Rescate en Tepetitán, la tierra del presidente, ahora bajo el agua

11 noviembre, 2020

Operaciones del Ejército, tras las inundaciones de Tabasco. Foto: Carlos Marí

Tepetitán, el pueblo natal del presidente López Obrador, es el último reducto donde más pega la creciente del río desbordado en Macuspana. Elementos militares y de Protección Civil han rescatado, a bordo de sus lanchas, a más de 300 personas, con maniobras riesgosas

Texto y fotos: Carlos Marí 

TEPETITÁN, MACUSPANA.- Apenas llegó el contingente militar al albergue principal de esta villa, que se encuentra inundada por la creciente del río Tulijá, la tarea principal que asumió fue no sólo ayudar a familias a salir y sacar sus pertenencias de viviendas que hay en el poblado, sino también rescatar a las personas que encuentran río abajo.

Tepetitán no sólo es ahora conocido por ser el pueblo natal del presidente Andrés Manuel López Obrador, sino por ser el último reducto donde más pega la creciente en Macuspana, como consecuencia de las torrenciales lluvias en la zona norte del vecino estado de Chiapas, como por el paso de los frentes fríos 9 y 11 por la planicie tabasqueña.

Por la contingencia de inundaciones en Tabasco, las autoridades han reportado más de 141 mil personas afectadas por el desbordamiento de seis ríos, entre ellos el Carrizal, Viejo Mezcalapa y Grijalva, que impactaron zonas urbanas periféricas de Villahermosa, como rancherías y poblados de gente pobre. 

En el caso de Tepetitán, una villa que cuenta con mil 500 habitantes que en su mayoría se dedican a la ganadería y a cultivos, se trata de la mayor inundación registrada en la zona por los menos en los últimos 60 años.

“Por el desbordamiento del Tulijá, ya tenemos cuatro días que estamos en el agua, y es una inundación histórica, porque nunca antes se había inundado la villa como ahora. Sí se había inundado una parte, pero por primera vez se fue completamente al agua”, comenta el delegado municipal Norberto Alamilla Pérez. 

Por eso, la tarea de los militares de rescate en el Tulijá no les es fácil, sobre todo cuando con la creciente, se ha convertido en río sumamente caudaloso y sus aguas cubren grandes extensiones de ranchos ganaderos y cultivos.

El rescate río abajo

Tan sólo para rescatar a una familia que se encontraba a 6 kilómetros río abajo de la cabecera municipal, a la altura del poblado Castro Güiro, significó más de dos horas y media, aun cuando los militares iban acompañados de un guía del lugar. 

A pesar de que el recorrido se realizó con una lancha con motor fuera de borda, el problema no fue la capacidad de desplazamiento, sino atravesar los escollos desatados por la creciente.

En el trayecto, libraron plantaciones, cercas de rancho que ahora están por debajo del espejo de agua, cableados de energía eléctrica que anteriormente estaban con suficiente altura y ahora sin un peligro para transitar en embarcaciones. 

Al cruzar las carreteras, la lancha militar se topó también con un deslizamiento en forma de rápidos, y al intentar acortar una ruta por arroyos, los soldados se encontraron con palos flotando que obligaron a dar revés.

En la trayectoria al poblado Castro y Güiro, ubicado a 6 kilómetros río abajo, un lugareño que llevaba a bordo de un cayuco a un par de adultos mayores y tres niñas pidió el rescate a los militares. En medio de la creciente, lograron el trasiego. 

Por los tramos librados de corriente, con dificultad, obligaron a tomar otra ruta que resultó con un riesgo similar, porque eso significó atravesar nuevamente tramos de carretera, en los que hubo que subir la lancha y botarla; lo mismo pasó entre algunos matorrales. Los militares se echaron al agua para empujarla. 

La familia rescatada se mantuvo abrazada a bordo, a la expectativa, pero aún con la preocupación de haber dejado a otros parientes en casa resguardando sus pertenencias. 

“La  inundación nos pegó como a las cinco de la tarde del sábado, cuando empezó a subir y subir, y en cuestión de segundos nos llegaba hasta la cintura. Perdí toda mi ropa. Tenía unos 20 animalitos en el patio, entre pollos y puercos, además tenía frijol y maíz, porque participamos en el programa Sembrando Vida, pero todo se perdió. Allá en la casa se quedó mi hija y mi nuera, porque aún están alzando cosas”, lamentó la señora Hilda López Reyes. 

Casi a las 5:30 de la tarde, el sol empezaba a ocultarse y a la mayoría de la tripulación de la lancha le preocupaba que los constantes apagones del motor continuaran. Al menos en ocho ocasiones se ahogó. Finalmente, el regreso al terraplén del que el grupo partió sucedió unos minutos después. Fueron dos horas y media de travesía.

Una mujer llegó al momento del desembarque y preguntó por sus familiares. No hubo razón de ellos. No se pudo avanzar más entre la fuerte corriente del río. Ella llora. Los militares responden que la tarea de rescate continuará al día siguiente.

Por problemas del motor, otra lancha de militares tardó más en retornar y arribar, finalmente; volvió al filo de las seis y media de la tarde. 

En este poblado, las brigadas de Protección Civil del Estado tampoco descansan con sus maniobras de rescate que realizan con una lancha y un vehículo de tres toneladas.

“Hemos ayudado a salir de sus casas a alrededor de 150 personas en condiciones de haber perdido sus pertenencias entre el agua, que les alcanza de 70 a 80 centímetros. A la mayoría los hemos traído a los albergues de la comunidad y a otros a otras zonas más altas”, relató el brigadista Limbert López.

En cuestión de tres días, brigadas de las Fuerzas Armadas y de Protección Civil han rescatado, a bordo de sus lanchas, a más de 300 personas, con maniobras que en ocasiones, han sido de riesgo. 

Cinco días de incomunicación

Mientras tanto, en Tacotalpa, municipio donde golpeó la creciente del río Oxolotán, la Coordinación Nacional de Protección Civil envió, vía aérea, víveres y kits de limpieza al poblado Caridad y Guerrero, que permanece incomunicado desde hace cinco días.

“Nuestra principal necesidad que tenemos es la reconstrucción del puente colgante y de las casas, que son alrededor de 20 las que quedaron destruidas”, dijo Indalecio Pérez Gómez, jefe de sector de una de las colonias. 

Ahí, la corriente además de tirar el puente, arrasó las plantas del vivero del programa “Sembrando Vida”, que ahora están entre el lodo.

Caridad y Guerrero es una comunidad chol que se encuentra a 7 kilómetros de Tapijulapa, el otro pueblo que sucumbió ante la creciente del Oxolotán. 

Así, a cinco días de haberse desatado las inundaciones en Tabasco, hay varios frentes aún con fuertes daños y población pendiente por atender, aun cuando la lluvia cesó desde el domingo.

Periodista ex corresponsal del Grupo Reforma en Tabasco y doctorante en Ciencias Humanas para el Desarrollo Interdisciplinario enfocado a temas de gestión del agua, desastres naturales, de resistencias, explotación petrolera, megaproyectos, pobreza y desigualdad de desarrollo en la región sur.

Relacionado