“El rescate de Pasta de Conchos se llevará el sexenio”

7 enero, 2020

Foto: María Ruíz

La secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, dijo en la conferencia del presidente que en febrero terminarán los análisis para iniciar el trabajo en campo. Los familiares de los mineros explican que es apenas el inicio de un trabajo que se llevará varios años

Texto: Daniela Pastrana

Fotos: María Ruiz

El rescate de los cuerpos de los mineros atrapados desde hace 14 años en la mina de Pasta de Conchos llevará tiempo. El Servicio Geológico Mexicano hace análisis del subsuelo, y a partir de ahí se definirá la metodología para el rescate de los restos. Este puede llevar años, según las estimaciones de los expertos.

“Se va a ir el sexenio en esto”, dice Cristina Auerbach, de la organización Pasta de Conchos. “Pero hemos esperado tanto, y va a significar tantos recursos y esfuerzos, que no puede haber márgenes de error ni descarriladas”.

Este martes, en la conferencia de prensa del Presidente, la secretaria del Trabajo, Luisa Alcalde, explicó el proceso: Después de que el gobierno mexicano pidió apoyo “a los países que tienen mucha experiencia en minas de carbón” (Alemania, a Australia, Estados Unidos, China), se integró el expediente único: “Con toda la información disponible”. Se determinó que era viable el rescate de los cuerpos. Y ahora han comenzado los trabajos que tienen que ver con el análisis del agua, del gas.

Estos trabajos van a concluir en el mes de febrero, “para estar en condiciones de determinar específicamente cuál es la metodología: según los niveles de agua y gas, qué necesitamos hacer y comenzar de inmediato”. Así lo explicó la funcionaria.

En entrevista telefónica, Auerbach confirmó que desde agosto pasado se presentaron los expertos y comenzaron estudios sobre el terreno. Este pertenece tanto a Grupo México, como a otros dos propietarios de ranchos privados.

“Son como los estudios preoperatorios para hacerle una gran cirugía a esa mina”, dice la activista. Vía satélite, se están recabando datos del subsuelo cada 50 metros.

“Es un avance, pero no es todo lo que necesitamos. Hay que hacer unas nuevas rampas para bajar directamente a la entrada siniestrada. Y después de eso, se va a contratar a una empresa alemana que se dedica a recuperar minas secuestradas”.

Auerbach añade: “Eso va a permitir saber cuánto tiempo [llevará] y cuánto cuesta. Porque el rescate lo tiene que hacer una empresa minera experta en minas de carbón, y tiene que hacerse una licitación”.

Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo. Foto: María Ruiz

“Estamos empezando el final”

El 19 de febrero de 2006, 65 mineros quedaron atrapados en la mina Pasta de Conchos, después de que una explosión de gas derrumbó el techo y las paredes del socavón. Solo dos cuerpos fueron rescatados. La mina es propiedad del Grupo México, el consocio que dirige Germán Larrea, el segundo hombre más rico del país.

La compañía intercedió con el gobierno federal para que se abandonara la búsqueda de los mineros y se ocultaran las malas condiciones laborales del lugar. Insistió en que se trató de un accidente, a pesar de que se comprobó que en realidad la explosión era un evento previsible y evitable .

Recuerda que la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos, en la recomendación 26/2006 determinó que “los servidores públicos de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social toleraron que la referida empresa funcionara en condiciones que no garantizaban íntegramente la salud y la vida de los trabajadores”.

Los familiares de los mineros llevaron el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; en mayo pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a realizar el rescate.

Sin embargo, ni Grupo México ni el sindicato minero han aportado elementos relevantes para apoyar los trabajos de los expertos.

“El sindicato no aportó nada y lo que aportó el Grupo México no sirve, porque es una opinión de que no haya rescate”, dice Auberbach.

Explica que “hay un sector muy fuerte de los mineros de la región que no quieren que se haga, porque ven un desperdicio de recursos, en sacar cuerpos y no carbón”.

En un principio, asegura, se había previsto que esta etapa de los “exámenes preoperatorios” terminara en febrero y que se inciara el trabajo en campo, para el aniversario de la explosión, pero las familias han privilegiado que se vaya paso por paso.

“Estamos empezando el final. Es una obra de cinco años, se va a ir el sexenio en esto, pero va a haber rescate”.

No hay nombramiento para sustituto de Romero Deschamps

Durante la conferencia mañanera del Presidente, la secretaria de Trabajo también desmintió que su dependencia haya reconocido como nuevo Secretario General en el sindicato petrolero, hasta 2024, a Manuel Limón Hernández.

“Este cargo está vacante”, aseguró Alcalde. “El señor Manuel Limón Hernández ocupa el cargo de Secretario del Interior, Actas y Acuerdos, con las facultades que le confieren los estatutos. Por lo que deberá convocar a elecciones”.

Informó que se han recibido tres solicitudes de reconocimiento como secretario General del Sindicato petrolero: Rubén Choreño, Mario Rubicel Ross y Enrique del Ángel Bauza. Sin embargo, ninguno cumplió con los requisitos legales y estatutarios, por lo que se declararon improcedentes.

“Debe precisarse que no existe sentencia de amparo que obligue a la STPS a reconocer como Secretario General a alguno de los solicitantes”, insistió la funcionaria.

Tanto la secretaría del Trabajo como Gobernación verificarán que “la convocatoria se emita este mismo año y que la elección se realice conforme a la nueva Ley (…) El próximo secretario general del sindicato deberá ser electo a través del voto personal libre, directo y secreto, como establecen la nueva legislación y las nuevas normas”.

Consulta nuestra cobertura:

Rescate en Pasta de Conchos, “decisión de Estado”

Carbón o vida en Coahuila

Quería ser exploradora y conocer el mundo, pero conoció el periodismo y prefirió tratar de entender a las sociedades humanas. Dirigió seis años la Red de Periodistas de a Pie, y fundó Pie de Página, un medio digital que busca cambiar la narrativa del terror instalada en la prensa mexicana. Siempre tiene más dudas que respuestas.

Contenido relacionado