Plan de Justicia Yaqui incluye cambiar trazo del gasoducto

7 agosto, 2020

El presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió con el pueblo Yaqui a la restitución de tierras, dotación de agua, a pedir disculpas por el exterminio y a cambiar el trazo del gasoducto, a través de una Comisión que él mismo encabeza

Texto: Reyna Haydeé Ramírez

Fotos: Presidencia

VÍCAM, SONORA.-En una reunión significativa, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo presidencial para hacer un Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui, que incluye cambiar de ruta el gasoducto Guaymas-El Oro. La imagen recuerda que hace 80 años el general Lázaro Cárdenas se reunió en Pótam con la tribu Yaqui para restituirles parte de lo que fue su territorio y agua.

Duró casi tres horas y el acuerdo fueron calificados por la Nación Yaqui como históricos. AMLO establece una justicia integral que incluye la restitución de sus tierras y el agua legadas por Cárdenas en los años treinta. También, atención a la calidad de vida y sus demandas añejas como la resolución de conflictos como el gasoducto que atraviesa su territorio. Todo ello para garantizar la justicia negada.

Fue más bien una ceremonia solemne en la ramada oficial de Vícam Pueblo. A más de 40 grados centígrados y a la vista del pueblo que se congregó alrededor de las vallas de acero colocadas para la protección del presidente y la sana distancia por la pandemia de covid-19.

Ahí López Obrador y su gabinete social se reunieron con los gobernadores oficiales de los ocho pueblos de la Nación Yaqui. De Ráhum, Huírivis, Pótam, Bácum, Bélem, Tórim, Loma de Guamúchil, Vícam y como invitado especial el gobernador de Pascua Yaqui, radicado en Arizona, Estados Unidos.

«En 1934 llega Cárdenas y 24 años después de la Revolución le restituyen las tierras a los Yaquis. Ahora queremos hacer justicia y por eso estoy de nuevo aquí.

«Los yaquis uno de los pueblos que más sufrió la represión en el ‘porfirismo’. Al quitarles las tierras se asesinaron a 15 mil yaquis, a sus antepasados, de manera brutal, como lo hicieron los colonizadores en la conquista. Se cometieron muchas atrocidades por el despojo de las tierras», destacó el presidente.

Y los Yaquis recordaron un documento al que Cárdenas dio lectura cuando les anunció la dotación de 400 mil hectáreas en tierras al sur de Sonora.

«La resolución presidencial concreta que el territorio definido será respetado como exclusiva propiedad de la tribu y, aún más, indica que le será señalada una cantidad de agua necesaria para sus cultivos», destacaron.

Justicia antes que progreso

López Obrador destacó que en su gobierno el campesino no es estorbo para el progreso, como se pensaba antes, que era el progreso antes que la justicia.

«Pensamos distinto, sostenemos que progreso sin justicia es retroceso», enfatizó.

Este jueves firmó el acuerdo para constituir formalmente la Comisión de Justicia para los Yaquis, que presidirá él mismo y su suplente será el titular del INPI, Adelfo Regino Montes.

«Primero es tierra y agua y cuando hablamos de comisión, es que vengan a trabajar los servidores públicos como si pusieran un campamento acá, oficinas para estar trabajando en el campo, en el terreno.

Los compromisos

Primero, que se haga un replanteo de la tierra comprendida en la resolución del general Lázaro Cárdenas. Un replanteo que se vea cuánto está invadido a detalle. Que sepamos.

«Debe de haber nuevos núcleos agrarios, se tiene que saber de qué tipo, quiénes son los que están ocupando esas tierras, qué tiene que ver, cuáles son propiedades privadas, si tiene papeles y cuánto se considera terrenos nacionales. Tener un conocimiento muy detallado y empezar a buscar las soluciones», precisó.

Una vez que se determine a detalle el estado de las tierras asignadas por el general Cárdenas, se contemplan soluciones como la restitución por mandamiento presidencial con pago de indemnización hasta recuperar lo que hoy son terrenos nacionales.

«Eso mismo se tiene que hacer con respecto al agua, en la resolución del general venía también lo de la dotación del agua, hay que ver dónde está el agua, quién la está usufructuando y que solución se va a dar a este tema. Eso lo tiene que ver la conagua», enfatizó López Obrador.

El presidente también anunció que una segunda acción es el Bienestar, que los Yaquis tengan acceso a créditos, pensiones, calidad de vida. Y en tercer lugar la atención a sus demandas.

«Qué hacer con la agricultura, con la ganadería, con la pesca, los servicios básicos, que haya drenaje. En los ocho pueblos, que haya agua. Servicios médicos, educación, arreglar los poblados, la vivienda, mejorar los espacios urbanos.

«Repito, primero la tierra y el agua; segundo, programa integral de bienestar, y tercero, atender demandas. Como lo del gasoducto, dialogar y buscar acuerdos», precisó.

Caos carretero y protestas

Un grupo inconforme de la tribu Yaqui, de gobiernos duales, recibió al presidente con un bloqueo de la carretera federal número 15. El cierre causó filas de automóviles de alrededor de 5 kilómetros. Y se mantenía aún hasta la noche de este jueves.

En su visita a Sonora, el presidente fue recibido con una serie de protesta en Cajeme y Guaymas, entre ellas el bloqueo total de la carretera federal número 15 a la altura de Vícam Estación, donde autoridades duales de los yaquis que entre otras demandas exigen la cancelación del Acueducto Independencia que trasvasa agua de la presa El Novillo a Hermosillo.

El cierre total ocasionó un caos y filas de hasta cinco kilómetros de norte a sur y de sur a norte, cientos de tráileres, autobuses, camiones de carga, que transportan mercancía e incluso pipas y carros particulares, y una patrulla de la Policía Federal que sólo intentó dar seguridad para evitar accidentes.

El presidente tuvo que salir y entrar por un camino alterno, rodear por el valle de los campos agrícolas de la región, para llegar del cuartel militar en Ciudad Obregón a Vícam Pueblo en Guaymas.

Un autobús lleno de migrantes, procedentes de Veracruz rumbo a Tijuana y otros puntos de Sonora a donde venían  trabajar estuvo varado desde las 6:45 hasta cerca de las 15:00 horas, cuando el grupo fue a dialogar con los yaquis para pedirles el paso, pues llevaban niños y tenían todo el día sin comer. A esas horas permitieron el paso, ya que el presidente se retiró del lugar. Aunque sólo de carros particulares con mujeres y niños.

A las instalaciones del 60 Batallón de Infantería en Cajeme llegaron habitantes de Buenavista y denunciaron que indígenas yaquis intentan desalojarlos argumentando que son sus tierras.

Mineros de Cananea exigieron la promesa presidencial de hacer justicia laboral en la huelga que enfrentan desde hace 13 años contra Grupo México.

Vecinos de Bahía de Kino que exigen la cancelación de una obra de drenaje que impuso la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas y que, denuncian, carece de Manifestación de Impacto Ambiental y aseguran que impactará al medio ambiente y su principal fuente de empleo que es el turismo.

Otras personas acudieron también con casos particulares, y la exigencia de justicia en casos legales, como el asesinato del empresario de Medios Obson, Jorge Armenta, en Cajeme. Así como ejidatarios de Caborca que continúan con la exigencia de que se garantice su derecho a la tierra en el ejido El Bajío, que actualmente enfrenta un nuevo juicio contra la minera Penmont del empresario Alberto Bailléres.

También opositores impulsados por el movimiento político Frenaa estuvieron presentes con pancartas y grito de consignas contra el presidente.

Relacionado