Leyendo:
Feminicidio, instalado en Guerrero

Durante 2019, donde los números de homicidios de mujeres con tentativa de feminicidios muestran una disminución, la tranquilidad no es garantía, porque el fenómeno sigue instalado y es más cruel

Por Vania Pigeonutt / Amapola Periodismo

CHILPANCINGO.- El primero de agosto de este año una mujer fue lapidada en Acapulco. Los vecinos de la calle 8 de la colonia Icacos, muy cerca de la avenida costera Miguel Alemán Valdez, hicieron el hallazgo. El cadáver fue localizado en la mañana, minutos antes de que iniciaran las clases en la escuela primaria Netzahualcóyotl.

Junto a la miscelánea de nombre “Katy”, a pocos metros de la escuela, estaba el cadáver con marcas de lapidación sobre una escalera. Dos días antes de este hecho, otra mujer fue asesinada también lapidada. Ambas no rebasaban los 30 años de edad, de acuerdo a lo que informaron algunos medios de comunicación.

El cadáver de la otra mujer fue encontrado al interior de un deshuesadero–nombre común de los lugares donde son abandonados autos viejos– de la colonia Alborada, zona conurbada de Acapulco. El homicidio con tentativa de feminicidio fue reportado, al igual que el otro, por la mañana.

Los policías acordonaron la esquina de la transitada carretera Cayaco-Puerto Marqués y la calle Galeana, a unos metros de la salida del Macrotúnel. Muchos curiosos se acercaron al lugar frente a una marisquería: a esta mujer le destrozaron la cara. La piedra con la que fue asesinada estaba a un lado manchada sangre.

¿Qué significa que en dos hechos distintos con sólo dos días de diferencia en la misma ciudad lapiden mujeres?

Para la presidenta de la Asociación Estatal Contra la Violencia hacia las Mujeres, Marina Reyna Aguilar, la organización que promovió el decreto de Alerta de Violencia de Género (AVG), que se materializó el 22 de junio de 2017, las formas de matar más violentas, con una muestra visible de odio, y con una exposición al público tienen un mensaje: la violencia feminicida está instalada en Guerrero.

De acuerdo al informe de la ONU, La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016, Guerrero es un estado feminicida. De los 32 años que comprende el estudio, 16 años la entidad ha estado en los primeros tres.

En términos cuantitativos el número de feminicidios bajó, pero Reyna Aguilar, justo en el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25N), es cautelosa al atribuir la disminución en número a una reducción de la violencia contra las mujeres, porque en realidad observa una expansión con otros matices. 

De acuerdo al monitoreo que su organización realiza basado en recuentos periodísticos, han asesinado a 170 mujeres hasta octubre de este año. Estos casos ocurrieron en 34 municipios, y Chilpancingo, Acapulco y Chilapa, se mantienen como las ciudades con mayor incidencia. 

En comparación con 2018, en el que contó 233 homicidios con presunción de feminicidio en 35 municipios, este año hay una aparente tendencia a la baja. 

Pero Reyna Aguilar explica esas diferencias de la siguiente manera: “en 2019 el comportamiento del fenómeno fue a la baja, pero no podemos decir que se lo debemos a las acciones que está haciendo el estado. ¿Qué observamos? hay muchos casos, yo monitoreo la prensa escrita, hay subregistros”.

Pone de ejemplo las tendencias durante 2018: enero, el mes más alto con 28 casos, le siguió febrero, con 25 y agosto con 24. Este año en junio tiene el mayor registro con 22 casos. “El fenómeno feminicida desaparece, (pero) falta cerrar con diciembre”.

Guerrero ocupa ahora el quinto lugar de esta estadística nacional, dos posiciones menos que en años anteriores. 

En lo que podría interpretarse como menor violencia contra las mujeres, Reyna Aguilar observa mayor crueldad.

“Los municipios se puede decir que no han disminuido. Las formas de matar se han recrudecido, por ejemplo la lapidación, también que las mujeres asesinadas antes, son torturadas y violadas. Se dan todos los tipos de violencia antes de ser asesinadas”, menciona.

Recuerda casos crueles como el de la nutrióloga Magdalena Aguilar Romero, de 28 años, asesinada en Taxco. Su cadáver fue encontrado cocido en una olla de comida el sábado 13 de enero del 2018. Su ex pareja la asesinó y desmembró. Sus extremidades estaban en una olla sobre una parrilla, su pelvis en una bolsa de plástico en el suelo y el resto de su cuerpo en un refrigerador.

En su recuento histórico de crímenes atroces contra mujeres, porque, dice, todos lo son, la simbología de la saña con la que los comenten denotan odio en potencial aumento.

“En Chilpancingo hemos tenido casos de jovencitas, los casos de suicidio han incrementado, y los suicidios muchas veces se dan porque son orilladas a esa opción que las mujeres de alguna manera toman porque han sido violentadas psicológicamente”, dice.

Al par sugiere no perder los asesinatos contra mujeres de más 40 años, porque también con una constante.

Se relajaron las acciones de la AVG

La Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), emitió el 22 de junio de 2017 la declaratoria de AVG en los siguientes municipios de Guerrero: Acapulco de Juárez, Ayutla de los Libres, Chilpancingo de los Bravo, Coyuca de Catalán, Iguala de la Independencia, José Azueta, Ometepec y Tlapa de Comonfort.

Un año después, incluyeron a Chilapa en las acciones, porque durante 2017 llegó a ocupar el segundo lugar en asesinatos de mujeres. Sólo lo rebasó Acapulco, municipio de mayor tasa poblacional.

A más de dos años de esta declaratoria considera que su falta de funcionamiento puntual se centra en un problema nacional burocrático. “Las alertas están, se puede decir, las acciones que se están haciendo en los estados, están coordinadas por la Conavim y una de las cosas que afectó fueron los cambios de las administraciones, los cambios de las personas que están en los procesos”.

La periodicidad de cade tres meses con la que el Sistema Estatal dePrevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres en Guerrero (SEPASEVM) debería sesionar se incumple, porque no hay coordinación entre la federación y el gobierno de estado. “Cuando no se sesiona, no se cumplen los periodos, se relaja todo”, denuncia.

El Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario (GIM), integrado por representantes del estado y la federación, tampoco “ha sesionado de manera normal y eso tiene que ver con poder llevar un adecuado seguimiento a las acciones de la Alerta”. 

Le critica al nuevo gobierno federal que tenga poco personal en la atención de esta estructura. Por ejemplo, menciona, la Conavim está saturada.

A esto le suma que a los gobiernos municipales nadie les notifica que son los primeros responsables para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres. “Hemos pedido en estos foros que nos han invitado como solicitantes que se les notifique a los ayuntamientos, ya pasó un buen rato y no saben que tienen alerta declarada oficialmente”, denuncia.

A su juicio, las acciones son insuficientes, porque son políticas públicas que tendrían que implementarse aun sin declaratoria de AVG. 

“No hay un programa municipal para revertir acciones que les proponga el estado, acciones de concurrencia para tener un buen resultado con la declaratoria. No hay programas para el cumplimiento en los municipios”, critica.

Entre las acciones que, sabe, los gobiernos reportan para contrarrestar la violencia contra mujeres en Guerrero es la instalación de alumbrado público, aun cuando es una responsabilidad instalada en el plan de gobierno, fuera de un interés de eliminar las muertes dolosas con presunción de feminicidio.

“Estas acciones tendrían que ser más asertivas, el alumbrado se va a hacer de acuerdo al alto riesgo que reportaran los propios datos de su banco municipal de datos, que tendrían su propia estructura, arrojando datos, de acuerdo a sus necesidades”, señala.

A manera de sugerencia, menciona la importancia de que cada municipio tenga un diagnóstico de violencia hacia las mujeres y las acciones de atención y erradicación que debería emplear.

Se necesitan acciones, insisten, que permeen con los años, de lo contrario el mensaje que figura es el de una mujer es asesinada sólo porque se puede, porque nadie está entendiendo un fenómeno de violencia estructural.

Este trabajo fue publicado originalmente en Amapola Periodismo que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original

Consulta nuestra cobertura:

Justicia para Odalys: demandan juicio por feminicidio

UNAM: Del feminicidio al fallido protocolo antiacoso

Escribe las palabras a buscar.