Desmiente Jiménez Pons declaraciones del presidente de la Coparmex sobre el Tren Maya

6 octubre, 2020

En una carta, el director general de Fonatur invitó al empresario a “sumarse al desarrollo” y no “ser un obstáculo” del mismo. Por la mañana, el Consejo Coordinador Empresarial había celebrado con el presidente la “unidad” de la iniciativa privada con el gobierno federal para sacar de la crisis al país

Texto: Redacción Pie de Página

Foto: Fonatur

El director general del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, reclamó al presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, que esté creando una narrativa falaz en contra del Tren Maya. 

Fonatur, dijo, “tiene las puertas abiertas para incluir a la Coparmex en la articulación de proyectos productivos en beneficio del empresariado y los habitantes del sureste. Te invito a sumarte al desarrollo y no ser un obstáculo”.

En una carta fechada este 5 de octubre y dirigida el empresario, Jiménez Pons sostuvo que las declaraciones emitidas por De Hoyos “demuestran poco interés en informarse y propagan falacias, prejuicios y mentiras recurrentes”. 

“Como representante del empresariado mexicano tienes la responsabilidad de fundamentar correctamente tus declaraciones”, insiste el funcionario, quien se dice  preocupado porque “el avance de narrativas falaces es sistémico”.

Estas son las 6 falacias del empresario, de acuerdo con la carta de Jiménez Pons:

“El Tren Maya no cumple con criterios de rentabilidad económica y social”

El propósito del Tren Maya es convertirse en un eje articulador de ordenamiento territorial, de desarrollo sustentable e incluyente en el sureste del país. En este sentido, su concepción y ejecución estarán orientados a maximizar sus beneficios ambientales, sociales y económicos, en plena concordancia con los objetivos del Gobierno de México. El desarrollo del Tren Maya permitirá establecer una estrategia económica, ambiental, social y cultural que permita desarrollar a los cinco estados del sureste mexicano. Es un proyecto de infraestructura regional para la península de Yucatán en donde la principal rentabilidad es el beneficio social. Una revisión rápida en el internet te hubiera arrojado el análisis Costo-Beneficio (ACB) del proyecto. Igualmente te comparto que está disponible en nuestro sitio y cuyas conclusiones transcribo: Los indicadores de rentabilidad muestran que el proyecto Tren Maya es socialmente rentable pues el valor presente de los beneficios derivados del proyecto supera los costos de inversión, operación y mantenimiento del mismo. Los resultados de la evaluación muestran un valor presente neto positivo de 206.6 mil millones de pesos y una TIR social de 21.2%.

Debido a la naturaleza de la infraestructura a desarrollar se obtendrán beneficios multisectoriales que permitirán potenciar el desarrollo social, cultural y económico de la región sur-sureste de México con los siguientes beneficios.

Creación de una nueva oferta de servicios de transporte que será más rápida y segura que las opciones actuales. En promedio, el proyecto permitirá ahorrar 46% del tiempo de viaje a las personas que migren a él. En el caso de la carga, el Tren Maya será capaz de transportar mercancías a una velocidad de hasta 72% superior de las vías actuales y un 12% superior que el autotransporte.

Reducción en los costos de operación vehicular gracias a los pasajeros que migran a él. Igualmente el transporte de carga que circula por la región podrá utilizar la nueva modalidad de transporte y obtener ahorros en los costos de operación vehicular respecto de los que se incurren actualmente, lo que permitirá una mayor integración logística en la región.  

Incremento en la derrama económica asociada a una mayor demanda de bienes y servicios turísticos por el efecto positivo del fortalecimiento de la conectividad en la región.

“No se realizó ningún estudio que demuestre que es una prioridad de la región”

En el mismo ACB se expone la delicada situación económica del sur-sureste, una región históricamente marginalizada por los gobiernos centrales, la cual presenta los mayores índices de pobreza del país, situación especialmente severa para los pueblos indígenas y grupos vulnerables. Hay que sumar la situación actual de emergencia sanitaria que ha afectado desproporcionadamente al turismo, sosten de la economía quintanarroense. 

Debo recordarte que la inversión pública en infraestructura de transporte es una medida contracíclica esencial en caso de premura económica. Tu organización también representa al empresariado de la región, el cual se verá beneficiado por esta obra. Te comparto unos datos de su impacto, analizados por ONU Habitat

El Tren Maya creará casi un millón de nuevos empleos en la región sureste de México. De cada 100 personas con un empleo, 46 pertenecerán a pueblos originarios. En los lugares por donde pasará el Tren Maya, la economía crecerá el doble. El Tren Maya sacará de la situación de pobreza a 1.1 millones de personas del Sureste mexicano

“La legislación fue violentada para justificar una gran asignación de recursos”

Espero que una acusación de tal magnitud sea respaldada por alguna prueba. El proyecto avanza en estricto apego a la ley y a la normatividad de los tres órdenes de gobierno. 

“La decisión ha sido orientada básicamente por criterios personales de López Obrador”

Recuperar y modernizar el sistema ferroviario en la Península de Yucatán para que articule comunidades, industrias, campo con puertos, aeropuertos y los mercados nacionales ha sido propuesta desde la campaña presidencial del 2006. Hay quien ha votado tres veces por el Tren Maya. La idea ha sido recuperada por otros gobiernos. Tanto Enrique Peña Nieto como Ivonne Ortega avanzaron la idea de líneas férreas en la región.  Además, el mayor proceso de Consulta Indígena para un proyecto de transporte en la historia de nuestro país respaldó al proyecto. Además, Fonatur tiene el compromiso de que la participación sea un ejercicio continuo de colaboración y de diálogo, vinculación y relacionamiento comunitario que se mantendrá vigente durante todas las etapas del proyecto.

“No se han cumplido las reglamentaciones federales en el orden ambiental”

Acercarte a Fonatur o realizar una búsqueda sencilla en internet  te habría ayudado a dilucidar este mito avanzado por quienes lucran con su oposición al proyecto. 

El Tren Maya tiene dos escenarios de construcción:

1. Obras sobre derechos de vía ya existentes.

2. Obra nueva. 

Esta distinción es importante porque los trabajos que se llevan a cabo actualmente pertenecen al primer escenario (tramos de vía que ya existen y en operación). Semarnat otorga exenciones a realizar las Manifestaciones de Impacto Ambiental en aquellos tramos que corresponden a lugares con derecho de vía existente, donde actualmente ya hay un impacto por el servicio del tren viejo. En estos tramos, el Tren Maya no está obligado a presentar una MIA. Con respecto al escenario donde se requiera adquirir nuevo derecho de vía, las Manifestaciones de Impacto Ambiental se han presentado y continuarán siendo presentadas oportunamente y de acuerdo con lo requerido por las autoridades ambientales vinculadas (federales, estatales y municipales). Para los tramos 1, 2 y 3 (la totalidad de la ruta Palenque – Izamal), el pasado 16 de junio se ingresó formalmente la MIA a la SEMARNAT, para su correspondiente evaluación y dictamen, en materia de impacto ambiental. La MIA se puede consultar públicamente en www.trenmaya.gob.mx/estudios-ambientales/ Recientemente anunciamos la inversión de casi 300 millones de pesos en la salvaguarda de la Zona de Conservación de Cuxtal. Te pido quedes atento a nuestros canales de comunicación para enterarte de todo lo que hacemos en la materia.

“Espero tenga el mayor impacto posible en el desarrollo regional”

Me uno a tu anhelo. Como he indicado con anterioridad, desde Fonatur hacemos todo lo material y humanamente posible para exponenciar los beneficios del proyecto y mitigar y controlar sus posibles riesgos. 

Nuestra exigencia es que se cumpla escrupulosamente la ley en su ejecución y que se busque que incida en el progreso regional mediante la utilización de los servicios de las empresas regionales”

Tengo el gusto de informarte que así ha sido y será. Trabajamos junto a las cámaras estatales de la CMIC para incorporar plenamente a las empresas locales en la derrama económica de esta magna obra, una de las más importantes de Latinoamérica. 

“No podemos solos”

Por la mañana, el gobierno federal y el sector privado suscribieron un plan de reactivación económica través de 39 proyectos de infraestructura –con inversión acumulada de 297 mil 344 millones de pesos- en sectores como energía, comunicaciones, agua y medio ambiente.

En su conferencia matutina del Palacio Nacional, acompañado por la cúpula empresarial, el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que este plan tiene como objetivo reactivar nuestra economía en estas circunstancias tan difíciles provocadas por la pandemia de covid-19. 

“No podemos solos. Necesitamos a la iniciativa privada”, dijo el presidente, en relación con las medidas para reactivar la economía.

Aseguró que el plan firmado este lunes va más allá de proyectos de infraestructura, pues también contempla acciones en el sector energético.

“Va a significar que haya más inversión para proyectos de infraestructura en el país, proyectos del sector energético, todo lo que tiene que ver con comunicaciones, estamos trabajando de manera conjunta el sector público, el social y el privado, los tres motores que se requieren para reactivar la economía”, dijo.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), aseguró que el plan incluye acciones y proyectos, en los que el capital privado financiará al menos 50 por ciento.

“Buscamos comprometernos a promover una serie de acciones y financiar proyectos de infraestructura pública en donde la participación privada tendrá que ser de al menos el 50% 

El plan, esperado desde principios de año, implica inversiones en 39 proyectos por 297,344 millones de pesos (unos 13,842 millones dólares), entre ellos una planta coquizadora en la refinería de Tula de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), en el estado central Hidalgo, por 54,000 millones de pesos. El grueso del paquete económico, que representa el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y generaría hasta 190,000 empleos, según funcionarios, va dirigido al sector energético, concretamente a la rehabilitación de instalaciones de Pemex, que el gobernante pretende fortalecer.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado