Leyendo:
Suspenden construcción de Aztecas 215. Vecinos van por cancelación

Texto: Arturo Contreras. Foto: Ernesto Álvarez

Después de más de dos años de resistencia, vecinos de los pedregales de Coyoacán, al sur de la ciudad, lograron que se suspendiera un proyecto inmobiliario erigido sobre un manantial, y cuyos constructores tiraban miles de litros de agua al drenaje. Sin embargo, queda pendiente la cancelación total de Aztecas 215, emblema de la corrupción inmobiliaria durante el sexenio de Mancera, según los vecinos

El martes pasado, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda suspendió las obras de construcción del desarrollo habitacional que la inmobiliaria Quiero Casa había emprendido desde 2015. La decisión es una pequeña victoria para el grupo de vecinos que ha encabezado una resistencia contra de tres torres con 377 departamentos que se erige en la colonia de Los Reyes, en la alcaldía Coyoacán.

“Esta obra demuestra la corrupción inmobiliaria que imperó en la administración Mancera. Las irregularidades encontradas en la revisión de los expedientes nos hacen constatar cómo se manejaron las instituciones para permitir el avance de proyectos inmobiliarios”, lee en el micrófono María Sugawara, una de las vecinas que se ha organizado para detener la construcción de los departamentos.

El conflicto entre la constructora y los vecinos empezó en 2016, después de que, durante las obras de cimentación, los trabajadores le pegaran a la lotería hídrica. Con la excavación descubrieron un manantial somero. Una fuente de agua limpia y cristalina.

En aquel entonces, la constructora decidió mandar toda el agua que emanaba del manantial directo al caño, literalmente. Incluso se llegó a conectar tubería industrial, alimentada por bombas hidráulicas, para sacarla del predio y los estacionamientos del edificio de departamentos en construcción.

Así, desde hace más de dos años, la empresa constructora presidida por José Shabot mandó al desagüe, día y noche sin parar, un estimado de 65 litros por segundo; lo suficiente como para abastecer de agua a unas 15 mil 300 personas por día.

La suspensión no es por el agua

A pesar de que esta es una primera victoria, no es aún la que esperan los vecinos de la Asamblea General de Pueblos, Barrios y Colonias de los Pedregales de Coyoacán. La obra se suspendió porque rebasaba los niveles de construcción permitidos por el plan de desarrollo urbano de la zona, al contar con ocho niveles cuando el tope es de cinco, y no por el derroche de agua que hasta el 13 de diciembre se sigue haciendo.

“Esta fue la causa formal y ya se pudo parar, ahora esperamos irnos con la causa de fondo”, asegura el doctor en Derecho Rodrigo Gutiérrez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, quien ha estado acompañando a los vecinos con asesoría legal. “El manantial es un bien nacional y cultural dañado, y eso es lo que nos interesa, el problema de fondo. ¿Cómo es que la Sedema no haya intervenido antes?”

El viernes 14 de diciembre, los asesores legales y el grupo de vecinos se reunirá con funcionarios de las secretarías de Medio Ambiente Local y de Desarrollo Urbano y Vivienda. Esperan que de esto se puedan dar pasos hacia la cancelación definitiva de la obra.

Esta no sería la primera junta que realiza la nueva administración de la ciudad y los vecinos de los pedregales; en una anterior, se había acordado dar seguimiento y solución a las demandas de los vecinos, lo que permitió levantar este día el plantón que sostenían frente a la obra desde abril de 2016 y que había sido desalojado con violencia por granaderos en diciembre de 2017 –fue reinstalado nueve meses después, en agosto de este año–.

“Esperamos que lo que se viene con el cambio de administración es el cambio a un modelo de ciudad más humano. Por eso, pedimos que se cancele de forma definitiva esta obra, como muestra de buena voluntad de la nueva administración”, explica con voz fuerte y convencida el abogado Gutiérrez.

Quiero Casa: ejemplo de la gentrificación

Para Rodrigo Gutiérrez, el ejemplo encabezado por Quiero Casa es una clara muestra de cómo actuó durante el sexenio pasado la gentrificación o el blanqueo por despojo en la ciudad:

Primero, las empresas inmobiliarias se aprovechan de la riqueza externa que poco a poco fue creando la gente que llegó a habitar determinado lugar, como el trazo de calles, la distribución urbana, o el tejido de servicios y comercios en la colonia.

Después, se apoderan de un terreno y crean estos desarrollos enormes para cientos de familias, volviendo los servicios existentes escasos, lo que sube el precio de todo alrededor y va expulsando poco a poco a los pobladores originales con menos capacidad adquisitiva.

“La gente construyó todo por acá, y al final llegan las inmobiliarias para quedarse con todo”, lamenta el abogado, quien asegura que estas tácticas se traducen en violaciones a los Derechos Humanos, en más corrupción y mayor desigualdad”.

Pero la meta de los activistas no se enfoca directamente en la gentrificación, sino en el rescate del agua. Más allá de la cancelación definitiva de la obra, buscan que el agua que se está desperdiciando pueda aprovecharse para usarse en las colonias aledañas, que sufren desabasto. De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Geología de la UNAM, y que fue acreditado por el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, el manto suministra de líquido a un manto profundo, y de aprovechar su caudal, podría surtir a cuatro plantas potabilizadoras que suministrarían agua a las colonias aledañas.

A pesar de que la obra no se ha concluido, y de que la construcción está suspendida, en el complejo habitacional de tres torres ya vive gente. Una de las torres está en funcionamiento, a pesar de que todavía tiene encima una grúa de construcción.

Al final de la reunión de vecinos, en la que se anunció la victoria y se comunicaron los pasos de los vecinos a seguir en la lucha, Doña Fili, una de las vecinas que ha acompañado el proceso desde su inicio, está callada. Pensativa no se levanta de su silla a mitad de la calle, mientras observa al monstruo de concreto.

“Yo digo ‘qué bueno’, pero sabemos que no es lo que queremos, es el resultado de la lucha, pero queremos la cancelación total. Antes, en ese predio había plantas de todas, hasta medicinales, pero todo lo convirtieron en cemento frío; nos está tirando toda la vida en la ciudad”, concluye.

Consulta nuestra cobertura:

La batalla en un escenario


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: https://piedepagina.mx“.

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Escribe las palabras a buscar.