Leyendo:
La tardía consulta del Tren Maya en Palenque

En Palenque, Chiapas, se formalizaron las actividades de difusión sobre el Tren Maya con comunidades Chol y Tseltal a través de una asamblea. En la entidad se utilizarán, según Presidencia, 42 kilómetros ya construidos de vías del tren, usados actualmente por migrantes rumbo a Estados Unidos

Texto: Andrés Domíguez / Chiapas Paralelo

Fotos: Ángeles Mariscal y Lucía Vergara

CHIAPAS.- San Felipe Filadelfia, Chacamax, Miguel Hidalgo Lacandón, San Agustin La Placa y la cabecera municipal de Palenque son las comunidades de Chiapas en las que arrancó el Proceso de Consulta Indígena y Jornada de Ejercicio Participativo Ciudadano sobre el Tren Maya.

Chiapas fue la primera entidad en la que se realiza la fase informativa y consultiva. En Palenque se formalizaron las actividades de difusión sobre el proyecto con comunidades Chol y Tseltal, con una asamblea este viernes. La ejecución del voto será el 14 de diciembre.

Esta fase informativa y de consulta llega con dos meses de atraso, debido a que Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), detalló en julio pasado que la consulta para las poblaciones cercanas al Tren Maya se realizaría a más tardar este octubre. Sin embargo, no se hizo así.

Poco más de una semana, el Gobierno de la República, a través del Diario Oficial de la Federación, apenas informaba del proceso de consulta a las comunidades indígenas cercanas para el proyecto del Tren Maya.

El jueves 28 de noviembre, Jiménez Pons recorrió junto a gobernadores y funcionarios del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) la Península de Yucatán, con el fin de presentar el Proceso de Consulta.

En síntesis, el funcionario comunicó que la consulta tendrá una pregunta: ¿va el tren Maya, si o no?

Foto: Ángeles Mariscal.

Avance sin consulta

El 17 de enero de este año, el Tribunal Superior Agrario falló, por tres votos contra dos, que las dos parcelas de selva en el límite de la reserva de la biosfera de Sian Ka’an, Quintana Roo, se inscribieran a nombre del empresario Antonino Almazán Arteaga, lanzando un precedente peligroso: la selva maya está en venta, informó el portal de noticias especializado en arquitectura y construcciones Obras.

En su momento, Jiménez Pons aseguró que el proyecto del Tren Maya es una obra de desarrollo cuyo beneficio social compensaba el impacto ambiental que puede llegar a provocar.

“Es muy fácil decir de repente que no haya desarrollo. No podemos ser a ultranza conservacionistas cuando tenemos tanta miseria; tenemos que crear desarrollo y el desarrollo va a tener afectaciones al medio ambiente, obvio. Pero primero va la gente. No ganamos nada como país con tener jaguares gordos y niños famélicos; tiene que haber un equilibrio. Sí tiene que haber jaguares bien comidos, pero con niños robustos y educados y capacitados. Ése es el tema: muchas veces va a implicar afectar el medio ambiente, pues remediemos las afectaciones”, dijo el encargado del proyecto.

Ese 30 de abril, el Fonatur dio a conocer las bases de licitación para la contratación de los servicios a la ingeniería básica del Tren Maya. Este avance sin haber detallado un estudio de impacto ambiental ni participación ciudadana de las poblaciones indígenas cercanas para la aprobación de dicha construcción. No obstante Andrés Manuel López Obrador dijo que es válido que se inicie este proceso, sin tomar en cuenta estos dos factores.

El estudio de impacto ambiental tendría una duración de al menos dos años, sin embargo, el proyecto avanza.

Foto: Especial

Controversia 

Julio César Romaní Cortés, director Nacional Palenque a cargo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), expresaba “la capacidad máxima es de 700 mil visitantes, nos apegaremos a nuestro programa de manejo, ya han sucedido en otras áreas donde la capacidad de amortiguamiento es excedida y se ha puesto en riesgo el área”, respecto a la estimación de la visita de 8 millones de turistas anuales que llegarían a Palenque gracias al proyecto del Tren Maya.

Romani Cortés, también director del área de protección de flora y fauna de las Cascadas de Agua Azul, indicó que ya existe un programa de manejo, en el que se definen las actividades extractivas y no extractivas que se pueden realizar, además, de la capacidad de soporte que podría tener el área para no ser afectada.

Además, el director indicaba que no sabía mucho sobre el Tren Maya, al punto, de que ni siquiera se han acercado a ellos ni entregado estudios sobre el impacto que tendría la afluencia de turistas en el área natural protegida de Palenque y Cascadas de Agua Azul.

Respecto a la consulta, el Congreso Nacional Indígena (CNI) realizó en febrero pasado un foro para hablar respecto a las Zonas Económicas Especiales, al Corredor Transísmico y el Tren Maya.

Al respecto, la concejala binnizá Betina Cruz cuestionó: “¿dónde estamos nosotros los pueblos indígenas? No estamos ni nos mencionan; no se habla de quiénes están en los territorios de sus planes”.

La Red Nacional de Organismos Civiles y Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT) mencionó que el Tren Maya repite el mismo modelo de imposición y discriminación.

La Organización Sociedad Civil “Las Abejas de Acteal” comunicó que en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se continuará la política de saqueo y destrucción de territorios, como lo es el proyecto del “Tren Maya” que representa un proyecto de destrucción de la madre tierra.

Riesgo ambiental

Foto: Lucía Vergara.

León Enrique Ávila, profesor en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH), indicaba que el proyecto del “Tren Maya” implicaría una destrucción significativa de las selvas en México.

Ávila, en su participación en el seminario organizado por Otros Mundos A.C en San Cristóbal de las Casas, expresaba que uno de los 10 proyectos denominados por el presidente Andrés Manuel López Obrador como “prioritarios” como lo es el “Tren Maya” podría tener una consecuencia ecológica importante.

“Hay que reconocer que de Palenque a Mérida y Valladolid ya hay líneas del Tren Maya que se crearon bajo el Porfiriato. Pero entre Cancún, Tulum, Sian Ka’an, Bacalar, Calakmul y Escárcega, es una línea totalmente nueva, que implica una destrucción significativa de selvas en México” informaba-.

El investigador alertó que la propuesta del “Tren Maya” partiría la reserva de Calakmul en dos.

“La Selva Lacandona ha sido deforestada para siembra de maíz. La otra reserva de la región que se verá afectada es Sian Ka’an. El tren tiene que pasar justo por el medio de esta reserva”.

Este material se reproduce con autorización de Chiapas Paralelo.

Contenido relacionado:

Tren Maya fragmentaría 8 áreas naturales protegidas

Las repercusiones del Tren Maya a las comunidades

Consultas del gobierno mexicano no cumplen estándares: ONU

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Escribe las palabras a buscar.