Interjet promete a sus empleados pagarles una cuarta parte de lo que les debe

4 noviembre, 2020

En una reunión con la Secretaría de Gobernación, directivos de la aerolínea se comprometieron a pagar una quincena de las cuatro que deben a sus empleados. Además, la empresa adeuda casi 3 mil millones de pesos en impuestos

Texto y Fotos: Arturo Contreas Camero

El director general de Interjet, Carlos Rello Lara, y el presidente ejecutivo de la misma, Alejandro Del Valle, se comprometieron a pagar una de las cuatro quincenas que adeudan a sus cerca de 5 mil empleados. Ambos asistieron la tarde de este martes a una reunión con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, así como representantes de los trabajadores de la empresa y del sindicato de Interjet.

Por la mañana, cientos de empleados de Interjet, trabajadores generales, mecánicos, sobrecargos y pilotos cerraron por tres horas y media un sentido del Circuito Interior a la altura del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Demandaron el pago de sus salarios vencidos. Muchos dudaban de la viabilidad económica de la empresa, que enfrenta graves dificultades para seguir operando, como una deuda de 2 mil 947 millones de pesos en impuestos ante Hacienda.

Mientras en pleno Circuito Interior, afuera de las oficinas corporativas de Interjet, empleados de la aerolínea demandaban el pago inmediato de sus salarios vencidos; al Interior del inmueble el director ejecutivo de Interjet, Alejandro Del Valle, prometía a pilotos sindicalizados lo que ya, al menos cinco veces antes, había prometido: el pago de los salarios y las prestaciones como seguro social. 

Hace unas semanas Del Valle anunció una inversión de 150 millones de dólares para levantar a Interjet. Después del cierre del turismo en México a mediados de año, la aerolínea no ha podido levantar sus vuelos, a diferencia de otras empresas, que operan cada vez más vuelos por día.

Tras un par de horas de cierre, de las puertas del inmueble salió Francisco Joaquín Del Olmo, líder de la Sección 15 de la Confederación de Trabajadores de México, el sindicato que representa a los empleados de la aerolínea a pedir que liberaran la vialidad, pues la Secretaría de Gobernación había propuesto una mesa de diálogo.

«La Secretaría de Gobernación nos está citando a una mesa hoy a las 7 de la tarde y necesitamos conformar una comisión con las autoridades involucradas y los accionistas, pero necesitamos desalojar la vía pública, porque no tienen ninguna responsabilidad los ciudadanos”, dijo Del Olmo. 

De inmediato la multitud le respondió con una rechifla y una demanda uniforme: “‘¡Si quieren que nos vayamos que nos paguen!”. Para calmar los ánimos, el líder sindical explicó:

“La única manera de solucionar este tema es a través del dinero», dijo terminantemente. «No le han podido inyectar dinero a la compañía y menos por el embargo”.

El pasado 27 de octubre, el sindicato bajo la dirección del cetemista dio a conocer que el Servicio de Administración Tributaria, el SAT, embargó cuentas bancarias, la marca Interjet, refacciones y oficinas, para saldar los impuestos adeudados por la aerolínea. 

Según explicó Del Olmo, el embargo del SAT ha hecho que los 150 millones de dólares de un grupo de inversionistas, entre ellos Alejandro del Valle y Carlos Cabal Peniche, no han entrado a las arcas de la aerolínea, pues de hacerlo se irían directamente a pagar la deuda hacendaria de la empresa, por lo que no quedaría nada disponible para saldar la deuda con los empleados. 

“La única opción es ir con la Secretaría de Hacienda, con la de Gobernación, con la de Trabajo y la de Comunicaciones y Transportes para que encuentren una solución que es simple y sencillamente que liberen la deuda con el SAT para que ingrese el dinero”, argumentó Joaquín del Olmo, pero sus palabras se toparon contra un coro multitudinario: “¡No nos vamos a mover! ¡No nos vamos a mover!”.

A partir de abril el sindicato negoció con la empresa una reducción de la mitad de los salarios de sus casi 5 mil empleados, que posteriormente se volvió una suspensión indefinida desde septiembre. ABC Aerolíneas, el nombre legal de la empresa, tampoco ha pagado las cuotas de seguridad social de sus empleados desde hace más de cuatro meses. 

A ese escenario se suma que, de los casi 50 aviones que tuvo circulando antes de la pandemia actualmente solo vuelen cuatro, así como una caída de más del 90 por ciento de los pasajeros que la aerolínea transportaba desde antes de la pandemia.

La mañana de este martes, momentos antes de la manifestación, el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, informó desde la conferencia matutina del presidente que la aerolínea tiene más de 3 mil quejas, la mayoría de ellas debido a la cancelación de todos los vuelos de este 1 y 2 de noviembre.

«Tuvieron problemas serios el fin de semana, sábado, domingo y lunes. Cancelaron casi 50 vuelos en estos tres días, estimamos cerca de tres mil consumidores que fueron afectados, viajeros y está abierta una acción colectiva en los tribunales a los cuales se sumarán todos estos consumidores que fueron afectados», advirtió.

Días antes, la empresa Aeropuertos y Servicios Aeroportuarios, que controla las operaciones en los aeropuertos del país, negó el crédito a Interjet para llenar sus aviones con combustible, por las deudas que ya presenta.

Pese a estas dificultades, Alejandro Del Valle, durante el mensaje que dio a pilotos de la empresa dijo que hay empresas internacionales interesadas en invertir en ella. 

Antes de las protestas de este martes, la empresa había prometido en por lo menos cinco ocasiones anteriores el pago de las quincenas vencidas a sus trabajadores.

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Relacionado