Leyendo:
Ejidatarios mantienen cierre de mina Peñasquito; temen represión

Ejidatarios de la comunidad de San Juan de Cedros cerraron Peñasquito, la mina a cielo abierto para extracción de oro más importante de América Latina. Denuncian despojo de sus tierras, contaminación medioambiental y la extinción de su manantial. Defensores de derechos humanos temen represión

Texto: Lydiette Carrión

Foto: Adolfo Vladimir / Archivo Pie de Página

Por segunda ocasión en seis meses, ejidatarios de la comunidad de San Juan de Cedros en municipio de Mazapil, Zacatecas, mantienen cerrada la mina a cielo abierto para extracción de oro más importante de América Latina, en protesta porque la minera no ha subsanado los daños generados en su comunidad.

Los pobladores denuncian despojo de sus tierras por medio de engaños, contaminación del medio ambiente y la extinción de su manantial.

La determinación del cierre fue el pasado 14 de septiembre. Por ello, 28 organizaciones de derechos humanos emitieron una acción urgente exigiendo medidas cautelares para los ejidatarios y las poblaciones de la región, frente a una posible represión y violación de sus derechos humanos.

La empresa Newmont Goldcorp posee los derechos sobre Peñasquito. Ésta es la mina de oro más productiva del país, es a cielo abierto y los efectos sobre el medio ambiente han sido devastadores, explican los pobladores. La empresa no ha cumplido ni uno de los compromisos que hizo para subsanar los daños, así que el pasado sábado 14 de septiembre, los ejidatarios bloquearon los 20 acceso a la mina. La empresa Newmont Goldcorp a su vez, declaró que el bloqueo era ilegal, así que anunció  la evacuación y suspensión de todos los pagos. 

Goldcorp incomunica a los opositores

Cada vez que hay un bloqueo en la zona, la mina interfiere la señal de celula, por lo que actualmente, los ejidatarios se encuentran incomunicados. 

Jorge Vázquez es contador público y presidente de CAVA, una empresa contratista de transporte de carga para la mina -uno de los pocos acuerdos que la trasnacional sí cumplió.

Vázquez es la única persona de la comunidad de Cedros con la que es posible hablar por teléfono el día de hoy, ya que físicamente está en Saltillo.

Al contestar la llamada, lo primero que advierte Vázquez son las “mentiras” de la trasnacional Gorldcorp. “Nosotros queremos precisar que la mina no fue tomada por la empresa Cava, ni por mí, ni por J. Ascensión Carrillo Vázquez”.

La trasnacional da a entender que el problema es con la empresa CAVA, explica. “Yo desmiento eso, porque quienes tomaron la mina fueron los ejidatarios de Cedros, con base en el incumplimiento a resolver todas las afectaciones que hizo la mina. No les quisieron indemnizar el pago, tampoco quisieron hacer el arreglo ambiental, de la contaminación”. 

Michael Harvey los llama “mafiosillos”

Jorge Vázquez se escucha muy enojado. Agrega: “A nosotros, nos dijeron que éramos mafiosillos.  Nos tratan de extorsionadores, de secuestradores, de mafiosillos. Así nos llama el director de la mima, Michael Harvey. Nos acusa de de todo eso  y que somos sólo algunos lidercillos”.

De acuerdo con un comunicado enviado por 28 organizaciones de derechos humanos, la decisión de cerrar de nueva cuenta la mina se hizo en asamblea ejidal, legal, el pasado 14 de septiembre. 

“El sábado 14 de septiembre, se realizó la asamblea general donde estuvieron presentes 350 de los 442 ejidatarios, de la comunidad de San Juan de Cedros, municipio de Mazapil, Zacatecas”.

Aquel día, por unanimidad se determinó bloquear y cerrar los 20 accesos. 

Segundo bloqueo desesperado

Este reciente bloqueo es el segundo que realiza  San Juan de los Cedros. 

El pasado 17 de marzo, la comunidad cerró los accesos durante  81 días. Sus principales denuncias fueron las siguiente: 

  1. La población ya no cuenta con agua, pues la minera secó el manantial el “Socabon”, del cual se abastecía la comunidad  de agua para beber y cultivar. Ello a pesar de que la protección al manantial había sido un acuerdo con la empresa.
  2. Que ya no se siga contaminando el medio ambiente. La población sufre enfermedades en piel y ojos. Además  nadie compra los pocos alimentos que logran cultivar o criar, por temor a la contaminación. Ni siquiera la minera adquiere  estos productos. 
  3. Que se deje de desplazar forzosamente a la población.

Segob, sin solución

El 14 de junio lo ejidatarios levantaron el bloqueo. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, intervino e impulsó una serie de acuerdos y promesas por parte de la mina.  También designó al subsecretario Alejandro Peralta para que diera seguimiento por medio de mesas de trabajo.

Pasaron 60 días, y el conflicto no se solucionó. 

Este martes, la Segob llamó a continuar las negociaciones en las mesas de trabajo entre los ejidatarios y la minera. Argumento que desde junio pasado han sido resueltos 14 de los 19 desacuerdos a partir de esos diálogos.

Intercambian albercas secas por oro

El pasado 12 de septiembre, ejidatarios y representantes de Newmont y Goldcorp se reunieron en instalaciones de la Segob en Zacatecas. Ahí la empresa propuso resolver el problema con las siguientes prebendas:  otorgamiento de proyectos, como la instalación de una alberca e instalaciones parecidas a un balneario, en un lugar donde no hay agua, ya que la empresa secó el principal manantial. Canchas deportivas, en un lugar donde hay contaminación por la mina. Proyectos productivos como carnicerías y cosas parecidas, donde nadie puede vender sus productos.

Las demandas reales, como realizar  los estudios de impacto ambiental, subsanar el medio ambiente, el tema del manantial, no hubo resolución.

Acuerdos leoninos

Jorge Vázquez advierte:

“Lo que hizo la mina  los mineros fue que negociaron con los campesinos, sin que tuvieran asesoría. El gobierno jamás envió asesores. Todos los convenios están hechos de forma leonina. Por eso los de las minas dicen que los acuerdos se basen en el derecho. Porque saben que se van a ir a juicios eternos mientras ellos siguen explotando”.

Reitera: “Los que ya leímos algo y nos sabemos más o menos esto… lo sabemos. Muchos acuerdos la mina los hizo de palabra, y no firmó nada”. 

La minera, apoyada por la Procuraduría Agraria y la Secretaría de Economía, en aquel entonces, acaparó la tierra propiedad de ejidatarios a través de los denominados “convenios de ocupación temporal”, en los que la empresa explota las tierras, y pasado determinado tiempo las devuelve a sus dueños, en estados lamentables. Entre 2006 y 2010, Goldcorp adquirió 7 mil 971 hectáreas de los cuatro ejidos: Cedros, El Vergel, Mazapil y Cerro Gordo.

En los próximos 19 años, la transnacional extraerá 13 millones de onzas de oro. Cada ejidatario obtendrá 50 mil pesos por dar su tierra por 30 años. 

La empresa pagó a cincuenta centavos por metro la tierra arrendada a cada uno de sus dueños.

–Nos quieren tratar como gente en contra de la ley. Pero es que la verdad no hay ley que los proteja. Porque esos acuerdos que se hicieron en su momento fueron  leoninos, sin que los campesinos supieran lo que estaban firmando. Nada. Ni el gobierno del estado, ni el municipal, ni el federal. Ni siquiera un asesor privado. 

Se lamenta: “Así lo manejaron. creo que así están todas las minas. Así lo pienso yo. Por eso, si el gobierno federal, el Presidente, la secretaria de Gobernación…  si llegan a mandar a la policía a desalojar, lo más seguro es que esto se convierta en algo mayor a lo que pasó en Atenco”. 

Contenido relacionado:

Buscan llevar caso de mina Peñasquito a la CIDH


Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Escribe las palabras a buscar.