Defensa del padre Aristeo se desiste de interrogatorio a cinco testigos

11 febrero, 2021

La defensa del sacerdote declinó de entrevistar a personas como Alberto Athié y el director del Cereso de Juárez José Antonio Molina García. En su lugar el grupo de abogados que representan al sacerdote solo da lectura a examen médico de la víctima en onceavo día del juicio

Texto: Blanca Elizabeth Carmona

Foto: La Verdad

CIUDAD JUÁREZ.- En el onceavo día del juicio oral que se sigue al sacerdote católico Aristeo Trinidad Baca por una presunta responsabilidad en los delitos de violación y abuso sexual en contra de una niña de su feligresía, su defensa legal únicamente presentó al Tribunal de Enjuiciamiento una parte del informe correspondiente al examen médico realizado por personal de la Fiscalía estatal a la víctima.

Este 10 de febrero el grupo de abogados que representan al presbítero no llevó al estrado a ninguno de los aproximadamente 17 testigos de descargo que aún faltan por declarar y se desistió de interrogar a otras cinco personas que había ofrecido.

El litigante que encabeza la defensa del clérigo, Jorge Alberto Soto Adame, indicó a los jueces que solo iba a dar lectura a una porción del informe elaborado por la médica perito Diana Fabiola López Peinado, respecto al examen ginecológico que se realizó a la víctima el 19 de diciembre del 2018, luego de que se presentó la denuncia penal por los presuntos delitos de que fue objeto.

Ese peritaje ya había sido presentado al Tribunal de Enjuiciamiento el pasado 27 de enero, cuando compareció López Peinado como prueba del Ministerio Público y, en la diligencia que fue privada, dijo que sí encontró en el cuerpo de la víctima datos compatibles con una violación, señalaron personas que estuvieron presentes en el juicio oral.

Este 10 de febrero después de la lectura parcial del documento, Soto Adame le indicó a los jueces que renunciaba a interrogar a cinco testigos previamente ofertados, estos son el activista y exsacerdote que se ha pronunciado porque se castigue a los religiosos que cometen el delito de pederastia, Alberto Manuel Athié Gallo; la supervisora Regional de la Dirección de Ejecución de Sentencias y Medidas Judiciales zona Norte, Carol Josefina Camacho Reyes; el director del Cereso 3 de Ciudad Juárez, José Antonio Molina García; la coordinadora de Trabajo Social del mismo reclusorio, Saraí Santamaría Martínez, y una mujer que fue entrevistada por un policía ministerial el 19 de febrero del 2019.

Athié Gallo, Camacho Reyes y Molina García ya habían declarado cuando fue el turno del Ministerio Público de presentar a sus testigos y todos habían sido reservados por los abogados defensores para volver a interrogarlos ahora como prueba directa. Pero este 10 de febrero los defensores desistieron de esa idea. Sin embargo, Aristeo Trinidad dijo a los jueces que él desea conservar la posibilidad de que vuelvan a ser interrogados.

El juicio se lleva a cabo en una sala de Ciudad Judicial, hasta donde grupos católicos y defensores de derechos de las mujeres y la infancia se han apostado con manifestaciones de respaldo al sacerdote y a la víctima.

Advierten estrategia para dilatar fallo

En entrevista, Elia Orrantia, directora de Sin Violencia, organización civil que en el juicio oral es coadyuvante de la Asesoría Jurídica de la víctima –instancia que a su vez pertenece a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Chihuahua– consideró que al estar retrasando el desahogo de los testigos los abogados de Aristeo pretenden dilatar el momento en que el Tribunal emita un fallo.

“Hemos estado revisando los nombres del grupo de abogados. Son abogados que saben muy bien las estrategias de cómo, sin salirse de lo que les asiste el Derecho, ir retrasando.

Exactamente lo que están haciendo es ir retrasando la sentencia, creemos que eso tiene mucho que ver en desesperar a la víctima, en que se canse. Lo que sucede siempre con las víctimas, se tardan para tomarles la declaración, se tardan para creerles, después si llegan a juicio pasan estas situaciones”, señaló Orrantia.

La activista social agregó que los representantes legales de Aristeo “están haciendo uso de todas las estrategias legales que puedan tener para retardar el veredicto y la sentencia, finalmente el imputado está en condiciones muy favorables como ya lo logramos ver en la entrevista que dio en el Canal 5, recibe visitas y está en un lugar cómodo. Entonces él no tiene prisa en que se dé el veredicto”.

Lo anterior en referencia a una entrevista que dio a conocer la estación XEJ CANAL 50 de televisión el pasado 4 de febrero. El material fue grabado por reporteros de esa empresa en la casa donde el párroco se encuentra sujeto a una prisión domiciliaria.

Orrantia también se refería a una parte de la declaración de la monja María Elvira Vega Porras, quien el 9 de febrero declaró ante el Tribunal de Enjuiciamiento que varias personas han entrado al domicilio de la prisión domiciliara –algunas sin registrarse– e incluso dijo saber que Aristeo celebraba misa.

El juicio oral que se instruye en contra de Aristeo inició el pasado 25 de enero por la presunta comisión de tres delitos: dos violaciones y un abuso sexual.

En la acusación presentada por la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delitos por Razones de Género (FEM) se establece que una violación se cometió a finales de diciembre del 2015 en el interior de la casa parroquial ubicada en la calle General Lorenzo Avalos, de la colonia Santa María y cuando la víctima tenía apenas 8 años.

El abuso sexual al parecer fue perpetrado por el sacerdote en septiembre de 2016 también en la casa parroquial y al momento que la niña contaba con 9 años y una segunda violación presuntamente sucedió el 28 de enero del 2018, en el mismo lugar. Para ese año, la víctima tenía 10 años, de acuerdo con los datos oficiales.

En el primer día del juicio, el Ministerio Público presentó a la víctima, quien señaló que fue agredida sexualmente durante tres años, cada domingo y antes de las misas matutinas por parte de cura Aristeo Trinidad Baca Baca; también comparecieron el papá, la mamá y a la hermana de la víctima. Las tres personas deberán volver a declarar este 11 de febrero ahora por petición de los abogados defensores.

La representación social también desahogó las declaraciones de la médica perito Diana Fabiola López Peinado; de las psicólogas forenses Nora Olivia Del Río Magallanes y Patricia Aragón Escalante y de otra psicóloga de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Esmeralda Rocha Ibarra. Así como el testimonio de una mujer que señala haber sufrido abusos sexuales por parte de Aristeo; de un policía ministerial y de otros cinco testigos.

La asesora jurídica de la víctima también presentó al Tribunal la declaración del vicario General de la Diócesis de Ciudad Juárez, José René Blanco Vega.

El 4 de febrero inició el desahogo de las pruebas por parte de los abogados de Aristeo con la declaración del sacerdote, quien afirmó que es inocente de la acusación formulada por la Fiscalía y expresó que el móvil de la denuncia interpuesta en su contra es el dinero de las limosnas pues los padres de la víctima eran los tesoreros de la parroquia que él dirigía, Santa María de la Montaña.

Aristeo Trinidad sostuvo que al momento que los papás de la víctima dejaron de ser tesoreros aumentó el monto del dinero que se recaudaba en esa iglesia y en cuatro capillas. A preguntas de sus abogados, respondió que del 2015 al 2017 el promedio anual que se colectaba era 128 mil pesos y en el año que los padres de la víctima dejaron de ser tesoreros el ingreso se disparó a 509 mil pesos.

La defensa también ha presentado a seis testigos y este jueves 11 de febrero pretende volver a interrogar a los padres y a la hermana de la víctima.

Este trabajo fue publicado originalmente en LA VERDAD JUÁREZ que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado