Leyendo:
Alejandro Encinas recorre un ‘campo de exterminio’ en Tamaulipas

Un par de colectivos de búsqueda de desaparecidos aseguran haber encontrado más de 100 kilos de restos humanos en un rancho de Tamaulipas. El lugar es una de las 47 “cocinas” que utilizaron Los Zetas para destruir cuerpos humanos. Ése es el sitio que visitó Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación

Texto e imágenes: José Ignacio del Alba

GÓMEZ FARÍAS, TAMAULIPAS.- Alejandro Encinas dice que ésta podría ser una de las “cocinas” para deshacer cuerpos más grandes del estado. El predio, del tamaño de dos campos de futbol, fue utilizado por el grupo delictivo Los Zetas para quemar en tambos de 200 litros a –quizá- cientos de personas.

El horror que ha vivido Tamaulipas desde el 2009 no tiene comparación con ningún lugar del país. La “guerra contra el narcotráfico” ha dejado un saldo de miles de ausentes, muertos y desplazados. Y a pesar de que han pasado varios años de la época más sangrienta, las autoridades mexicanas llevan un registro muy escueto de lo que pasó en este estado fronterizo con Estados Unidos. Por lo pronto, el nuevo gobierno se propone investigar y ayudar a los familiares de desaparecidos a llevar una búsqueda a fondo. El “acompañamiento será continuo”, aseguró Encinas a las familias este viernes.

Desde el 2013 el gobierno mexicano supo de la existencia de este rancho por la declaración de un detenido. Sin embargo, las autoridades dejaron el predio abandonado. Fue hasta septiembre de 2017 cuando colectivos de víctimas tomaron la iniciativa para buscar a sus familiares desaparecidos. Lo que encontraron fue un “campo de exterminio”.

El Rancho el Papalote resultó ser un buen escondite para Los Zetas. Aquí elaboraron un sistema para incinerar cuerpos; en tambos de 200 litros se quemaron cadáveres con diésel y leña durante horas. Los restos fueron arrojados a un río cercano que dispersó los huesos. Desde entonces miles de fragmentos humanos quedaron esparcidos entre la vegetación y la tierra. El paso de ganado y el clima hicieron el resto, para un rompecabezas que parece imposible de armar.

Para los familiares de los desaparecidos el gobierno mexicano terminó de estropear el caso. “Dejó pasar tiempo valioso”, asegura Graciela Pérez, quien busca a su hija Milinaly, desaparecida en 2012.

Con una minuciosa revisión de restos humanos, cuyos tamaños pueden ser hasta de una semilla, lo familiares han acumulado alrededor de 100 kilográmos de restos humanos.

Desde septiembre de 2017, una treintena de familiares de desaparecidos se dividen el trabajo para buscar restos en El Papalote. Con palas, llenan un par de cubetas con tierra donde posiblemente haya restos humanos, luego se deposita el material recogido en cribas donde se deshacen de la arcilla fina; las piedras y maderas son minuciosamente revisadas. Un resto óseo puede ser del tamaño de una semilla. Los buscadores también recopilan objetos que podrían aportar a la investigación: un botón, una prótesis, un pedazo de tela. Hasta el día de hoy han reunido 84 diligencias con miles de restos encontrados.

La Comisión Estatal de Atención a Víctimas (Ceav), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Fiscalía General de la República (antes PGR) supervisan el levantamiento de restos en el predio. Hay peritos que aseguran que los trabajos en este sitio podrían durar más de un año.

El viernes 22, Alejandro Encinas Rodíguez, subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, llega al lugar a las 10 de la mañana en una camioneta blindada. El hombre de 74 años se pone con dificultad un traje de bioseguridad para entrar en la zona de búsqueda. También se rocía de insecticida para evitar la picadura de las chinches o del “pinolillo” que deja ronchas en el cuerpo.

Familiares de desaparecidos aprovechan la oportunidad para pedir ayuda. Una mujer se acerca y le dice que la escuche. Que en 2010 un camión con 29 personas desapareció con todo y chofer. Que allí iba su hermano. Que el caso no se ha investigado. Que así está Tamaulipas. Que por favor tome en cuenta su caso. Luego, la mujer se pone guantes de látex y tapabocas para buscar huesos entre la tierra.

Un hombre mayor revisa con cuidado la tierra en busca de huesos, quiere hallar una pista sobre su hijo; hace una pausa con la llegada del funcionario federal que tiene el encargo de encontrar a 40 mil desaparecidos en México y le explica: “yo tengo que dejar de trabajar para venir acá a hacer búsqueda”, dice, antes de pedir apoyo económico para seguir buscando.

Un detenido en 2013 dijo que en esa área, debían haber sido desaparecidas alrededor de 500 personas.

Los colectivos Voz y Dignidad por los Nuestros y Milynali Red le explican a Encinas que el problema no es hallar los huesos, sino su identificación, pues una vez que entregan los restos a la Fiscalía General los restos no son identificados, ni contrastados con perfiles genéticos.

“No es posible que nosotros estemos acumulando y acumulando restos”, dice Edith Pérez, de Voz y Dignidad por los Nuestros. La mujer explica que los trabajos de identificación de cuerpos que hace la FGR son demasiado lentos. A tal punto que los restos recogidos terminan por quedar olvidados en los laboratorios del gobierno.

-¿Hay capacidad forense para analizar muestras tan pequeñas?- se le pregunta a Encinas.

-Yo estoy convencido de que sí-. Dice el funcionario, antes de agregar que la Fiscalía General de la República está “subutilizada”.

-¿Tienen más casos como este en Tamaulipas?

-Tenemos denuncias en prácticamente todo el estado.

Los Zetas y el Cártel del Golfo protagonizaron una cruenta batalla por Tamaulipas, que es el principal paso de mercancías y personas para llegar a Estados Unidos. La violencia ha disminuido pero la batalla entre los cárteles no ha terminado.

Varias organizaciones de víctimas tienen localizados al menos 47 lugares que pudieron ser utilizados como “cocinas” por Los Zetas. En estos sitios ubicados entre los límites de Tamaulipas y San Luis Potosí no han sido investigados por la Fiscalía General.

Ante la empresa monumental que tiene enfrente, Encinas dice que será necesario inventar fórmulas para localizar a los ausentes. “Vamos a tener que tropicalizar los métodos de búsqueda”.


El viernes, después de que Pie de Página anunció en Facebook la presencia del subsecretario en la búsqueda, decenas de personas comenzaron a enviar los datos y fotografías de sus familiares ausentes. Compartimos la publicación esperando que pueda servir para localizarlos:

PUBLICACIÓN EN FACEBOOK CON FOTOGRAFÍAS DE PERSONAS DESAPARECIDAS

Consulta nuestra cobertura:

“México es una enorme fosa clandestina” Encinas

AMLO reconoce labor de víctimas en búsqueda de desaparecidos y anuncia plan

Buscadores

Crónica viva de un país en ruinas


“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: https://piedepagina.mx“.

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Escribe las palabras a buscar.