Presupuesto ambiental 2022: todo a prevención de desastres a punta de concreto

13 septiembre, 2021

Los recursos para la prevención de inundaciones se triplicaron en el presupuesto. Es una buena nueva, pero además de invertir en tubos y represas, sería muy útil apostar por la infraestructura natural, por la restauración de la biodiversidad

Twitter: @eugeniofv

El Proyecto de presupuesto de egresos de la Federación para 2022 contempla un aumento importante de los ingresos del sector ambiental, pero este aumento está concentrado en la Comisión Nacional del Agua, sobre todo en lo que tiene que ver con la relación con el agua a pie de calle, milpa y carretera. De hecho, prácticamente todo el aumento de presupuesto para el sector ambiental que la Secretaría de Hacienda ha pedido al Congreso de la Unión se concentra en la prevención de desastres con infraestructura encargada a esa dependencia.  

En el proyecto que presentó la Secretaría de Hacienda este año el peso de Conagua crece hasta niveles no vistos al menos en lo que va del siglo XXI, confirmando una tendencia que ya se viene registrando prácticamente sin freno desde hace dos décadas. Si en 2002 la comisión de asuntos hídricos era responsable de dos quintas partes del presupuesto del ramo 16 (el que agrupa al sector ambiental), ahora ejerce más del ochenta por ciento de esos dineros.

El aumento más espectacular al presupuesto vinculado al agua es el relativo a la prevención de inundaciones, que triplicó y un poco más su presupuesto. De hecho, entre lo que Hacienda solicitó para la infraestructura para la protección de centros de población y de áreas productivas en 2021 y lo que pidió a ese rubro en 2022 hay un aumento de en torno a 3 mil 648 millones de pesos en términos reales. 

Esto da cuenta, por una parte, del espectacular aumento en el presupuesto de Conagua entre 2021 y 2022, de casi 30 por ciento, pero también de las reducciones al resto de los organismos desconcentrados de Semarnat, que apenas mantienen su presupuesto o sufren algún recorte. Por ejemplo, la Comisión Nacional Forestal repite una vez más pérdidas en la partida que se le asigna, con lo que en 2022 ejercerá la mitad de los recursos con los que contaba en el último año antes de la llegada de López Obrador a Los Pinos. Las reducciones de este año a esa dependencia se concentran en las funciones administrativas y de función pública y en los subsidios a protección forestal, pero todos los rubros que maneja sufren bajones.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, por su parte, sufre en el proyecto de presupuesto de egresos una reducción del 3 por ciento de su asignación si se toma en cuenta una inflación de en torno al 5 o 6 por ciento, estando el recorte muy concentrado en las labores administrativas y de gestión. La Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) perderá algo más del 2 por ciento de su presupuesto, mientras que los dos institutos de investigación del sector y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) pierden algo menos del 1 por ciento.

El proyecto de presupuesto también apunta hacia lo que quizá sea la reorganización final de Semarnat, después de las sacudidas de Víctor Toledo, que alteró profundamente su estructura cambiando el presupuesto, pero sin terminar de adaptar el reglamento. Esto, y el hecho de que María Luis Albores quizás esté apostando por fortalecer al cuerpo de la propia secretaría para la gestión y la ejecución de la normatividad a costa del fomento productivo y la entrega de subsidios, explicarían los fuertes volantazos en los presupuestos asignados a sus subsecretarías y delegaciones. 

Estas noticias no son del todo malas. Que la administración federal acusara recibo de la mayor vulnerabilidad ante el cambio climático es una buena nueva. Lo que sí es muy mejorable es la concepción de lo que hace falta para adaptarse a los desastres. Sería muy útil, además de invertir en tubos y represas, apostar por la infraestructura natural, por la restauración de la biodiversidad como medida fundamental para ganar resiliencia. Mientras no se cambie de perspectiva y se adopte un enfoque de soluciones basadas en la naturaleza todo serán parches, no soluciones del calado necesario. 

Consultor ambiental en el Centro de Especialistas y Gestión Ambiental.

Relacionado