Retrasar la muerte en medio de la pandemia

19 junio, 2020

Aunque es inevitable, el momento de la muerte puede retrasarse incluso ahora en medio de la pandemia del coronavirus a través de una combinación de comportamiento individual, acción colectiva, conocimiento científico e ingenio humano

Por Joseph Chamie / IPS 

NUEVA YORK .- Si bien el final de la vida sigue siendo el destino ineludible de cada hombre, mujer, niño y niña, la muerte puede retrasarse, como se ha demostrado repetidamente a lo largo de la historia. En medio de la actual pandemia del coronavirus, un objetivo primordial es demorar la muerte por covid-19 para muchos millones de personas en todo el mundo.

Ahora que nos acercamos a las 500 mil muertes por covid-19 a nivel mundial, y que se esperan muchas más antes de que esté disponible una vacuna, el objetivo de retrasar las muertes a causa del nuevo coronavirus está lejos de lograrse.

Claramente se requieren mayores esfuerzos para contener la propagación de la pandemia y minimizar sus consecuencias letales, especialmente entre los más vulnerables.

Retardar la muerte ha extendido significativamente la duración de la vida humana en todas partes. Hoy, la esperanza media de vida al nacer es de 73 años, o más del doble del nivel a principios del siglo XX.

A la edad de 60 años, la esperanza de vida promedio es de 21 años, que es casi una década más que al final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Y una cantidad cada vez mayor de mujeres y hombres mayores sobreviven para convertirse en centenarios.

Desde el inicio de 2020, el número de muertes por covid-19 ha crecido rápidamente y se ha extendido de forma implacable por todo el mundo. Sin embargo, entre las principales regiones, los fallecimientos por Covid-19 se distribuyen de manera muy diferente a las muertes anuales totales estimadas del mundo.

Las regiones más desarrolladas, que representan el 22 por ciento del total de muertes anuales en todo el mundo, han experimentado un sorprendente 72 por ciento de las muertes por covid-19.

Figura 1: Distribución de porcentaje de muertes mundiales por año (azul) y muertes por covid-19 (rojo), en regiones más y menos desarrolladas. Fuente: División de Población de las Naciones Unidas para el total estimado de muertes por año en 2020, y Worldometer para las muertes por covid-19 hasta el 12 de junio de 2020
Fuente: División de Población de las Naciones Unidas para el total estimado de muertes por año en 2020, y Worldometer para las muertes por covid-19 hasta el 12 de junio de 2020.

En marcado contraste, las regiones menos desarrolladas han experimentado alrededor de 28 por ciento de las muertes por covid-19. Estos países representan 78 por ciento del total estimado de muertes por año en el mundo. Una explicación plausible para esta distribución inesperada de muertes por coronavirus sigue sin estar clara.

Además de su distribución regional inusual, las muertes por Covid-19 están muy concentradas en los grupos de mayor edad. En muchos países desarrollados, como Alemania, Italia, Japón, Suecia y Suiza, del 80 al 90 por ciento de las muertes por covid-19 es de personas de 70 años o más.

Fuente: Estadísticas nacionales al 3 de junio de 2020

Fuente: Estadísticas nacionales al 3 de junio de 2020

En general, se ha descubierto que los niños y adultos menores de 50 años tienen tasas de mortalidad relativamente bajas por la enfermedad.

Los ancianos y aquellos con afecciones de salud preexistentes, como enfermedades cardíacas, diabetes, asma y obesidad, enfrentan mayores riesgos de enfermarse gravemente por el coronavirus. Y han experimentado tasas de mortalidad relativamente altas por covid-19.

Muchas de las muertes de personas de tercera edad se han producido en hogares de ancianos y centros de atención a largo plazo. Ahí la enfermedad pudo propagarse fácilmente debido a las condiciones de vida cercanas y las protecciones de salud inadecuadas.

Según datos recientes de algunos países en desarrollo, como Brasil, India y México, el nuevo coronavirus está matando porcentajes mucho más altos de jóvenes que los que se experimentaron en los países desarrollados más ricos.

En India, se informa que casi la mitad de los fallecidos por covid-19 son menores de 60 años. En México casi una cuarta parte de los decesos por la pandemia tenían entre 25 y 49 años. Este nuevo giro en la mortalidad de covid-19 destaca la naturaleza impredecible de la pandemia, ya que continúa extendiéndose por las diversas regiones del mundo.

Las tasas de mortalidad por covid-19 también varían notablemente según el sexo. Más hombres que mujeres han sucumbido al coronavirus. Las estimaciones actuales indican que la mayoría de las muertes por covid-19, aproximadamente 60 por ciento, son hombres. Todavía no se ha determinado por qué el nuevo coronavirus tiende a afectar a los hombres más gravemente que a las mujeres.

Históricamente, el retraso de la muerte tuvo lugar en gran medida a través de una combinación compleja e integrada de comportamiento individual, acción colectiva, conocimiento científico e ingenio humano. Y esa combinación de cuatro factores continúa siendo la estrategia básica necesaria para enfrentar efectivamente la nueva pandemia del coronavirus.

Como ha sido el caso en pandemias anteriores, un ingrediente crucial para enfrentar el nuevo coronavirus es el comportamiento individual.

Las personas, especialmente los ancianos y las personas con problemas de salud preexistentes, pueden tomar numerosas precauciones para limitar su exposición al coronavirus. Con ello, minimizan sus posibilidades de contraer covid-19 y reducen los riesgos de infectar a otros.

Se debe continuar con esas precauciones cuando las personas regresen a sus actividades diarias normales, incluido el empleo, las responsabilidades personales y la recreación.

El distanciamiento social, el lavado de manos, el uso de barbijos, la desinfección de superficies con las que se tiene contacto, evitar lugares con mucha gente y quedarse en casa cuando se está enfermo son algunas de las acciones responsables que cada individuo puede tomar para limitar la propagación del coronavirus.

Las prácticas de salud prudentes también son esenciales en el lugar de trabajo, en las escuelas, en las tiendas, durante los viajes, al asistir a servicios religiosos y participar en eventos sociales.

La acción colectiva para salvaguardar la salud y el bienestar del público también es un componente vital para abordar la pandemia.

Además de facilitar las pruebas, el rastreo y el aislamiento, y proporcionar acceso a la atención médica urgente, los gobiernos locales y las comunidades pueden limitar la cantidad, el tamaño y los tipos de reuniones. También, obtener la cooperación de empresas e instituciones, identificar a las personas necesitadas, apoyar al personal médico y trabajadores esenciales y ayudar a los ancianos y otros grupos de alto riesgo.

Los gobiernos a nivel nacional tienen un papel clave en la confrontación de la pandemia del coronavirus.

Con base en pandemias pasadas, la historia indica que sus esfuerzos deberían centrarse en acciones oportunas y decisivas en áreas críticas.

Entre esas áreas, se incluye proporcionar liderazgo, coordinar estrategias generales, fomentar información sólida y mensajes claros; apoyar la investigación, las pruebas y la recopilación de datos; suavizar las consecuencias económicas y cooperar con los esfuerzos regionales e internacionales. Todo ello para frenar la propagación de la pandemia y limitar sus consecuencias mortales.

Además, algo muy importante es que los funcionarios del gobierno deben evitar politizar la pandemia. Los líderes nacionales deben unir los esfuerzos de todo el país para detener la propagación de la enfermedad. Así se ha demostrado en varios países como Alemania, Japón, Nueva Zelanda y Vietnam,

Aún se desconoce mucho sobre el nuevo coronavirus ya que la pandemia aún se encuentra en sus etapas iniciales.

La evidencia preliminar, sin embargo, muestra que se pueden dar como resultado tasas de mortalidad covid-19 comparativamente bajas con ciertas acciones. Éstas son las intervenciones de mitigación tempranas, integrales y sostenidas por parte de los gobiernos, las comunidades locales y las organizaciones de salud pública. Aunado a un comportamiento individual responsable,

Los estudios científicos continúan determinando los niveles de infección, las tasas de letalidad, los tratamientos efectivos, el grado de inmunidad después de sobrevivir a una infección. También siguen analizándose las complicaciones de salud de la enfermedad y si se puede lograr la inmunidad de grupo a través de la infección. Y el número esperado de muertes para alcanzar la inmunidad colectiva. Hasta que llegue la vacuna, el conocimiento científico proporciona información valiosa y pautas útiles para individuos, comunidades y gobiernos para frenar la propagación del contagio.

Científicos e investigadores médicos de todo el mundo están compitiendo a una velocidad récord para descubrir una vacuna para covid-19. Lo hacen con el valioso apoyo de gobiernos, empresas, agencias globales, fundaciones, organizaciones no gubernamentales e individuos.

Los esfuerzos de investigación recientemente informados son alentadores y apuntan a una posible vacuna en el futuro cercano. Sin embargo, puede requerir mucho más tiempo de investigación y prueba de lo que se imagina actualmente.

A lo largo de sus miles de años de historia, la humanidad ha soportado muchas pandemias terribles. La pandemia más mortal en la historia reciente, la gripe en 1918, mató a más de 50 millones de personas en todo el mundo. Mucho se ha aprendido de las pandemias pasadas. El conocimiento acumulado y la experiencia junto con la experiencia médica y de salud pública de hoy en día se deben utilizar para enfrentar efectivamente la pandemia actual.

Independientemente de la ideología política, las creencias religiosas, el estado económico, el nivel educativo, la ciudadanía, la edad o el sexo, la muerte sigue siendo el destino inevitable para la población mundial. De casi 8 mil millones de hombres, mujeres, niños y niñas. Aunque es inevitable, el momento de la muerte puede retrasarse incluso ahora en medio de la pandemia del coronavirus a través de una combinación de comportamiento individual, acción colectiva, conocimiento científico e ingenio humano.

*El autor es  demógrafo, consultor independiente y exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas.

Este trabajo fue publicado en IPS Noticias. Lo reproducimos con su autorización.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado