Más de 100 días de paro en la Facultad de Arquitectura contra la violencia de género

2 julio, 2021

El paro contra la violencia hacia las mujeres de la Facultad de Arquitectura ya rebasó los 100 días. Las Mujeres Organizadas de la Facultad de Arquitectura (MOFA) aseguran que la dirección de la escuela está apostado a su cansancio en lugar de responder a sus demandas, pero aseguran que ellas continuarán firmes

Texto y fotos: María Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO.- Estudiantes de la Facultad de Arquitectura se movilizaron en la UNAM para recordar que ya rebasaron “100 días en paro”, una leyenda que pintaron con cal y en letras grandes. El mensaje fue dirigido al director: decidieron colocarlo en ese espacio de forma que lo vea cada que se asome por la ventana de su oficina, como un recordatorio de lo que les sigue debiendo. 

Recientemente la dirección de esta Facultad publicó un documento con los acuerdos del último encuentro que mantuvieron con las Mujeres Organizadas de la Facultad de Arquitectura del pasado 10 de junio. Se subió al sitio “Diálogo 2021” 14 días después, el jueves 24. Pero la colectiva denuncia que fue modificado y no corresponde a los acuerdos que mantuvieron durante la mesa de trabajo.

Respecto a esta modificación sin aviso ni consenso las MOFA consideran que la dirección se equivocó y actuó con autoritarismo, por lo que publicaron un comunicado en sus redes: “Recalcamos que este tipo de conductas realizadas, claramente antijurídicas y dolosas, podrían volverles acreedores de sanciones legales”.

Las exigencias

Las estudiantes demandan la destitución de profesores denunciados por violencia de género y a directivos que les encubren; disculpas públicas de integrantes de la dirección; rendición de cuentas; espacios renombrados con nombres de mujeres profesionales de la arquitectura; activar una Comisión de Género y la creación de la Unidad de atención de denuncias y violencia de género (UNADVG).

Este miércoles, a 100 días de que comenzaron el paro académico, las MOFA fueron acompañadas por alumnos y alumnas de distintas carreras que acudieron con carteles para resaltar que ya van mucho tiempo en paro y que la dirección no ha dado respuestas adecuadas a sus demandas:

“Vinimos porque es importante reconocer el trabajo de las colectivas y la indiferencia que tiene la dirección, es importante demostrar que no solo son las colectivas, sino somos toda la comunidad que está a favor del paro y en contra de la violencia machista que hemos vivido»

Julia González, de la carrera de arquitectura.
Pinta colectiva en la Facultad de Arquitectura.

Entre las batallas ganadas de las MOFA están las materias de perspectiva de género al inicio de la carrera. Briana Cortez, de primer año de arquitectura, cuenta que ya la cursó en el primer semestre:

“Es una materia que me hizo reconocer muchas cosas machistas que todavía tenemos interiorizadas. La profesora que me tocó fue muy buena y paciente porque todavía hay compañeros que dicen que no sirve para nada, es entendible porque nunca se había visto así pero es muy buena la materia”, relata.

En cuanto a las peticiones a la dirección, Julia añade:

“Yo pido que realmente se pregunten si lo que han hecho es suficiente o no. Hay individuos que siguen estando en la Facultad que han violentado a mis compañeras y no es posible que sigan dando clases”.

Carteles realizados por alumnas y alumnos en apoyo al paro.

“Tal vez muchas personas no lo ven porque lo tienen normalizado pero eso no quiere decir que no exista. Si tenemos que seguir un año en paro, seguiremos en paro porque la violencia se tiene que termina” cuenta una de las integrantes de sexto semestre de arquitectura del paisaje.

Respecto a las violencias en la carrera de diseño del paisaje, las chicas acusan que algunas de las que han vivido provienen de los profesores:

“El año pasado recibimos violencia por parte de un profesor, que de hecho está acusado en el pliego, con comentarios como ‘ustedes no entienden porque son mujeres’, ese tipo de comentarios super fuera de lugar y ya no queremos que otros semestres sufran lo mismo que nosotras porque fue horrible.

Durante la acción se intervinieron las Piedras Yázpik del escultor Jorge Yázpik con mensajes de protesta y denuncia para visibilizar la falta de solución a las demandas del paro.

Manzanitas, como le dicen sus amigos, cursa octavo semestre de la carrera de arquitectura, ella acudió porque quería que las MOFA sientan el apoyo al paro. Para ella los cambios que están consiguiendo son muy buenos, a ella no le gustaría que las nuevas generaciones vivan lo que la de ella vivió, con profesores que amenazaban con reprobarles si denunciaban sus violencias. 

Manzanitas pide las destituciones y que no den carpetazo: “esto no es de ahorita, esto lleva años y que no se dieran cuenta es muy ilógico. Que se pongan realmente a hacer su trabajo”.

Lo que ella ha visto es mucha violencia verbal: “siempre nos agreden con discursos pasivos agresivos. Nos dicen qué no vamos a llegar lejos o que si lo hacemos es porque un compañero hombre nos ayudó. Los arquitectos creen que no dicen nada malo pero son violencias”.

Los alumnos y alumnas de distintas carreras manifestaron su apoyo con mensajes artísticos en contra de la violencia. Los pañuelos verdes y morados, símbolos feministas, no faltaron durante la acción.

A pesar de la estrategia de desgaste las MOFA se sienten cada día más fortalecidas. El hecho de que más de 20 personas acudieron a apoyarlas, a pesar del día lluvioso, las llenó de felicidad y agradecimiento. En entrevista compartieron a Pie de Página sus conclusiones:

“Las conclusiones son que la facultad nos quiere cansar y nosotras no es que seamos incansables pero sí tenemos ya un ejercicio de resistencia y sabemos que podemos seguir aguantando hasta que logremos más cosas y que ese es el objetivo, que las mujeres de la facultad estemos más seguras. El director ha insistido que no está en su poder destituir a los agresores, pero sabemos que sí puede hacer cosas pese a que no quiere hacerlas. Si estamos hasta acá es un indicador del nivel de violencias en la Facultad y que justo estamos hartas y no vamos a seguir permitiéndolo.

Creo que el apoyo es lo que da fortaleza, nos permite aguantar el desgaste, a seguir generando propuestas. Lo que hemos pedido es que se respeten nuestros derechos, a espacios educativos libres de violencia, eso es algo que no deberíamos estar pidiendo pero es lo que nos toca y el apoyo, pese al clima, es muy satisfactorio. A raíz de este paro se ha tejido una comunidad, hay gente que está cuestionándose y está haciendo redes, eso ha surgido, al inicio del paro éramos tres colectivas y ahora somos más”, explicó una de ellas.

Foto grupal de la acción de alumnos y colectivas contra la violencia a las mujeres en la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Relacionado