“Sabemos que falta mucho”: primer informe de Sheinbaum

7 diciembre, 2019

Claudia Sheinbaum hizo un balance del primer año de gobierno en la Ciudad de México con un evento breve, escueto y con poca presencia de apoyo en las calles. Enumeró avances en infraestructura, género, seguridad. Reiteró los compromisos de vivienda digna, para evitar el alza de precios en el mercado inmobiliario, contra la corrupción, entre otros.

Texto y fotos por Arturo Contreras Camero

Hace un año, cuando Claudia Sheinbaum tomó protesta, o hace 200 días, cuando dio un primer informe de actividades, la gente la aclamaba en las calles. Pero hoy, pareciera que sus seguidores se ocuparon en otras cosas.

Hoy las calles no están atiborradas, los cierres viales son mínimos. En el primer cuadro de la ciudad, la mañana de sábado transcurre con normalidad. Hace un año la presencia del presidente, López Obrador, ayudó a centrar la atención en la jefa. Pero hoy al informe asiste, en representación de la presidencia, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Las pocas filas de ciudadanos que vienen a apoyar a la doctora hacen filas muy ordenadas en la esquina de Donceles y Allende, a unos metros de la entrada del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. 

¿De dónde vienen, por qué vinieron a ver a la jefa? Se le pregunta a uno. No sabe qué responder. Apurado, busca a su ‘jefa’, una mujer que parece organizar a una veintena de personas. “Somos vecinos que nos organizamos para ver si nos dejaban pasar a escuchar el informe”, responde a regañadientes. 

Más atrás, una voz parecería desmentir lo que dice la mujer. “¿Qué ahora no nos van a pasar lista?, ni para qué venía”. Poco a poco, todos van entrando al tercer piso del teatro.

Evento oficial

En la banqueta, la crema de la política local se saluda y hace migas, como si la calle fuera una suerte de alfombra roja para las celebridades. Cuando llega el secretario titular de alguna dependencia, un tropel de camarógrafos y reporteros lo sigue por la calle para arrancar la declaración del día. 

La mayoría omite las preguntas y pasa de largo. Pocos se quedan a responder los cuestionamientos de la prensa. El padre Solalinde es uno de ellos. También el senador independiente que hizo campaña junto al PRD y el PAN en las pasadas elecciones, Emilio Álvarez Icaza. Son las únicas figuras que asemejan a algún tipo de disidencia que se presentan para escuchar el informe. 

Al cuarto para las once de la mañana, los invitados, secretarios, delegados, mandos policiales, generales entran al teatro.

En la calle no queda nadie más que los periodistas, cuando desde la esquina aparece un sedan gris, poco lujoso y visible. Es el auto de la jefa de gobierno. Sin decir mucho, con una sonrisa en la cara baja y entra al recinto. Instantes antes, una reportera le alcanza a gritar “¿Cómo se siente hoy?”. Sin poner mucha atención, y con un tono dubitativo responde: “Llegamos… bien”.

El informe

Al interior del teatro, sola, frente a un atril blanco y bajo una luz cenital, la doctora que encabeza el gobierno de la ciudad lee un mensaje de una hora, de corrido y sin interrupciones. Con pausas ocasionales que usa para salirse del guión y añadir un par de palabras al discurso.

Se centra en los puntos más importantes de su gestión, según dice. Educación, vivienda, mujeres, infraestructura, movilidad integrada, cultura, innovación y seguridad son los puntos centrales de su discurso.

“Soy de una generación que desde muy jóvenes luchamos siempre por la educación gratuita y de calidad, construida en la democracia y en la diversidad, en el respeto y en el saber científico y pluricultural”, dice la jefa de gobierno, haciendo referencia a los movimientos estudiantiles de los que formó parte. 

Después, enumera los logros en la materia sin que nadie replique. Algunos aplausos suenan, pero no siempre son lo suficientemente fuertes para que Sheinbaum detenga su discurso, que poco cambia con los discursos que pronunció en dos informes anteriores, uno en este mismo teatro y el otro, ante una plaza de las Tres Culturas llena de ‘seguidores de base’ que fueron llevados en camiones y micros desde todos los rincones de la ciudad.

Puntos centrales

Sobre el tema de vivienda aclama el programa de regeneración de vivienda que busca crear 12 corredores de vivienda que, según dice, es la clave para evitar el alza de precios en el mercado inmobiliario, la corrupción y la gentrificación.

Asegura también que la atención que su gobierno da a las mujeres ese esencial y como muestra pone la Alerta de violencia contra las mujeres, una medida autoproclamada que, según aseguran organizaciones de defensa de mujeres, no es suficiente.

Según la jefa, sus acciones se inspiraron en las movilizaciones de cientos de mujeres jóvenes en la ciudad y en el mundo, aunque hace unos meses, cuando este tipo de protestas iniciaron, la primera reacción de la jefa fue tachar las protestas de “provocaciones”.

Desprendido de estas acciones, asegura que en este año se han detenido a mil 27 agresores sexuales. Sin embargo, las protestas por seguridad en las calles solo parecen cobrar más fuerza.

Después hace un recuento en los avances en materia de movilidad, mismos que han causado marchas y bloqueos constantes de transportistas y taxistas. Resalta el mantenimiento a las vías del tren ligero, el inicio de la construcción de un sistema de teleféricos y la ampliación de dos de las líneas de Metrobús.

También resalta los trabajos de mejora en drenaje, una de las apuestas más grandes de la ciudad en cuanto agua, mismos, que por su envergadura y alcance, han generado obras por todas las colonias de la ciudad, mismasa que ya empiezan a generar molestia entre los vecinos.

Sobre seguridad, la jefa destaca que la tendencia de violencia, basada en el número de carpetas de investigación por delitos de alto impacto, comienza a disminuir. “El objetivo no es decir que es suficiente”, asegura. “Sabemos que falta mucho. Que la seguridad es lo que más afecta a la ciudadanía y estamos todos los días dedicados a ello”.

Después, promete que el próximo año terminará con los robos en transporte público, uno de los delitos que más ha aumentado durante su gestión.

Después de unas pocas frases más, Sheinbaum Pardo asegura que la Ciudad de México es protagonista de la Cuarta Transformación. Entre vítores y aplausos, termina su discurso. Sin más, desaparece del escenario y la gente empieza a dejar el teatro. Sin más, el evento termina.

Consulta nuestra cobertura:

Las crisis del primer año de Claudia Sheinbaum

Sheinbaum autodeclara alerta de género; organizaciones la ven incompleta


Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Contenido relacionado