¡Zapata Vive!

13 diciembre, 2019

¿Ofende más un Zapata gay que los nocivos efectos sociales del estigma y la discriminación? Sin haberlo siquiera imaginado, los detractores de esta obra La Revolución”, de Fabián Cháirez, han catapultado a la fama al artista plástico, otrora conocido solamente en los círculos de la comunidad LGBTTTI, y lo han colocado como un ícono de la cultura pop mexicana

Twitter: @tuyteresa

¿Es ofensiva la representación de Zapata en zapatillas de Fabián Cháirez?, ¿Por qué causa tanto resquemor una imagen así? Este 27 de noviembre se inauguró en el Palacio de Bellas Artes la exposición: “Emiliano Zapata después de Zapata”. 

La curaduría a cargo de Luis Vargas, propone un recorrido con lo más representativo del Caudillo del Sur, durante el siglo veinte y lo que va del veintiuno. 

En el texto de apertura se lee: La exposición despliega las diversas, y a menudo contradictorias transformaciones de las imágenes de Zapata como héroe revolucionario, símbolo racial, guerrillero contemporáneo o bandera de las luchas feministas y los activismos contemporáneos.

Estridente, ofensiva, oprobiosa… así definen algunos detractores, la pintura titulada: “La Revolución”, de Fabián Cháirez. 

En contraste, grupos de la diversidad sexual, feministas, y organizaciones como Artículo 19, han reivindicado la obra desde la libertad de expresión. 

Fabián Cháirez es un artista plástico mexicano originario de Chiapas. Su obra se centra en la crítica a la representación hegemónica de lo que se considera como “masculino”, representa otra mirada sobre arquetipos tradicionalmente “masculinos” como charros o luchadores. 

“La Revolución”, -creada en 2014-, se presentó por primera vez en la Galería José María Velasco en 2015 y posteriormente en el Salón Marrakech, conocido punto de encuentro de la comunidad gay. 

Este óleo sobre tela de 30 x 20 cm., muestra a un Zapata desnudo con un sombrero rosa, una delgada banda tricolor rodeando su torso y unas zapatillas-pistola. El Caudillo del Sur monta un musculoso caballo blanco con el pene visiblemente erecto. 

“Si Zapata viviera, en su madre les pusiera.”

“Si Zapata viviera, en su madre les pusiera”, fue una de las consignas de grupos campesinos que este martes 10 de diciembre irrumpieran en el Palacio de Bellas Artes para exigir el retiro de la obra, algunos amenazaban con quemarla. Es en este contexto que un joven de la comunidad LGBT, fue golpeado al interior del recinto, y despojado de sus pertenencias.

Conapred se ha pronunciado a favor de la libertad artística y la diversidad sexual: “Considerar que una orientación sexual o identidad de género es mejor que otra es una creencia que sostiene la discriminación estructural y la violación de derechos”. El Museo de Memoria y Tolerancia, colectivas feministas y grupos de la comunidad LGBTI se han sumado a este reclamo. 

En un país donde diariamente se cometen 10 feminicidios y los crímenes de odio-LGBT nos colocan en uno de los primeros tres lugares en América Latina, este hecho debería llevarnos a una profunda reflexión sobre lo que nos mueve como sociedad.

Datos de la Encuesta Sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018 señalan que ante un contexto social de gran hostilidad y discriminación, casi la mitad de las personas encuestadas ha tenido algún pensamiento suicida, y una de cada cinco lo ha intentado alguna vez. 

¿Ofende más un Zapata gay que los nocivos efectos sociales del estigma y la discriminación? 

Es increíble como una sola obra de entre la 141 provenientes de 70 colecciones nacionales e internacionales haya despertado tal nivel de intolerancia. Acerca de las consideraciones estéticas de la obra darán cuenta los expertos. 

Se trata de un hecho escandaloso si tomamos en cuenta las cifras de violencia contra grupos específicos, como la comunidad LGBTTTI, afrodescendientes, personas migrantes y más. 

El 9 de diciembre, Jorge Zapata González, nieto de Emiliano Zapata, anunció que emprendería acciones legales contra el pintor, el Palacio de Bellas Artes y la Secretaría de Cultura. Finalmente, este 12 de diciembre Jorge Zapata y su familia desistieron la demanda de quitar la obra, a cambio de que la Secretaría de Cultura retire la fotografía de los promocionales. 

Una de las certezas más interesantes es que sin haberlo siquiera imaginado, los detractores de esta obra, han catapultado a la fama al artista plástico -otrora conocido solamente en los círculos de la comunidad LGBTTTI- y lo han colocado como un ícono de la cultura pop mexicana.

La exposición: “Emiliano Zapata después de Zapata” se inauguró el 27 de noviembre de 2019 y permanecerá hasta 16 de febrero de 2020.

Columnas anteriores:

Si no puedo bailar, ésta no es mi revolución

Racismo y discursos de odio


Guionista, reportera, radialista. Cubre temas culturales, sexualidad, salud, género y memoria histórica. En sus ratos libres explora el mundo gastronómico y literario. Cofundadora de Periodistas de a Pie.

Contenido relacionado