Leyendo:
Caso Lesvy: testimonios de una relación violenta

La quinta audiencia del juicio para esclarecer la muerte de Lesvy Berlín Osorio evidenció la violencia cotidiana hacia la joven por parte de su pareja. Este jueves comparece la totalidad de testigos de la familia Rivera Osorio, entre ellas la madre de Lesvy, Araceli Osorio

Texto y foto: María Ruiz

Cinco audiencias han pasado de los seis días que lleva el juicio de Lesvy Berlín Rivera Osorio. Entre los testimonios presentados en la quinta audiencia destacó la violencia cotidiana hacia Lesvy por parte de su pareja y la omisión del personal de Vigilancia de la UNAM para resguardar las pruebas el día de la muerte de la joven.

Este miércoles, testificaron tres personas de las cuatro que estaban programadas: un perito, el psicólogo del Reclusorio Oriente y una persona que habitó la misma casa que Lesvy y Jorge Luis. Aracely Osorio, madre de Lesvy, no alcanzó a testificar.

El primer testigo fue un perito criminalista de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. Esta persona se encargó de la búsqueda de huellas y el traslado del cadáver. Durante su testimonio mostraron la bocina y el cable de la caseta telefónica que rodeaba el cuello de Lesvy cuando encontraron su cuerpo.

Con guantes, el perito mostró a la sala el artefacto y afirmó: “sí, puedo reconocerlo, es la evidencia que retiré”. El 5 de mayo él fue quien retiró el teléfono y el cable de la cabina y explicó que al no ser un indicio trasladable por estar fijado a la caseta, tuvo que pedir un oficio que tardó dos días en emitirse.

“El 5 de mayo arribó a las 3 PM porque previo a ello hubo una marcha. El lugar no estaba preservado. Para el 5 de mayo (la caseta) ya estaba alterada. Tenía cartulinas, flores, velas… en esa ocasión ya no se localizaron indicios dactilares”.

El perito declaró que al necesitar un oficio para traslado de prueba, se le informó al personal de Vigilancia UNAM que debía preservar el lugar, pero no lo hicieron.

Cuando la defensa del acusado le preguntó al perito si la asfixia por ahorcamiento era la causa de suicidio, éste negó con contundencia. Más tarde la defensa de Jorge Luis le volvió a preguntar si el suicidio es la causa más común de la asfixia por ahorcamiento, el perito comenzó una explicación: “No es lo más común…” y antes de que siguiera, la defensa interrumpió: “es todo”.

El juicio continuó con el testimonio de quien compartió piso con Lesvy y Jorge Luis en una casa de estudiantes de la colonia Santo Domingo. Durante el tiempo que fueron roomies la testigo notó actitudes violentas por parte del acusado:

“Cuando yo conocí a Lesvy compartía la habitación con Jorge Luis, su pareja, cerca de mi habitación. […] Pocas veces socialicé con la pareja pero en varias ocasiones escuché gritos, golpes, insultos como ‘chingada madre, puta madre’ de parte de Jorge Luis. En el caso de Lesvy escuchaba sollozos”.

Esto de dos a tres veces a la semana, declaró la testigo.

También testificó que en una ocasión escuchó gritos de Jorge Luis y llantos de Lesvy en la madrugada. Su puerta estaba entreabierta, ella estaba recostada cuando Lesvy cayó, su cuerpo abrió la puerta y cayó al piso de su habitación.

“Lesvy se reincorporó lentamente y salió de la habitación”.

Una de las abogadas asesoras preguntó: 

-¿Cómo se refería Jorge Luis a Lesvy?

-Jorge Luis utilizaba expresiones con Lesvy como puta, pendeja, idiota.-respondió la testigo.

-¿Cómo percibía a Lesvy y a Jorge Luis?

-Cuando conviví con ella siempre la percibí como una chica tímida, callada, no era muy sociable. Jorge Luis era muy serio. Nos limitabamos a saludarnos cordialmente.

Después llegó el turno de hacer preguntas a la defensa de Jorge Luis:

-¿Nunca hiciste un llamado a la policía?

-No, sólo se lo comuniqué a la casera”.

Luego las abogadas asesoras del Ministerio Público, que buscan demostrar que se trató de un feminicidio y no un suicidio,  continuaron las preguntas.

-¿Por qué usted no denunció ante la policía sobre los hechos?-dijo una de ellas.

-Porque como muchas personas en este país cuando escuchamos un conflicto verbal entre hombre y mujer, lo normal se me hizo callar. Pero me siento muy arrepentida de ello. Mi único motivo para no llamar fue la desinformación e ignorancia ante no saber qué hacer en una situación, además de no saber a dónde acudir.

La audiencia terminó después de escuchar al psicólogo del Reclusorio Oriente, quien, después de realizarle un examen psicológico de Jorge Luis, concluyó que tiene baja tolerancia a la frustración y es impulsivo.

Las audiencias han presentado retrasos de manera cotidiana de hasta una hora. Este miércoles, Araceli Osorio, la madre de Lesvy, no alcanzó a testificar y se espera que este jueves presente su testimonio.

El día de hoy comenzará al finalizar el macrosimulacro por los sismos del 19S, la cita es a las once de la mañana y comparecerán los últimos testigos de la familia Rivera Osorio, entre ellos Araceli Osorio, madre de Lesvy, quién será la primera en pasar al estrado.

La quinta audiencia terminó y la familia de Lesvy se reunió con los grupos y colectivos que les acompañan. Afuera siguieron bordando por Lesvy, conviviendo y recordando a las mujeres que ya no están. Al final se juntaron en la banqueta, colgaron los rostros de las mujeres que ya no están en una malla ciclónica, se abrazaron y gritaron al unísono: “¡Porque vivas estamos y vivas nos queremos!”.

Contenido relacionado:

Juicio de Lesvy: primeros testimonios de un crimen

Caso de Lesvy deja precedente legal de perspectiva de género

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Escribe las palabras a buscar.