Anuncian «puente aéreo» para llevar alimentos y atención médica a guarijíos

16 junio, 2020

Elementos de la Marina tenderán un puente aéreo hacia las comunidades indígenas de guarijíos, en la sierra de Álamos, Sonora, con la intención de garantizar la atención médica y alimentación a la comunidad de guarijíos durante la contingencia por covid-19

Texto: Reyna Haydeé Ramírez

Foto: Daliri Oropeza / Archivo

Paquetes alimentarios, de salud, y una brigada de médicos llegarán a partir de esta semana, y de manera permanente, a las comunidades indígenas de guarijíos que habitan en la sierra de Álamos, Sonora.

En la conferencia vespertina de los programas de Bienestar, la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, anunció que con el apoyo de elementos de la Marina tenderán un puente aéreo hacia las comunidades indígenas de guarijíos para garantizar la atención médica y alimentación durante esta emergencia por la covid-19.

Explicó que este “puente aéreo” es la primera parte de un plan de atención que se llevará a cabo para atender a esta comunidad olvidada, aislada y sin alimento, luego de que en una conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador se expusieran las condiciones de hambre y pobreza extrema en que viven los guarijíos, situación que se recrudeció con la crisis por la pandemia de la covid-19.

“Sí tenemos ya un planteamiento para darle seguimiento a la comunidad de guarijíos”, precisó la titular de Bienestar.

Este martes, dijo, estarán llegando a la base naval de Guaymas los paquetes alimentarios y de salud, y el miércoles llegarán un grupo de médicos que subirán en helicóptero a las comunidades de guarijíos en la sierra de Álamos.  Esto debido a que se constató que es una zona de difícil acceso a la que sólo se llega vía aérea, a pie o en mula. En total son 21 comunidades de guarijíos en Sonora, de las cuales 16 son de difícil acceso.

“La Marina nos va a ayudar a hacer un puente aéreo, ya fueron los compañeros, la semana pasada hicieron catorce horas (para llegar)”, expuso Albores.

Personal de Bienestar y del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) acudieron del 2 al 10 de junio a los pueblos más alejados, donde ninguna autoridad había llegado. Constataron las necesidades.

Las condiciones de hambre, aislamiento y abandono gubernamental las ha padecido la etnia desde hace cuatro décadas, desde que habitan esa región de la sierra sureste de Sonora, que carece de caminos y a donde autoridades, de los tres niveles de gobierno, nunca habían llegado.

“Haciendo un diagnóstico de esta comunidad, hace falta cuestiones de Salud, por eso van cinco médicos, y algunas cosas indispensables que serían como una primera parte de un paquete de atención.

“La Secretaría de Bienestar está planteando que se tenga que hacer un seguimiento periódico, a esta comunidad, estamos hablando de comunidades bastante alejadas”, destacó Albores.

Se estableció que la vía aérea es la mejor opción para llegar a esas comunidades, pues los paquetes alimentarios pesan alrededor de 30 kilos y en esta época de calor, una mula sólo puede cargar una caja. En temporada de frío aguantan hasta 100 kilos, según explican los guarijíos.

La Secretaría de Bienestar y el INPI también revisan otros apoyos que llevarán a estas comunidades y que van desde el programa de La Escuela es Nuestra, pensión a adultos mayores, regularización de actas de nacimiento, becas a estudiantes, incluso la posibilidad de abrir caminos, así como regularizar un padrón de guarijíos. Actualmente se estima que son alrededor de 3 mil distribuidos en la región serrana de Álamos y el Valle del Mayo en Navojoa.

Relacionado