«Queremos una reunión con Claudia Sheinbaum»

20 marzo, 2021

Familiares de personas desaparecidas y víctimas de feminicidio en la Ciudad de México caminaron del Palacio de Bellas Artes al edificio de gobierno de la capital, en el Zócalo, para protestar por la impunidad en sus casos, y reclamar la atención de la jefa de gobierno hacia lo que consideran una mala actuación de la policía de investigación y de la Fiscalía de Justicia

Texto y foto: Arturo Contreras Camero

CIUDAD DE MÉXICO.- Dos madres de jóvenes desaparecidos y un padre de una joven asesinada en la capital del país, lanzaron un grito a la jefa de Gobierno, Claudia Shienbaum, para que mire a las víctimas de la violencia en esta ciudad.

Desde la Antimonumenta que está enfrente del Palacio de Bellas Artes, expusieron sus casos ante periodistas y algunos paseantes curiosos que se acercaban a escuchar. Después atravesaron el Eje Central, encaminaron por la calle de 5 de Mayo, llegaron al Zócalo y frente al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, para reclamar atención a sus casos,, en los que acusan una mala actuación en la Policía de Investigación y en la Fiscalías General de la Ciudad de México. Algo cotidiano en un país en el que 90 por ciento de los delitos quedan impunes.

«¡Claudia se esconde y no responde!» Gritaron desde el borde de la plancha del Zócalo. 

Momentos después personal de la jefatura de gobierno salió a atenderlos, pero sin ofrecerles ninguna solución.

«Ya hemos tenido muchas como está y no han sido fructíferas; nosotros lo que queremos es una reunión directa con Claudia Sheinbaum», dijo Ana Isabel Guerrero Rojas,madre de Dilan, un menor asesinado y desaparecido en la ciudad de México, cuyos restos fueron encontrados por su propia madre. 

Esta es una breve reseña de tres historias de impunidad:

1. Encontrar un hijo en una fosa común

Ana Isabel Guerrero Rojas, madre de Dilan Colmenares, demanda justicia y castigo a Juan Francisco S., a quien señala como responsable del asesinato y desaparición de su hijo.

El 9 de junio de 2020 Dilan desapareció en Iztapalapa, asistió a una reunión convocada por Juan Francisco, supuestamente como para formar equipos de fútbol. Esa fue la última noticia que tuvo su madre de él. Ocho meses después, tras una ardua búsqueda, la madre dio con los restos de Dilan en una fosa común del Estado de México, donde permanece hasta la fecha.

Estos habían sido encontrados en un paraje de Chalco, en bolsas de plástico.  

A pesar de ello, las Fiscalías del Estado de México y de la Ciudad de México nunca entraron en contacto para unir ambos casos. 

«En estos días la Fiscalía de la Ciudad de México emitió una recompensa de 500 mil pesos a quien tenga información del presunto responsable. Para eso, la recompensa la hubiera puesto yo, he gastado más 2 millones de pesos en la búsqueda», asegura Ana Isabel.

2. Desaparición «voluntaria»

Jael Monserrat Uribe palomeros desapareció hace siete meses y 24 días, hoy, Jacqueline Palmeros, su madre demanda que la Fiscalía de la ciudad me de información sobre la investigación al respecto, pues del caso que ha presentado múltiples irregularidades. 

Los policías de investigación no resguardaron el vídeo de las cámaras de seguridad pertinentes. De acuerdo con la investigación que desarrolló Jacqueline, testigos de la colonia Apatlaco la vieron abordar un auto color champaña, sin embargo, la Policía de Investigación no resguardó las cintas con las que se pudo haber rastreado al vehículo, acusa la madre. 

El ministerio público tampoco emitió la alerta Alba para detonar un protocolo de búsqueda, pues Jale, menor de 16 años es especialmente vulnerable ante delitos como trata de personas. Por el contrario, intentaron convencer a su mamá de que se trataba de una desaparición voluntaria. 

3. Todo para detener al asesino… menos la policía

Hacer nueve meses Elideth Ríos fue víctima de feminicidio, su padre Gerardo Ríos, acusa que la Fiscalías de la Ciudad de México no ha tenido las diligencias necesarias para su detención. 

«Yo estuve dos veces a punto de agarrarlo», asegura Gerardo Ríos, en referencia a quien ubica como el presunto asesino de su hija, quien responde a dos nombres: Erick H u Omar S. 

«Yo le dije a la Policía de Investigación dónde estaba, a los 10 días de lo que pasó, pero no me hicieron caso y huyó. Yo lo he estado buscando y he estado a punto de agarrarlo dos veces», asegura con rabia.

«Si yo lo encuentro, voy a hacer justicia. Yo. Porque la Fiscalía no hace nada». 

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Relacionado