Leyendo:
Tiroteo en El Paso une en duelo a fronterizos

Residentes de Ciudad Juárez y de El Paso se solidarizaron con las víctimas de la balacera en Walmart y Cielo Vista Mall, que dejó 20 muertos y 26 heridos. Tres mexicanos murieron en el ataque que autoridades de Estados Unidos califican como un crimen de odio. El presunto atacante, un hombre blanco de 21 años, habría escrito un manifesto antimigrante antes de la masacre

Por: La Verdad

Fotos; Rey R. Jáuregui

CIUDAD JUÁREZ, CHIHUAHUA .– Frente a la valla que divide México y Estados Unidos, decenas de habitantes fronterizos encendieron velas y lámparas de teléfonos móviles para externar su solidaridad con las víctimas del tiroteo realizado este sábado en un centro comercial de El Paso, Texas, que dejó 20 muertos y 26 lesionados.

“Venimos a mostrar apoyo y solidaridad con nuestra ciudad hermana, El Paso… el tiroteo nos consternó”, dijo Idhali López, de Rotaract Juárez Ejecutivo, grupo que convocó a la vigilia para repudiar ese acto de odio, ocurrido antes de las once de la mañana cuando un hombre armado, de 21 años de edad, irrumpió en el Walmart del centro comercial Cielo Vista de El Paso y desató una masacre.

Del lado estadounidense de la frontera, residentes reunidos en El Paso High School y en algunas iglesias también iluminaban la oscuridad de la noche con decenas de velas encendidas en honor a las víctimas masivas de ese acto que dejó en duelo a la ciudad catalogada como una de las más seguras de Estados Unidos.

“Deseamos de todo corazón que esto no vuelva ocurrir”, dijo Lucía Valenzuela, quien ayer se sumó a la vigilia en El Punto, de Ciudad Juárez, lugar donde el papa Francisco celebró en el 2016 una misa binacional en la que imploró por los migrantes.

“Éste es un punto donde se ve la ciudad hermana, donde ellos también nos pueden ver”, agregó Idhali antes de encender su veladora y sumarse a los fronterizos que vestidos de blanco.

“Verlo en una ciudad que nos dicen es de las más seguras… nos hizo volver a sentir que no estamos preparados para volver a sentir la violencia”, dijo en alusión a la crisis de inseguridad vivida en Juárez años atrás.

“Todos tenemos un lazo con El Paso, es nuestra ciudad hermana y el duelo que tiene no es algo que se pueda ignorar”, dijo Idhali.

Un día entre disparos y duelo

El tiroteo en el complejo comercial –muy concurrido por mexicanos– dejó 20 muertos y 26 lesionados, entre ellos varios infantes. Seis de ellos son mexicanos.

El autor del ataque huyó, pero fue alcanzado y arrestado sin incidentes, informó el vocero del departamento de la policía de El Paso.

El presunto responsable fue identificado como Patrick Wood Crusius, un joven blanco, de 21 años, residente en un suburbio de Dallas, Texas. Su aspecto -armado con un rifle, equipado con gafas y audífonos- trascendió minutos después de la masacre en una imagen captada del video de las cámaras del sistema de seguridad de la tienda, difundida por internet.

Otros videos tomados por testigos y difundidos por redes sociales muestran el pánico extendido en medio de la balacera, con personas tiradas en el piso, ensangrentado, con decenas de clientes que corren a refugiarse en el interior de los locales y también cuando son evacuados por agentes de la policía.

La situación desató un caos en la ciudad fronteriza colindante con Juárez y habitada por unas 680 mil personas, que actualmente se encuentra en medio de un debate político por el arribo de miles de migrantes, solicitantes de asilo político a Estados Unidos.

“Es uno de los días más sangrientos de la historia del Estado”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbot, quien arribó a El Paso y se sumó a una oración por las víctimas en un servicio celebrado en la iglesia San Pío.

Las autoridades estadounidenses investigan un manifiesto antimigrante presuntamente elaborado por el atacante. Se trata de un documento de cuatro páginas titulado “Probablemente voy a morir hoy”, que habría sido publicado en un foro ultraderechista de internet poco antes de la masacre. 

De acuerdo con The New York Times, el documento expresa posturas racistas y habla del ataque como “una respuesta a la invasión hispana de Texas”. “Los hispanos tomarán el control del Gobierno local y estatal de mi amado Texas”, dice el manifiesto, según el diario estadounidense. 

Mexicanos entre las víctimas

A unas horas de la tragedia, el gobierno de México dio a conocer que hay tres mexicanos entre las víctimas mortales de este masacre y que se tenía información de siete mexicanos entre los lesionados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó vía Twitter que a las once de la mañana de este domingo, el canciller Marcelo Ebrard fijará la postura del gobierno mexicano ante lo ocurrido.

Hasta la tarde de este sábado, el gobierno federal había informado que había seis mexicanos entre los lesionados entre los hospitalizados en El Paso.

A través de su Twitter, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que tres de los heridos estaban identificados:

Mario de Alba Montes, de 45 años, quien recibió un balazo en la espalda; Olivia Mariscal Rodríguez, de 44 años, herida en el pecho y una mano; así como Erika Alma Mariscal, de 10 años, lesionada en la pierna. Todos de Chihuahua.

Sobre otros tres mexicanos heridos, Ebrad dio a conocer que se trata de dos hombres y una mujer de Torreón, Coahuila, y de Ciudad Juárez, quienes están recibiendo atención médica apoyados por personal del consulado mexicano en El Paso.

La mañana de este domingo, el canciller actualizó la cifra oficial a siete heridos.

Esta nota fue publicada origonalmente en La Verdad Juárez, que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Cosulta aquí la publicación original

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Escribe las palabras a buscar.