Leyendo:
¿Cómo te afecta el rescate de Pemex?

Algunos expertos advierten que el plan del gobierno para aumentar la producción de la petrolera y hacer frente a su deuda compromete las finanzas públicas para los próximos años. La verdadera prueba de fuego para el nuevo secretario de Hacienda sería la presentación del paquete económico de 2020

Los recursos que dirija el gobierno a la petrolera son recursos que dejarán de invertirse en otros proyectos económicos y evitar así una mayor desaceleración económica.

En una plática de sobremesa un amigo preguntó por qué le debería preocupar el plan de negocios de Pemex que presentó hace algunos días este gobierno o en qué le podría afectar directamente.  “En que vendas menos stands”, le respondió alguien más en la mesa.    

¿Qué tiene que ver? Su negocio es diseñar y montar ese tipo de estructuras en ferias y exposiciones. Sin embargo últimamente, dice, ha tenido menos contratos, y  los clientes que antes tenían un presupuesto de 100 mil pesos para montar un gran stand, ahora le dicen “tengo 30 o 50 mil pesos, ¿qué me puedes ofrecer?”. Es decir, en su pequeña economía hay signos de menor actividad,  ya refleja lo que pasa en el país a nivel macro.  

Indicadores como crecimiento, actividad industrial y empleo han ido a la baja en los últimos meses, según los expertos como consecuencia de un menor gasto público -en los primeros cinco meses del año fue 6% menor a lo presupuestado-, menor inversión privada, que se ha reflejado también en menor producción industrial. Y si no hay un plan para reactivar de alguna forma la economía, los expertos prevén que las cosas podrían descomponerse más hasta llegar a una recesión.  

Pero qué tiene que ver eso con Pemex, y las ventas de stands.  El plan que elaboró el gobierno para aumentar la producción de la petrolera y hacer frente a su pesada deuda, según algunos expertos, compromete las finanzas públicas para los próximos años. El gobierno federal deberá dirigir mayores recursos a la empresa los siguientes años (141 mil millones de pesos) y recibirá menos dinero de ésta, pues el plan reduce el cobro de impuestos petroleros  hasta por 128 mil millones de pesos en ese tiempo. Por lo pronto, el gobierno ya debe transferir recursos por 28 mil millones de dólares anuales para pagar su deuda.

“En momento en los que ya hay una situación complicada de menor actividad económica, bajar más el gasto como en los primeros meses del año es darle un empujón para que deje de crecer la economía dado el efecto multiplicador del gasto público”, comenta el economista Marcelo de la Jara, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Si el recorte al gasto empeora, podría provocar una desaceleración aún mayor que  a su vez afectaría la generación de ingresos provenientes de impuestos para el gobierno -advierte el experto. Un círculo vicioso del cual será difícil mantenerse excluidos programas sociales en curso o inversiones en nuevos proyectos. 

Las vías de solución apuntan a un incremento en los ingresos públicos mediante una recaudación mayor de impuestos.  Pero López Obrador prometió en su toma de posesión no incrementarlos. De ahí que el nuevo secretario de Hacienda, Arturo Herrera, diga que buscarían una mayor recaudación vía el logro de una “eficiencia fiscal”, cobrar impuestos a los que no pagan hasta ahora o quienes los evaden.  

De hecho, los expertos dicen que la verdadera prueba de fuego para Herrera como secretario de Hacienda será la presentación del paquete económico de 2020 en septiembre, que incluye el  Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para el próximo año.

Por lo pronto, a menos de que haya acciones concretas para reactivar la economía, será difícil no ver una mayor desaceleración económica. La recomendación de los que saben para las empresas y familias es no endeudarse y generar ahorros.

Periodista independiente.

Escribe las palabras a buscar.