Leyendo:
Movimiento obrero 20/32 muestra músculo en elección

Sin dinero, sin un partido político, sin los tiempos de difusión en los medios de comunicación, cuatro integrantes del movimiento obrero 20/32 en Matamoros, Tamaulipas, obtuvieron más votos que la mayoría de los candidatos de los partidos políticos y estuvieron cerca de llevarse la victoria. Ahora forman un nuevo sindicato

Texto: Lydiette Carrión

Fotografías: Cortesía Rodrigo Rebelión

El movimiento 2032 metió “un susto” a los políticos de Matamoros. A pesar de contender sin registro, los cuatro candidatos emanados del movimiento obrero alcanzaron los segundos y terceros lugares en sus distritos, en los pasados comicios para renovar el Congreso de Tamaulipas. Actualmente, el movimiento conforma un nuevo sindicato; dirigido por la licenciada Susana Prieto, quien tramita la solicitud de registro.

En ese estado, la participación de votantes fue de apenas 33 por ciento; y en la ciudad fronteriza de Matamoros el nivel de participación fue igual de bajo. En toda la entidad, el PAN arrasó, Morena dio pelea en un distrito, y partidos como el PRI y el PRD perdieron votantes.

En ese contexto, cuatro candidatos no registrados, que hicieron campaña sin recursos económicos del instituto electoral, llegaron a los segundos y terceros lugares en sus distritos. De ahí que los resultados son una derrota que les sabe a triunfo, aunque es un triunfo que no resuelve la precariedad actual.

Los cuatro excandidatos son trabajadores despedidos de sus empleos por haber participado en la huelga del 2032, el movimiento obrero más importante del siglo, hasta ahora, y que aglutinó a los trabajadores de un centenar de empresas.

Se trata Juan Luis Gaytán Ramírez, por el distrito X, quien tuvo la mayor cantidad de votos de sus compañeros; seguido de Everardo Gómez Aguayo, en el XI; Gloria Isela Juárez Nuñez, por el distrito XII; y Mayra Lizeth Cepeda Leal, por el sector IX.

Unidad

Everardo Gómez Aguayo, extrabajador de Kongsberg (despedido tras participar en el movimiento obrero) contendió por el distrito X de Matamoros, que abarca la colonia México hasta el fraccionamiento las Torres. Quedó en segundo lugar, sólo detrás del PAN.

En entrevista telefónica, explica que la experiencia fue muy satisfactoria. “Estoy muy contento, aunque no ganamos, pero tuvimos mucha aceptación de la gente. De una manera o de otra salimos a las calles, andábamos en la campaña y salimos a las calles. Lamentablemente no llegamos al triunfo. Dimos un paso más, estamos en un escalón. Nos sentimos bien contentos”.

Él explica que a pesar de tener todo en contra, estos resultados son un impulso a su movimiento. “Hemos adquirido bastante conocimiento, porque no teníamos experiencia”.

–¿Cuál fue el aprendizaje más importante?

–La unión. Nosotros los obreros nos unimos desde el 12 de enero, por un aumento que jamás en la historia de Matamoros, esperábamos. Hemos sobresalido, hemos permanecido. Así vamos a seguir.

–¿Qué sigue?

–Estamos esperando el registro del nuevo sindicato. Invitar a los compañeros. Volveremos a tocar puertas, a invitar a la gente. Es un sindicato para todos los empleados de Matamoros, no sólo para los obreros.

–¿Qué hay de usted en lo personal?

–Actualmente no tengo  trabajo. Desde que me despidieron, hace un mes, por participar. Estoy ayudando a la licenciada [Susana Prieto, quien los asesoró durante la huelga] en el despacho.

En su campaña, Everardo tenía propuestas concretas hacia los trabajadores: erradicar la lista negra de las personas que han sido despedidas [lo que les impide encontrar otro empleo], “cortar de tajo lo que las empresas están haciendo”, ya que si un obrero se queja o se rebela frente a una injusticia, queda en aquella lista. Otro punto es “la discriminación en los trabajos, al momento de hacer una entrevista. Haces todos los exámenes y de pronto te sacan por cómo te ves, te ven así como ‘este no me gusta’, por lo físico, por las enfermedades, no quieren una persona diabética, o una discapacidad. Eso lo sabemos todos los trabajadores”.

Matamoros rural todavía duerme

Mayra Lizeth Cepeda Leal fue la candidata del sector IX, compuesto por la zona rural de Matamoros. Ella quedó en tercer lugar,

“En mi caso, me quedó mucho por recorrer todavía. A mi compañero del sector XI le fue muy bien”. Pero en el sector agrícola fue “muy difícil”, debido a que se debían cubrir grandes extensiones para llegar a pueblitos pequeños. Todo ello sin presupuesto. “Aún así, hicimos lo que estuvo a nuestro alcance, más de lo que pudimos imaginar sin recursos. Me deja una satisfacción muy grande”.

A Mayra, sin embargo, le pesa el temor que vio en la gente. Por ejemplo, en Valle Hermoso.  “Es muy triste ver que en la ciudad vecina está pasando algo y no tienes el valor”. Era algo tan importante para el cambio de todos.

Ella enfatiza: “No se trata de que el sistema cambie, sino de que nosotros lo cambiemos”.

También le sorprendió la veleidad de la prensa. “Hubo personas de la Ciudad de México [que daban seguimiento], ¡incluso en Francia salimos en las noticias! Pero aquí hubo vecinos que no se enteraron”.

Por otro lado, después de las elecciones, varias personas le han comentado sentirse enojadas por el resultado, ya que se registraron muchas irregularidades durante la jornada electoral. “Mucha gente no fue a votar. Aunque nosotros hayamos hecho nuestro mayor esfuerzo, no podemos culpar al gobierno cuando nosotros mismos también tenemos la culpa: no salir a votar, no vigilar…; algunos decían: ‘ay, mi voto no va a hacer la diferencia’, pero no se dan cuenta que sí.”

Acabar con la represión

Gloria Isela Juárez Núñez es una joven que contendió por el distrito XII. “Nos sentimos orgullosos en el lugar que quedamos. Los demás partidos han tenido que trabajar muchos años. Nosotros, gracias a la gente, gracias al pueblo, obtuvimos ese lugar sólo en 45 días. Nosotros, sin tener estudios, pudimos llegar a un nivel [en el que] la gente que nos echaba mucho [nos desprestigiaba], no se lo esperaba.

–¿Cómo es el distrito en el que contendiste?

– Es el distrito más grande, ya que cuenta con 139 colonias. La gente correspondía muy linda, salía, le daba gusto saber que nos lanzamos… había gente que hasta lloraba, y decía: ‘ahora sí van a cambiar las cosas, porque ustedes saben cómo es’. Había gente que igual nos invitaba a comer. Te llenaba de fuerzas. Muchos los valoraban. Nos recibieron muy bien. Sí fue la gente a votar, pero pues así son las cosas;  pues se basan al dinero, compran votos y hacen muchas injusticias.

–¿Cuáles eran tus propuestas?

–Una de mis propuestas era revocar la ley estatal, la policía estatal. Fuimos golpeados por ellos, cuando nosotros sólo luchábamos.

Gloria se refiere a que, durante la huelga de meses anteriores, la propia policía estatal reprimió y golpeó a trabajadores. Incluso, los amenazaba de muerte.

Otra propuesta de Gloria era modificar las leyes para que se permitiera la ubicación inmediata a padres deudores… “Yo soy madre soltera”, explica, “hay personas que ponen una demanda, ya no siguen el caso. La responsabilidad es de dos”.

Ella continúa apoyando la creación del sindicato. “La gente está uniéndose. Porque pues es mucho lo que nos quitan. Es muy poco lo que llega a nuestros hogares”.

Contenido relacionado:

20/32: el movimiento obrero que impactó Matamoros

Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Escribe las palabras a buscar.