La odisea de conseguir funcionarios para las elecciones en pandemia

27 mayo, 2021

El proceso para las elecciones del 6 de junio durante una pandemia cambió los protocolos y complicó el hallazgo de funcionarios de casilla. Durante las búsquedas, los capacitadores del INE encontraron viviendas vacías y miedo de las personas a participar

Texto y fotos: María Ruiz 

CIUDAD DE MÉXICO.- Como cada que hay elecciones en México el Instituto Nacional Electoral (INE) sortea la responsabilidad de ser funcionario de casilla. Esta labor es totalmente voluntaria y consiste en contar y registrar los votos y, a la vez, evitar fraudes y contratiempos.

A inicios de febrero de este año el Instituto convocó a los ciudadanos nacidos en los meses agosto y septiembre, cuyo primer apellido empieza con la letra “A”, a volverse funcionarios de casilla. 

Pero los efectos de la pandemia se dieron a notar en este proceso. Los capacitadores no encontraron a las personas sorteadas en sus domicilios registrados ante el INE. Buena parte ya se habían ido. 

Además, como medida preventiva, este año no se buscó a personas mayores de 60 años por ser más vulnerables ante el coronavirus. 

José de Jesús Navarro, supervisor en la colonia Narvarte, y Regina, capacitadora, ambos en la alcaldía Benito Juárez de la Ciudad de México, coinciden en que para lograr conseguir 36 funcionarios para sus respectivas casillas tuvieron que entrevistar cada uno aproximadamente a más de 600 personas.

Regina* cuenta que se tuvieron que repetir los sorteos debido a que por un periodo les costó contactar a las personas designadas, ya no vivían más en los domicilios que visitaron. 

Después de encontrar más domicilios vacíos que personas, los capacitadores empezaron a tocar puerta por puerta para lograr conseguir el número de funcionarios de casilla que necesitaban.

“En un edificio de 12 departamentos 8 estaban vacíos”, cuenta, José de Jesús.

En la misma alcaldía pero en las colonias Portales Sur y General Anaya, Regina, quien pidió compartir su testimonio desde el anonimato por lo que cambiamos su nombre, cuenta que como no encontraban a las personas etablecieron una estrategia de monitoreo en distintos horarios:

“Empezábamos a las 7 de la mañana, luego íbamos a las 11, a las 4 pm a las 7 y 8 pm. Decíamos: en algún momento los tenemos que encontrar”, comparte. 

Pero al final vecinos que vivían en los inmuebles de más tiempo o incluso administradores del edificio les decían que las personas que buscaban ya se habían ido.

Cuenta que en División del Norte 1115, por ejemplo, no servían los timbres y terminaron hablando con la administradora:

“Me decía, ¿qué vecina quieres? Y decía, ella ya no, ya no vive aquí porque su mamá se murió de covid. Te encontrabas historias de horror. Habían fácil unos seis siete depas vacíos. Como este encontramos muchos edificios”, recuerda.Las explicaciones que les dieron eran varias: se había quedado sin empleo y ya no podía pagar, roomies foráneos que regresaban a sus estados de orígen, personas que siguen trabajando para empresas en CDMX pero con el trabajo a distancia se mudaron fuera de la capital donde los precios de renta son más baratos. Algunas muertes por covid o muertes de familiares por covid que les obligaban a moverse de casa por cuidados en el hogar.

***

En febrero el INE informó que de entre 12.2 millones de personas se buscó la designación de 1 millón 469 mil funcionarios de casilla. Para esta labor trabajaron 4 mil supervisores y 41 mil capacitadores electorales que recorrieron las geografías pobladas del país. De febrero a mayo el INE publicó que en febrero lograron visitar a “7 millones de las 12 millones de personas sorteadas”.

En abril el INE informó que más de 800 mil ciudadanos aceptaron ser parte de las Mesas Directivas de Casilla y que para esa fecha medio millón recibió capacitación después de que el 8 de abril se realizó un segundo sorteo. 

Para el 14 de mayo el INE informó que habían capacitado al 88.9 por ciento: un millón 302 mil 960 funcionarios de un millón 464 mil 714 que requieren en las casillas el próximo 6 de junio. A pesar de esta cifra a dos semanas de las elecciones hay quienes se echan para atrás. 

El miedo a los contagios

“Estuvo muy complicado y hubo gente que en febrero nos aceptó y ahorita en la segunda etapa te decían: ‘¿Sabes qué? La primera vez que hablamos no tenía trabajo y ahorita ya tengo entonces no puedo participar’ o aceptan el nombramiento, los capacitas y cuando les pides que vayan a simulacros, que es la última etapa, te dicen ‘¿sabes qué?, pensándolo bien, ya no voy a participar’. Todavía esta semana estuvimos buscando gente cuando en otros procesos teníamos a toda la gente a mediados de abril”, explica la capacitadora.

Tanto Regina* como José encuentran que en la mayoría de los casos es el miedo lo que hace que cancelen su participación en el proceso:

“A lo mejor ahorita con el (cambio) en el semáforo ha disminuido (el miedo) pero sigue existiendo. Todo lo demás son como los problemas habituales, la población no cree mucho en  el proceso, no quiere participar o no tiene tiempo por el trabajo, pero las diferencias más marcadas de otros procesos al de ahora fueron ocasionados por la pandemia”, recuerda el supervisor.

En otros casos fue el mismo contagio dentro de sus núcleos familiares lo que les imposibilita participar:

“Todavía la semana pasada una señorita nos dijo ‘no voy a poder ir, voy saliendo del funeral de mi papá, tuvo covid’. Y ni qué decirles. Entonces es salir de nuevo a buscar casa por casa viendo si algún ciudadano quiere participar”, cuenta el supervisor José de Jesús. 

El INE planea instalar 13 mil 111 casillas para votar en la Ciudad de México.

A pesar de las dificultades han logrado conseguir los funcionarios que necesitan, José de Jesús se lo atribuye al semáforo epidemiológico y a una buena disposición de la ciudadanía:

“Hay mucha gente que venía al simulacro pero te decían ‘si cuando llegue el momento seguimos en rojo no hay forma de que yo vaya, ¿lo tomas?’. Afortunadamente disminuyó el tema del semáforo. Y simplemente empezó a haber gente que aceptaba, aun con mucha desconfianza a los partidos e instituciones, aun así, de pronto empezó a salir gente que levantaba la mano a pesar de tener miedo. Después del primer choque inicial parecía que no íbamos a juntar a los funcionarios. No hubo un proceso transitorio, teníamos un mes y habíamos logrado entregar cuatro nombramientos y a la siguiente semana entregamos 22” cuenta Navarro.

Al menos en Ciudad de México el cambio del semáforo de rojo a amarillo le generó más seguridad a los participantes del proceso electoral.  Navarro cuenta que incluso las dudas durante las capacitaciones cambiaron. Durante las primeras capacitaciones las dudas eran sobre la pandemia y los protocolos para reducir contagios. Con el cambio del semáforo los ciudadanos comenzaron a preguntar cosas más técnicas sobre el funcionamiento de las casillas.

Regina comparte que hay quienes les llegaron a decir que tenían la esperanza de, por ser funcionarios de casilla, ser vacunados antes de que llegaran las elecciones, pero eso no sucedió.

Elecciones en pandemia

Este año las elecciones intermedias se realizan durante una pandemia, por ello el Instituto Nacional Electoral (INE) implementará una serie de medidas para evitar contagios y seleccionó una mayor cantidad de espacios al aire libre para colocar sus casillas.

Según datos del INE más del 53 por ciento de los 80 mil 978 inmuebles donde se colocarán las 163 mil 135 casillas para elecciones federales y locales son escuelas. El resto son domicilios particulares, lugares públicos y oficinas públicas.

Otras de las modificaciones para el próximo 6 de junio es que sólo se permitirán dos votantes simultáneos por casilla y los funcionarios no podrán tocar las credenciales para evitar cualquier tipo de contacto físico. Además los y las ciudadanas podrán llevar su propio bolígrafo.

Las votaciones se realizarán con la promesa de una sanitización constante de los espacios de votación de “al menos cada tres horas” en un horario de ocho de la mañana a seis de la tarde.

Medidas de sanitización durante simulacro electoral en la colonia Narvarte.

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Relacionado