En México, 52 mil cuerpos sin ser identificados

26 agosto, 2021

Un informe del Movimiento por nuestros desaparecidos señala que hay al menos 52 mil cuerpos de personas sin identificar. Principalmente por dos razones: el incremento de violencia desde la militarización de la seguridad por parte de Felipe Calderón y la incapacidad de los servicios forenses 

Texto: Daniela Rea

Foto: Andro Aguilar / Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.- El Movimiento por nuestros desaparecidos en México publicó el informe “La crisis forense en México” en el que revela que en el país se han acumulado 52 mil cuerpos de personas fallecidas sin identificar. 

El 60 por ciento de esos cuerpos está en fosas comunes de cementerios públicos, el 7 por ciento está en servicios forenses, el 5 por ciento en universidades y el 1 por ciento en centros de resguardo forense.

Estos datos fueron obtenidos por el colectivo a través de peticiones de transparencia y abarcan de 2006 hasta agosto de 2020.

“Las autoridades no han podido o no han querido informar dónde se encuentra el 22% de las personas fallecidas sin identificar. La cifra oficial de 52 mil personas es un piso mínimo reconocido por el Estado. Estimamos que existen muchas más”, dice el informe publicado este jueves 26 de agosto .

Cuerpos sin nombre 

Según el informe los estados que acumulan mayor número de cuerpos sin identificar son baja California con 9 mil 87, Ciudad de México con 6 mil 701, Estado de México con 5 mil 968, Jalisco con 5 mil 738 y Chihuahua con 3,943. Los estados que menos cuerpos tienen son Campeche con 14, Tlaxcala con 89, Aguascalientes con 139, Colima con 177 y Querétaro con 243. 

El promedio nacional es de 1,575 cuerpos sin identificar por cada entidad, más los 218 cuerpos que tiene en su resguardo la Fiscalía General de la República. Nuevo León y Tamaulipas superan también la media nacional con 2,077 y 37,88 cuerpos respectivamente.

El informe revela que el acumulado de cuerpos aumenta año con año, por ejemplo durante el año 2015 se juntaron 2 mil 473 cuerpos, en el 2019 se acumularon 4 mil 100. Los primeros 8 meses del 2020 eran ya 3 mil 329 cuerpos; se calcula que al cierre de este 2021 serían 4 mil 288 cuerpos. Esto sólo en los 23 estados que respondieron a las peticiones de información de manera desglosada. 

¿Por qué la crisis forense?

En el informe el Movimiento por nuestros desaparecidos identificó dos causas de la crisis forense, por un lado el incremento de violencia a partir del 2006 cuando Felipe Calderón militarizó la seguridad pública del país; por otro lado la incapacidad e inoperatividad de los servicios forenses del país. 

“Por una parte están las causas externas a las instituciones forenses: el aumento de la violencia en los últimos 15 años, en particular las desapariciones forzadas y por particulares, los homicidios y el ocultamiento de personas fallecidas en fosas clandestinas”.

La crisis de violencia ha generado una carga de trabajo inusitada para los servicios forenses del país. 

“En segundo lugar se encuentran las causas inherentes a los servicios forenses: personal insuficiente, formación inadecuada, poco trabajo interdisciplinario, bajos sueldos y contratos temporales. Los servicios forenses cuentan con protocolos deficientes, carecen de sistemas de supervisión y control de calidad, sus bases de datos están subutilizadas y escasamente interconectadas y faltan insumos y equipamiento en los laboratorios. 

“Hay un importante rezago en el análisis de muestras genéticas, extravío de muestras y comparaciones incompletas entre perfiles. Asimismo, los servicios forenses carecen de independencia para realizar su trabajo; están subordinados a las decisiones del Ministerio Público, lo cual reduce las posibilidades de un enfoque científico”. 

Cuerpos identificados

Desde 2006 en México ha habido 340 mil homicidios. El número de personas reportadas como desaparecidas también registró incrementos año con año, hasta llegar a la cifra de 87 mil 395 de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas al 28 de abril de 2021, dice el informe.

De 2006 a diciembre de 2020 un total de 5 mil 579 personas fueron inhumadas ilegalmente en sitios conocidos comúnmente como fosas clandestinas. “Se trata de sólo 10% del total de personas fallecidas sin identificar (52 mil 4) pero es uno de los fenómenos que contribuye a los bajos porcentajes de identificación de personas fallecidas que ingre-san a los servicios forenses del país”, dice el informe.

De las 2 mil 395 personas recuperadas de fosas clandestinas entre diciembre de 2018 y diciembre de 2020, solamente se identificaron 935 y, de ellos, 521 fueron devueltos a sus familiares. 

“El 61% de los cuerpos exhumados de fosas clandestinas en ese período permanecen sin ser identificados. En el estado de Jalisco, según fuentes oficiales, sólo el 28% de los ‘cuerpos, osamentas e indicios de restos humanos’ hallados en fosas clandestinas en el período 2009-2020 ha sido identificados”.

Recomendaciones

  • Avanzar en la implementación del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense 
  • Expandir y mejorar los servicios forenses ordinarios 
  • Establecer la autonomía formal y real de los servicios forenses en todo el país 
  • Actualizar el Protocolo para el tratamiento e identificación forense y desarrollar protocolos aún pendientes para todas las disciplinas intervinientes en los dictáme- nes de identificación. 
  • Analizar y cotejar todos los perfiles genéticos aún pendientes de procesamiento. 
  • Implementar de manera completa y hacer uso efectivo de la base de datos ante mortem/post mortem (AMPM) por parte de todas las fiscalías del país. 
  • Crear el Banco Nacional de Datos Forenses, el Registro Nacional de Personas Fallecidas No Identificadas y No Reclamadas y el Registro Nacional de Fosas Comunes y de Fosas Clandestinas, según lo establece la Ley General en materia de desaparición de personas. 
  • Garantizar que ninguna persona fallecida sin identificar sea inhumada en fosas co- munes o sea entregada a universidades, como lo establece la legislación vigente. 

Aquí puedes leer el informe completo:

Otros textos:

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Relacionado