Presentan plan de expropiación para viviendas de comunidad otomí en CDMX

25 noviembre, 2020

Este 15 de diciembre se emitirá el decreto de expropiación de uno de los predios para que el gobierno de la ciudad construya vivienda social. Desde el 12 de octubre un grupo de otomíes tomó las oficinas del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas bajo distintos reclamos de vivienda que tienen hasta de 30 años

Texto y fotos: Arturo Contreras Camero

Los predios de Zacatecas 74 y Guanajuato 200 en la colonia Roma, así como el de Roma 18 y Londres 7, en la colonia Juárez, y otro ubicado en Calzada Ignacio Zaragoza 1434 serán expropiados y en ellos construirán vivienda social para atender las demandas de grupos indígenas otomíes y mazahuas, anunció hoy el secretario de Gobierno de la Ciudad de México, José Alfonso Suarez del Real. 

El pasado 12 de octubre, estos grupos tomaron las oficinas del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas como una medida ante años de olvido y promesas del gobierno. Desde entonces se abrieron mesas de diálogo con diversas instancias del gobierno, pero los indígenas acusaron que, por no ser atendidos por secretarios de Estado, no estaban teniendo la atención necesaria.

Este martes 24 de noviembre, sacaron a la calle mobiliario de las oficinas y lo quemaron sobre avenida Cuauhtémoc, al sur de la ciudad, después de que a una de las reuniones asistieran funcionarios de concertación política de la Ciudad, en vez de la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum o algún secretario de Estado. 

Durante la quema del mobiliario, que causó el cierre a la circulación de la avenida Cuauhtémoc, el secretario de Gobierno de la Ciudad, Suárez del Real, mandó un mensaje a los indígenas para convocar a una reunión el miércoles 25 de noviembre.

Durante la reunión, el secretario de Gobierno explicó que la expropiación del predio en Zacatecas 74 está lista y se hará válida el 15 de diciembre de este año, mientras que las del predio de Guanajuato 200 y el de Zaragoza 1434 se irán realizando durante el siguiente trimestre, pues falta integrar expedientes y documentos para llevarlas a cabo.

Reivindicar un predio histórico

Para expropiar el predio de Roma 18 y Londres 7, en la colonia Juárez, se necesitará una estrategia diferente. “Se propondrá una expropiación presidencial en la que se reconozca la importancia del predio como tal, pues es el deseo del Reino de España, así como de muchos republicanos españoles que ése sea un espacio de memoria y quién mejor para cuidarlo que los pueblos otomíes”, dijo Suárez del Real.

En ese predio se ubicó la embajada de la República Española, y fue el puerto de refugio para cientos de exiliados que llegaron a México. Sin embargo, después del terremoto de 1985 el edificio sufrió daños severos, por lo que fue abandonado y ocupado, casi de inmediato, por personas afectadas por el sismo. Con los años, distintas comunidades indígenas encontraron resguardo en los muros derruidos, entre ellas diversos grupos otomíes.

Durante el último gran sismo de la ciudad, en 2017, el inmueble tuvo daños aún mayores y sus habitantes tomaron las calles. Desde entonces habitan en campamentos sobre la acera enfrente del número 18 de la calle de Roma. Durante 2019 el campamento instalado en Londres 7 fue desalojado por autoridades de la alcaldía Cuauhtémoc bajo una supuesta denuncia vecinal.

A los pocos días llegaron al predio hombres armados y trabajadores que levantaron una valla de seguridad coronada con alambre de púas. Según reportes de vecinos, del gobierno y de los propios otomíes son empleados por la inmobiliaria Eduardo SA, que durante esas fechas se nombró como legítima propietaria del predio.

“Ellos van a tener que demostrarlo ¿Quién puede comprar la propiedad de un gobierno que desapareció y se extinguió?”, cuestiona Suárez del Real durante una breve entrevista. “Se tendrá que hacer una investigación y a ver si esa persona tenía la propiedad o no, aunque lo dudamos”.

En caso de que se demuestre la propiedad, los dueños podrán exigir el pago de una indemnización como pago de la expropiación, añadió el secretario.

“Desde el gobierno de México la expropiación se hace en función de que tenemos las pruebas fehacientes que esa fue la embajada de la República Española, sede del gobierno de la República Española en el exilio hasta el día en que México restableció las relaciones diplomáticas con el Reino de España. En ese momento, estamos hablando de 1974, si no mal recuerdo, el lugar queda bajo resguardo de la comunidad republicana española. No se muestra el interés de que el gobierno de españa reivindique el espacio, viene el sismo del 85, queda averiado y los primeros que lo utilizan es una comunidad en situación de calle”.

Según los planes del secretario de Gobierno, la declaratoria de expropiación del inmueble debería quedar lista para el 13 de agosto de 2021, día en que se conmemora el 500 aniversario de la caída de México-Tenochtitlán. Por lo que se añadiría a una serie de actos de memoria y restitución a los pueblos indígenas de México. 

Los otomíes que tomaron el INPI esperan que aún se cumplan la demanda de no modernizar la plaza de Santiagp Mexquititlán, en Querétaro. El gobierno del municipio no ha respondido las comunicaciones de Adelfo Regino, titular del INPI / Foto: Arturo Contreras 

No es la única demanda

Desde el inicio de las negociaciones la comunidad otomí nombró el orden en que pedían se atendieran sus demandas, dejando para el final la de vivienda y derecho a la ciudad. “Es la demanda más urgente y por eso pedimos dejarla hasta el final, para que no se dejaran de atender las otras”, explica al respecto Diego García, miembro del Concejo Indígena de Gobierno e integrante de la comunidad otomí. “A atender esto, van a invisibilizar el resto. 

Entre sus otras demandas se encuentra detener las obras de remodelación turística del centro de Santiago Mexquititlán, en Querétaro, uno de los pueblos de donde son originarios la mayoría de los integrantes de esta comunidad otomí. La remodelación, acusan, continuará con el desplazamiento económico y la migración forzada de la que han sido víctimas históricas. Sin embargo, Rosendo Anaya, alcalde de Amealco, municipio donde se encuentra el pueblo de Santiago Mexquititlán, no se ha tomado la molestia de responder la misiva al respecto.

Además, piden que el gobierno haga algo para detener las intervenciones paramilitares en contra de grupos zapatistas en Chiapas. Así como la cancelación de megaproyectos de desarrollo como el Tren Maya.

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Relacionado