Minera insiste en explotar oro y plata en Ixtacamaxtitlán, pese a violaciones contra comunidades

21 octubre, 2021

Organizaciones campesinas y activistas que desde hace más de 10 años se oponen al proyecto “Ixtaca” aseguran que la minera canadiense Almaden Minerals no ha quitado el dedo del renglón para iniciar la explotación de oro y plata en el municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla; pese a que desde el 2017 han documentado las violaciones que este proyecto traerá a los derechos humanos de las comunidades

Texto: Alejandro Ruiz

Foto: María Ruiz / Archivo

QUERÉTARO.- Este miércoles, la empresa Gorrión S.A. de C.V. -subsidiaria de Almaden Minerals Ltd.- anunció a través de un comunicado la elaboración de un Estudio de Impacto en Derechos Humanos (EIDH) para un proyecto minero en Ixtacamaxtitlán, Puebla. 

El proyecto, denominado “Ixtaca”, ha sido rechazado por las comunidades de la región desde hace más de 10 años.

Advierten que la explotación minera en su territorio implicará graves conflictos por tierras y recursos; así como violaciones graves a los derechos humanos, el medio ambiente y el acceso al agua. 

Ante esto, la Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida Atcolhua; el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (Cesder); y el Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) denuncian que este anuncio desconoce las determinaciones gubernamentales y comunitarias que se han tomado entorno a este proyecto. 

 Minera desconoce los agravios

A inicios de 2017, investigadores agrupados en PODER evaluaron el  impacto a los Derechos Humanos de las comunidades que se verían afectadas por la explotación del proyecto “Ixtaca.”

En este estudio detallaron que además de las afectaciones al medio ambiente, la salud y el agua; el proyecto minero no cuenta con estudios de impacto ambiental, así como de gestión y equilibrio hídrico. 

Asimismo, enfatizaron que no cumple con la normativa internacional establecida en el convenio 169 de la OIT, donde queda establecido el derecho a la consulta previa e informada a las comunidades indígenas que pueden verse afectadas por proyectos de este tipo. 

Pese a esto, el proyecto Ixtaca inició la fase de exploración en el territorio; y aunque el año pasado la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó a la subsidiaria de Almaden Minerals el permiso para continuar con la fase de explotación, la minera sigue con las intenciones de continuar con el proyecto.

Un estudio simulado

A través de un comunicado, las organizaciones campesinas y académicas en defensa de Ixtacamaxtitlán denunciaron que el estudio de la empresa desconoce las investigaciones que han realizado desde el 2017, las cuales han presentado ante la empresa Almaden Minerals en sus oficinas de México y Canadá. 

En aquel entonces, denuncian las organizaciones opositoras a la minería, la empresa canadiense no recibió al equipo que elaboró el estudio de impacto, ni comentó el documento entregado a finales de 2017.

Y señalaron en un comunicado que: 

“El proyecto Ixtaca es rechazado por las comunidades, no cuenta con autorización ambiental del gobierno y es inútil que insistan en su realización. La única y válida Evaluación de Impacto en Derechos Humanos es aquella que es liderada por las comunidades. Dicho análisis lo realizamos a lo largo de cuatro años y lo presentamos en 2017, tras un proceso participativo, transparente y, sobre todo, dirigido por las personas afectadas en las comunidades. Esta EIDH la entregamos a parlamentarios y aliadas canadienses en 2017.”

De igual forma señalan que, acorde con lo que expresó la empresa minera, ésta se estaría contradiciendo con lo expuesto en la Manifestación de Impacto Ambiental que rechazó la Semarnat. 

Aseguran que en ese momento negaron la existencia de comunidades indígenas en el territorio, y ahora afirman que se les involucrará en la elaboración del estudio. 

“Llama la atención que la empresa, con antecedentes de violaciones a derechos humanos y de informar con imprecisiones a sus inversionistas, se refiera en su comunicación a que en el supuesto proceso se ‘involucrará’ a diversos actores, entre ellos a comunidades indígenas, mismas cuya existencia negaron cuando presentaron su Manifestación de Impacto Ambiental en 2020”.

Además, acusaron que el estudio de la minera es una simulación, pues es un comité «independiente» contratado por la misma empresa quien se encargará de elaborar el dictamen.

Y concluyen que, debido a este anuncio, volverán a entregar los resultados de su investigación y del estudio de impacto ambiental para reafirmar su oposición al proyecto minero. 

“Reiteramos que nuestros derechos humanos no son negociables ni tienen precio. Así se lo haremos saber a las y los inversionistas cuando les entreguemos a la brevedad y nuevamente la única, válida e independiente EIDH liderada por las afectadas y afectados por el proyecto Ixtaca. No cuentan con el permiso de las autoridades por más Manifestaciones de Impacto Ambiental que presenten ni mucho menos con nuestro consentimiento”.

Periodista independiente radicado en la ciudad de Querétaro. Creo en las historias que permiten abrir espacios de reflexión, discusión y construcción colectiva, con la convicción de que otros mundos son posibles si los construimos desde abajo.

Relacionado