Covid es más letal para quienes viven en hacinamiento

20 enero, 2021

Una parte de la familia Hernández en la sala de su casa de la Alcaldía de Iztapalapa, una de las zonas más densamente pobladas de todo México. En esta casa conviven 12 personas que durante la pandemia se han cuidado al salir a la calle para trabajar, sin embargo todos comparten el mismo espacio. Foto Duilio Rodríguez

Un estudio realizado por Hábitat para la humanidad pone el acento en la relación que hay entre el hacinamiento y la mayor cantidad de fallecimientos por covid-19. En México un 40 por ciento de la población vive en esas condiciones

Texto: Daniela Rea

Fotos: Duilio Rodríguez

CIUDAD DE MÉXICO.- La sana distancia y la ventilación de los espacios son dos de las recomendaciones principales que autoridades sanitarias del mundo han dado para evitar la propagación de covid-19. Sin embargo, en un país donde 40 por ciento de la población está en hacinamiento, según el INEGI (2018), cumplir con esta recomendación no es sencillo.

El hacinamiento, de acuerdo con el Coneval, “se presenta cuando hay 2.5 habitantes por dormitorio”. En el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa, publicado en el 2018, refiere que las condiciones de vivienda tienen impacto en la salud física y mental de los habitantes.

“Existe evidencia de que el hacinamiento está relacionado con el aumento de la incidencia de enfermedades respiratorias y gastrointestinales y que esta situación se agudiza en condiciones de pobreza y carencia de servicios básicos adecuados. Asimismo, explica que elementos como el hacinamiento, la inseguridad en la tenencia, la contaminación auditiva, la violencia social y la inseguridad tienen efectos negativos en la salud mental”, dice Coneval.

A partir de la evidencia preexistente, Hábitat para la Humanidad realizó el “Estudio sobre hacinamiento y fallecimientos con covid-19” para determinar el impacto del hacinamiento y esta enfermedad en México y encontró que “las personas que viven en municipios con altos niveles de hacinamiento tienen mayor probabilidad de muerte por covid-19: vivir en condición de hacinamiento está asociado, en promedio, con un aumento de 6.8 puntos en la probabilidad de muerte por covid-19”, dice el documento publicado a inicios de este enero.

Otro hallazgo es que un menor hacinamiento se asocia a una reducción de muertes: “Una reducción de 10 puntos porcentuales en el hacinamiento del municipio en el que residen los pacientes está asociado con una reducción de mil 86 fallecimientos por covid-19. Esta cifra representa el 6.6% de las 16 mil 455 muertes que se registraron durante el periodo de estudio”.

El hacinamiento, de acuerdo con el estudio, se asocia con mayor letalidad aún entre personas que acceden a cuidados médicos. En lugares donde no hay altos niveles de hacinamiento y además se tiene acceso a servicios de salud, se asocia con un aumento de 1.5 puntos en la probabilidad de sobrevivir. En lugares con altos niveles de hacinamiento, el aumento se reduce a solo 1 punto, dice el estudio. 

“Comprender la posible asociación que existe entre el hacinamiento  y su asociación con la letalidad por covid-19 es crítico para un país como México. En México existen 28.7% de viviendas en hacinamiento (9.8 millones de viviendas), es decir, 50.7 millones de personas viven en estas condiciones (41% del total de la población), según datos del INEGI”, señala el informe.

El 40 por ciento de las personas entre 0 y 15 años de edad vive en hogares con altos niveles de hacinamiento; mientras que la población adulta mayor de 60 años es la que menos afectada está por el hacinamiento, pues el 5 por ciento vive en estas condiciones.

“Este reporte tiene una importancia crítica. Si estudios clínicos posteriores confirman la asociación aquí encontrada entre hacinamiento y probabilidad de muerte por covid-19 a nivel individual, apoyar a las familias en rehabilitar y mejorar sus viviendas es crítico para aumentar la resiliencia social ante la pandemia”, recomienda el estudio.

Vistas aéreas de la zona poniente del Valle de México en Av. de las Torres y Calzada Minas de Arena, por las barrancas de Observatorio. Foto Duilio Rodríguez.

Hacinamiento en México

El estudio realizado por Hábitat para la Humanidad retoma datos del INEGI en donde se refiere que el hacinamiento es más común en las personas que viven en pobreza, en localidades rurales, y que hablan lengua indígena. 

El 61% de los pobres por ingreso  vive en hacinamiento, en comparación con el 25% de la población no pobre que vive bajo estas condiciones. El 52% de las personas que viven en localidades rurales están hacinadas; mientras que en localidades urbanas, el 37% de las personas viven en estas condiciones. 

En el caso de la población indígena el hacinamiento se dispara: el 60% de las personas que hablan una lengua indígena viven en estas condiciones; frente  el 38% de las personas que no hablan una lengua indígena.

En el mundo

El estudio de Hábitat para la humanidad refiere que en Estados Unidos se encontró que las mujeres embarazadas que viven en colonias hacinadas en Nueva York tienen mayor probabilidad de infección de covid-19. “La probabilidad de contagio para las mujeres que viven en vecindarios con más habitantes por hogar es de 23.9% en promedio, comparada con 9% para las mujeres que viven en áreas con menos habitantes por hogar”. 

En Reino Unido, también se estudió la incidencia de pobreza (privación económica) en los casos confirmados de covid-19. “El índice de privación incluye el hacinamiento. Los autores encontraron que vivir en un área con altos niveles de privación aumenta 2.1 veces el riesgo de infección”. 

Más aún, estudios recientes han encontrado que la interconexión entre factores sociales como vivir en condiciones de pobreza y pertenecer a grupos sociales vulnerables aumenta el riesgo de infección y de muerte por covid-19 (Chin at al. (2020), y que las disparidades sociales son uno de los principales factores que incrementan el riesgo de exposición al SARS-CoV-2 (Williams 2020).

Metodología

El informe que se cita en esta nota se realizó a partir de la siguiente metodología:

Se trabajó con 428 mil 563 casos de covid-19 registrados en sistema de datos abiertos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSA) al 16 de junio de 2020. De esos datos se identificó a quienes resultaron positivos con prueba y fallecieron. 

Y sobre hacinamiento se consideró el porcentaje de viviendas con dormitorio con tres o más ocupantes; con dos dormitorios con cinco o más ocupantes, con tres dormitorios con siete o más ocupantes, o con cuatro dormitorios con nueve o más ocupantes; y el porcentaje de viviendas con 2.5 habitantes o más por cuarto. 

Y se analizó la relación entre hacinamiento con pruebas positivas por covid-19 en individuos con prueba (independientemente del resultado) y municipios con casos identificados de covid-19.

El informe completo puede revisarse aquí.

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Fotógrafo, editor, interesado en arte, cine, arquitectura, literatura, la escalada en roca y de los deportes en general, menos el futbol. duiliorodriguez.com

Relacionado