieto, y cuando sale de MExican Ensambly, Ramón Moreno, secretario de Finanzas del SITPME junto a otras 4 personas, los persigue en una camioneta. 

“Afortunadamente, como atrás de mí venían 4 camionetas más que cortaron la persecución. Luego llegamos a Fisher Dynamics, festejamos con bombos y platillos que a ningún trabajador se le descontó la cuota sindical. 

“Es una victoria, y brincamos y todo lo demás, pero enfurecimos a los perros.

Lunes sangriento

“El día de ayer, en Rosa Max, una empresa pequeñita que contrata a mujeres grandes, despidió  a una trabajadora de nombre Mary Zepeda. Rosamax tiene una mayoría del sindicato de nosotros, así que decidieron parar 58 trabajadores.

Jaime Guarneros Requena, secretario General del SNITIS 20/32 asitió a apoyar, entre otros hombres. “Eran muy poquitos, los hombres, porque la verdad esta lucha es de mujeres”, agrega Susana Prieto. 

Mano fracturada de Jaime Guarneros. Foto: tomada de redes sociales, Facebook abogada Susana Prieto.

Cuando salen los trabajadores, Ramón Moreno y su grupo los persiguió de nuevo en la camioneta. “Los siguieron hasta que los alcanzaron. Rompieron los vidrios, se le cayó un bate a uno –con el que luego los del 20/32 se defendieron–. Sacaron a la señora ella se fue perdida sin rumbo.

Le fracturaron la mano [a Jaime Guarneros]. Pero se defendieron, y golpearon en la cabeza a uno, que ya anda por ahí con unas puntadas. Pero otro se cayó y está en estado de coma. Estos solo se defendieron. Yo soy enemiga de la violencia. El movimiento 20/32 fue todo con saldo blanco [Susana Prieto llora del otro lado del teléfono]. Y ahora resulta que hay un chorro de perfiles falsos [en redes sociales] que afirman yo soy una sanguinaria… Tengo miedo por que sean privados ilegalmente de la libertad”. 

Cabe recordar, que este sindicato es producto del movimiento obrero más relevante en México en las últimas décadas. Esto cuando unos 70 mil trabajadores de casi un centenar de maquiladoras en Matamoros se fueron a huelga. Y ganaron. Consiguieron un aumento salarial del 20 por ciento y un bono único de 32 mil pesos.

Los dirigentes iban al llamado de solidaridad por el despido injustificado de la trabajadora Mary Cepeda, de la empresa Rosamax. Ahí, de una camioneta descendieron cinco sujetos, “porros del SITPME”, aseguró el comunicado del SNITIS. “Todos ellos, con bate en mano, iniciaron la golpiza hacia la camioneta y contra miembros del SNITIS”.

El comunicado agregó:

“Los porros fueron encabezados por Ramón Moreno Vázquez, secretario de finanzas del SITPME; sin embargo, el autor intelectual es el líder charro Jesús Mendoza Reyes”.

SNITIS 20/32

El fantasma del 20/32

La agresión a dirigentes del SNITIS 20732  ocurre en el contexto de reactivación del movimiento obrero en Matamoros.

En junio, dirigentes y obreros contendieron como candidatos independientes. A mediados de año se conformó el nuevo sindicato independiente. Para septiembre, se anunciaron los procesos de inscripción. Según fuentes afines al movimiento 20/32, ya se han afiliado obreros de unas 60 empresas. Pero las trabas legales y burocráticas han impedido dar continuidad a estos trámites.

Para finales de noviembre, obreros maquiladores impulsaron paros laborales parciales en las empresas Mexican Ensambly y Ballinger industries.

Exigían la salida del SITPME de sus fábricas. También pidieron que no se les impusieran tres días de castigo sin goce de sueldo, a partir de negarse a trabajar en días inhábiles para estas empresas.

En este contexto también hubo persecuciones e intimidación a la abogada Susana Prieto, asesora legal del nuevo sindicato.

La condena empresarial

La prensa nacional hizo silencio sobre estos paros. Únicamente el diario El Norte, hizo alusión: “Vuelven paros ilegales a Matamoros”. 

De este modo, es que la prensa se refirió a la huelga histórica de 70 mil trabajadores en Matamoros, que en enero de este año logró victorias muy importantes al sector obrero.

Consulta nuestra cobertura:

Integrantes del Movimiento 20/32 crean sindicato nacional

Movimiento obrero 20/32 muestra músculo en elección

Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Escribe las palabras a buscar.