Maestros de Michoacán avanzan a CDMX a exigir que el gobierno cumpla los acuerdos de 2020

9 febrero, 2021

El magisterio michoacano agrupado en la CNTE busca entrevistarse con el presidente Andrés Manuel López Obrador para exigir el pago de la nómina de docentes y la basificación de eventuales y recién egresados de las escuelas normales, como habían acordado desde agosto de 2020

Texto: Alejandro Ruiz

Fotos: Cortesía de la Sección XVIII del SNTE-CNTE 

MICHOACÁN.- Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán vuelven a la capital del país para exigir que el gobierno federal cumpla los acuerdos de basificación y pago de salarios pendientes.

El pasado 6 de febrero, el magisterio michoacano, agrupado en la Sección XVIII de la CNTE, arrancó la caravana motorizada por la estabilidad laboral y salarial; esto, después de que durante 8 días integrantes de la Coordinadora sostuvieran un plantón en las inmediaciones de la zona portuaria del municipio de Lázaro Cárdenas para exigirle al gobierno federal el cumplimiento dos en el mes de agosto del 2020.

El secretario general de la Sección XVIII, Gamaliel Guzmán Cruz, sostiene que ante la falta de respuesta del ejecutivo federal a los compromisos emanados de las mesas de trabajo que sostuvieron con representantes de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Educación Pública y el Gobierno del Estado de Michoacán, las y los docentes de la Coordinadora acordaron realizar esta jornada de lucha para exigir que sus demandas se solucionen inmediatamente.

“Nosotros hemos tenido una buena respuesta de la federación”, puntualiza el profesor Gamaliel “pues hemos sostenido 18 mesas de negociación. Sin embargo no ha habido solución a nuestras demandas, por lo que determinamos venir a dialogar con el presidente. Pues esta situación no puede continuar así”. 

Pese a que integrantes de la Sección XVIII aseguran que la Federación se ha prestado al diálogo, afirman que desde que anunciaron esta caravana motorizada, representantes de los gobiernos federal y de Michoacán los han llamado a desistir de sus acciones pues “harán enojar al presidente.” 

Basificación y pago de nómina, los pendientes

En agosto del 2020, estudiantes normalistas y maestros de Michoacán instalaron un plantón en el zócalo capitalino para exigir la basificación y el pago de en ese entonces cinco meses de nómina a mil 200 profesores que laboraban como eventuales, así como la asignación de claves docentes a mil 400 egresados de las escuelas normales. 

Pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió las peticiones de los docentes y se comprometió a resolver las demandas del magisterio, durante todo el 2020 la problemática, lejos de solucionarse, se agravó.

Aidee Morales es una docente que actualmente se encuentra laborando como eventual, pese a los más de 14 años que está frente a un grupo escolar. 

“Para nosotros esta es una situación insostenible”, relata, “pues algunos compañeros tienen ya más de 6 meses sin cobrar un salario, o poder acceder a un seguro social, lo cual en esta época de pandemia es esencial, pues laboramos en condiciones que nos ponen en riesgo”. 

Uno de los acuerdos emanados del 19 de agosto del 2020 era que a los maestros recién egresados de las normales rurales y a los que trabajan como eventuales se les otorgarían claves escolares y basificación después de una decimoquinta etapa de jubilación, donde se promovería, a través de beneficios, a que los profesores que cumplieran la temporalidad estipulada en la ley se pudieran jubilar y les cedieran sus plazas a los eventuales y de las las nuevas generaciones. 

Aidee Morales, quien también es representante de las y los maestros eventuales, afirma que esto no se ha podido concretar debido a la falta de disposición de las autoridades federales y de Michoacán, quienes, asegura, han dilatado la fecha de la jornada masiva de jubilación bajo argumentos como la pandemia, el mal estado financiero del estado de Michoacán, y la ausencia del gobernador Silvano Aureoles Conejo. 

“Estamos esperando desde el 19 de agosto que el acuerdo al que llegamos con la Federación, la SEP y el gobierno del estado se haga realidad, pero nos han dado largas y no han resuelto nuestras demandas, por eso nosotros vamos a exigir nuestro derecho, pues así como nos exigen una calificación, o que sigamos laborando bajo condiciones de riesgo, nosotros vamos a exigir nuestra dignidad como trabajadores”, puntualizó. 

Respecto a los salarios devengados, las y los profesores de la CNTE reconocen que a mediados de enero se les pagó una parte a la mitad de los eventuales que demandaban el pago de su nómina, sin embargo esto tan sólo representó el 25% del total del adeudo, por lo que además de la basificación, los maestros exigen que se les paguen sus salarios. 

“Hemos puesto de nuestra bolsa para cumplir con nuestra labor”, señala Aidee Morales, “y en esta época de pandemia nuestros gastos se han incrementado, pues tuvimos que comprar teléfonos nuevos para poder comunicarnos con nuestros alumnos, y contratar internet para no dejar sin educación a nuestros grupos, y eso es responsabilidad del gobierno.”

La profesora señala que una de las razones centrales por las que exigen su basificación es para poder acceder a una certeza jurídica que les permita tener condiciones de estabilidad laboral, además de ser dados de alta en el seguro social. 

“Claro que al salir a protestar nos estamos exponiendo a un riesgo”, concluye Aidee, “pero es nuestro derecho pelear por lo que es nuestro, pues después de estar trabajando 14 años como eventual, sin seguro, salario fijo y prestaciones, nos encontramos más vulnerables ahora en la pandemia, pues tenemos que salir a buscar nuestro sustento.” 

«Trabajo digno y estabilidad», demandas de los nuevos maestros

Juan Hernández, un profesor recién egresado de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” en Tiripetío, Michoacán, dice que no poder ejercer su profesión por el reducido número de plazas obedece a un proyecto de privatización de la educación pública que inauguró la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto en el 2012 y que sigue vigente.

“Aunque se echó para abajo la Reforma peñista”, puntualiza, “la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros es inclusive más agresiva, pues no garantiza que al egresar de las normales accedamos a las plazas, sino que las pone a concurso, abriendo un número reducido de ellas, pues el 80% de los egresados quedamos fuera.” 

Para Juan, ser docente es una profesión a la que muchas y muchos de los jóvenes campesinos de México aspiran, pues desde la educación inicial son figuras que inspiran respeto entre la comunidad, y al ser las normales rurales un sistema que permite la formación y sostenimiento de las y los jóvenes durante su instrucción como maestros, entrar en ellas es una aspiración de muchos.

“Para mí ser maestro es servir a mi comunidad, ¿pero cómo voy a poder ejercer mi profesión si al salir me encuentro con que no hay trabajo? Por eso venimos a exigir un trabajo digno para el cual nos hemos formado durante cuatro años.”

El joven relata cómo las autoridades han postergado el cumplimiento de los acuerdos. “Primero nos dieron fecha para septiembre del 2020, luego para octubre, diciembre y después enero del 2021, ya estamos en febrero y no más nada. Ya hasta sentimos que se están burlando de nosotros”. 

Como Juan, hay otros mil 200 nuevos profesores de los ciclos escolares 2019 y 2020 que no han podido acceder a un contrato laboral que les garantice las condiciones óptimas para el ejercicio de su profesión, por lo que una de las demandas centrales de la Coordinadora es la urgente contratación de los recién egresados. 

“Venimos a exigir nuestros derechos laborales”, concluye Juan Hernández “pues hemos esperado mucho desde el plantón de agosto del 2020, pues les dimos voto de confianza con las autoridades. No estamos en contra de AMLO, pero esperamos que se retomen los acuerdos, que tengan el grado de sensibilidad y que cumplan”.

Además de la basificación y el pago de nómina pendiente, las y los profesores del magisterio michoacano exigen que se regularice la situación laboral de los docentes que trabajan para el sistema estatal de educación, pues hay 32 mil docentes a quienes se les adeudan 651 millones de pesos de su salario. 

“No buscamos generar problemas: buscamos resolverlos”, asegura el secretario de la Sección XVIII, Gamaliel Guzmán Cruz. “Sólo venimos a exigir que se cumplan los acuerdos a los que las autoridades se comprometieron desde agosto”.

Respecto a esta nueva jornada de lucha de las y los profesores de la Sección XVIII, diversas secciones de la CNTE se han pronunciado en apoyo a las demandas del magisterio democrático, y anuncian de que en caso de que fuera necesario respaldarán las acciones que las y los profesores michoacanos determinen realizar. 

La caravana motorizada cruzó los municipios de Apatzingán, Nueva Italia, Uruapan, Pátzcuaro, Morelia y Ciudad Hidalgo, y prevén arribar a la capital del país hoy para realizar una concentración en el Ángel de la Independencia y avanzar en contingente hacia el Zócalo. Exigirán una audiencia con López Obrador y, en caso de que sus demandas no se solucionen, instalarán un plantón para exigir su inmediata resolución.

Periodista independiente radicado en la ciudad de Querétaro. Creo en las historias que permiten abrir espacios de reflexión, discusión y construcción colectiva, con la convicción de que otros mundos son posibles si los construimos desde abajo.

Relacionado