El “hoyo negro” de los fideicomisos públicos

14 octubre, 2020

Los fideicomisos fueron una medida efectiva para evadir la burocracia. Pero también se convirtieron en un nido de corrupción, de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Cientos de personas protestaron para que los senadores voten en contra de desaparecer esta figura o al menos que revisen con cuidado las implicaciones de su decisión

Texto: Arturo Contreras Camero

Fotos: Arturo Contreras Camero y Reyna Haydeé Ramírez

Es la última ventanilla en el proceso legislativo para eliminar 109 fideicomisos públicos, que manejan una parte de los recursos fiscales que cada año se asignan a la operación del gobierno.

El espacio de discusión son las oficinas del Senado de la República. A este lugar, en una zona cada vez más cotizada de Ciudad de México, llegaron cientos de personas.

La protesta es para tratar de influir en los senadores para que voten en contra de desaparecer esta figura de operación presupuestal… O al menos que revisen con cuidado las implicaciones de su decisión.

Los Fideicomisos Públicos son, desde hace un par de décadas, una forma de ejercer los recursos públicos en tareas que la burocracia tradicional mexicana suele, o solía, entorpecer.

Básicamente se destina una parte de la asignación presupuestal de cada año a las dependencias de gobierno, para que se utilicen de manera flexible en acciones y programas que necesitan evadir la enorme telaraña que implica ejercer el dinero destinado para fines concretos.

Los fideicomisos fueron, en algún momento, una medida efectiva para evadir la burocracia. Pero también se convirtieron en un nido de corrupción, de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y por eso la decisión de cancelar todos los fideicomisos públicos. Empezó con 109 cuya extinción se aprobó en la Cámara de Diputados.

Falta todavía la votación en el Senado, que debe ratificar o no la determinación de los diputados. Es la razón de la protesta en este martes 13 de octubre.

La Coalición por la defensa la ciencia, la dignidad y la cultura bloqueó las puertas del Senado, demandan una interlocución con senadores para no desaparecer todos los fideicomisos que la Cámara de Diputados aprobó terminar la semana pasada. / Foto: Arturo Contreras

Un grupo de científicos, activistas por el medio ambiente, familiares de personas desaparecidas y extrabajadores agrícolas en Estados Unidos en los años 60, conocidos como braceros, cerraron por unas horas las puertas de ingreso al edificio del Senado.

Reclamaron su derecho de audiencia. Al mediodía del martes 13 no lo habían conseguido.

“Los que antes nos abrían la puerta, ahora no nos escuchan”, reclama Roberto Villanueva, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y acompañante de víctimas de personas desaparecidas.

Y apunta: el problema no es que desaparezcan los fideicomisos, sino que, jura, la decisión se justifica “en la modificación de diversas leyes, todas son diferentes, ese es el problema, que no puedes meterlos todos en la misma bolsa”. 

La historia

Los 109 fideicomisos públicos que pretende desaparecer el gobierno de López Obrador representan, según datos oficiales, unos 68 mil millones de pesos.

Es dinero que asigna el presupuesto anual de la Federación. Los recursos que se ahorren con la cancelación de esta modalidad presupuestaria se utilizarían para combatir la pandemia de coronavirus.

La mayor parte de los fideicomisos se han manejado de forma opaca, sin rendir cuentas, afirma el presidente López Obrador.

Quienes protestan afuera del Senado creen que debe haber una revisión más exhaustiva del tema. No en todos los fideicomisos hay corrupción, repiten.

Tranquilina Hernández Lagunas busca a su hija Mireya Montiel desde 2016, empezó en las fosas de Tetelcingo, Morelos, y ha recorrido todo el país. El Fondo de atención a víctimas, del que ella y cientos de familiares reciben los recursos para buscar a su hija, podrían desaparecer. / Foto: Arturo Contreras

Lo mismo piensa Tranquilina Montiel Hernández, quien busca a su hija Mireya Montiel desde 2014, cuando desapareció en Morelos. 

Si los senadores aprueban la cancelación de los fideicomisos, insiste, “No sólo nos quitan el dinero, nos quitan la opción de búsqueda en vida, la esperanza de seguir buscando, de saber la verdad”. 

Se refiere a la posibilidad de que con la cancelación de los fideicomisos desaparezcan los recursos fiscales para la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

“El gobierno dice que hay mucha corrupción en su uso, pero al personal de la CEAV ellos mismos lo pusieron”, reclama.

“Lo que se puede hacer es auditar y no quitar el fondo, porque si como dicen, los recursos se pasan al control de Hacienda, entonces las solicitudes que hacemos que de por sí tardan mucho, van a tardar más”. 

Al final el Senado de la República canceló la sesión donde se analizaría la propuesta sobre los fideicomisos públicos.

Familiares de víctimas de desaparición forzada en México iniciaron una protesta por fuera del Senado para tratar de evitar que los legisladores voten a favor de desaparecer el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, de la CEAV, que es parte de los 109 fideicomisos que el Ejecutivo federal solicitó desaparecer ante el manejo discrecional y la falta de transparencia para ejercer esos gastos. / Foto: Reyna Hernández

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Relacionado