Pobladores piden ser los protectores del Lago de Texcoco

13 octubre, 2020

Habitantes de la región del lago de Texcoco buscan incorporar al proyecto gubernamental su propuesta para restaurar la cuenca donde se iba a construir el Aeropuerto. Los pueblos exigen al gobierno federal declarar el sitio como Área Natural Protegida y reconocer a los vecinos como protectores del lugar 

Texto: José Ignacio De Alba

Fotos: Archivo / Lucía Vergara

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco (FPDT), académicos, artistas y activistas aseguraron que el plan del gobiernopara rehabilitar el área donde iba a ser construido el Aeropuerto Internacional de Texcoco  “no alcanzaría a resolver los problemas derivados de la destrucción causada por las anteriores administraciones, proponemos #ManosALaCuenca”.

En realidad es una contrapropuesta a los planes del gobierno federal, quien primero echó para atrás la construcción del Aeropuerto de Texcoco con una consulta pública en 2018 y luego propuso convertir el sitio en el Parque Ecológico ex Lago de Texcoco. 

En conferencia de prensa, este lunes, el grupo planteó al gobierno que el sitio sobre el lugar se haga una declaratoria de Área Natural Protegida con manejo comunitario. También exigieron que se les devuelvan las tierras a los pueblos que fueron afectados con la construcción del Aeropuerto de Texcoco. Además pidieron que se cesen las compras de terreno, que dividen a los pobladores del lugar, y que aseguraron ha incrementado la violencia en la zona. 

En el pronunciamiento también piden que se cancelen los proyectos mineros, urbanistas, carreteros que se han llevado a cabo en los últimos años. En la propuesta los habitantes aseguraron; “con #ManosALaCuenca se materializarían nuestras expectativas y aspiraciones: la conservación de nuestras formas de vida, los paisajes y los lugares con los que hemos vivido desde hace siglos haciendo valer nuestra autonomía y nuestra libertad como pueblos”.

Los pobladores insistieron en la propuesta que ya habían hecho pública el 26 de agosto pasado, cuando junto con la Coordinadora Yo Prefiero el Lago, que agrupa a los pueblos afectados por el NAIM informaron que desde hace más de un año le mostraron este proyecto al gobierno federal, en mesas de negociación con Conagua, las secretarías de Gobernación, Medio Ambiente y Desarrollo Territorial y Urbano, además de la Comisión Nacional de las Áreas Naturales Protegidas.

Desde 2019, los pobladores venían trabajando con dependencias gubernamentales pero las mesas fueron suspendidas por la pandemia de covid-19 y el gobierno federal no contempló el proyecto el proyecto de los campesinos.

Los habitantes aseguraron que con la construcción del Aeropuerto de Texcoco no sólo se inició el daño a la laguna y del ecosistema de la zona, también comenzó un rápido quebranto a la convivencia entre las comunidades y pueblos vecinos, además de los daños a la salud de los habitantes de lugar. Por eso también aseguraron en el comunicado “Esta es la primera vez que una  región en el país puede ser restaurada de la mano de sus habitantes”. 

Una larga batalla

Con la llegada del presidente Vicente Fox inició las gestiones para sustituir al actual aeropuerto de la Ciudad de México. Pero miles de pobladores de Tocuila, Nexquipayac, Santa Cruz de Abajo, San Felipe y San Salvador Atenco (varios agrupados en el FPDT) se opusieron a que el gobierno expropiara sus terrenos agrícolas para el proyecto. 

Las fricciones entre el gobierno federal, apoyado por el gobernador del Estado de México, Enrique Pela Nieto y los pobladores escaló. En mayo 2006 el conflicto se tornó violento. El saldo fue de dos pobladores muertos, más de cien detenciones arbitrarias y al menos 26 mujeres violadas por policías estatales y federales, según constató la propia Comisión de Derechos Humanos. Hasta el momento, la mayoría de los casos siguen impunes.  

En el sexenio de Enrique Peña Nieto, el Aeropuerto de Texcoco se convirtió en la obra de infraestructura más importante de su presidencia. Por medio de la compra de parcelas y la división de pobladores el gobierno federal logró echar a andar el megaproyecto. El costo de la obra y la corrupción fueron criticadas por los opositores a la administración priista. En su momento, el presidente López Obrador convirtió la cancelación en una promesa de campaña.

En el año 2018 cuando López Obrador aún no tomaba protesta como presidente de México realizó una consulta ciudadana para cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el gobierno pagó a los contratistas y reemplazó el proyecto con el Nuevo Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, en la Base Aérea de Santa Lucía. 

En agosto de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el Proyecto Ecológico Lago de Texcoco, que considera la restauración de 12 mil 200 hectáreas de restauradas (15 veces el Bosque de Chapultepec), según se dijo ese día: “tiene potencial de convertirse en uno de los parque urbanos más grandes del mundo”.  La idea del gobierno es que para el próximo año el parque abra sus puertas, en las primeras secciones.

“Visión compatible”

Este lunes, el director general del Parque Ecológico del ex Lago de Texcoco, Iñaqui Echeverría, explicó a Pie de Página que las mesas con el FPDT las está llevando la Secretaría de Gobernación, y dijo “yo creo que la visión que tiene el frente es totalmente compatible, lo que pasa es que es una visión mucho más ambiciosa la que ellos traen, es una visión de cuenca, entonces rebasa por mucho las capacidades del proyecto. Pero yo confío en que va a haber sincronía, además mucho de los procesos bioculturales van a depender de que la gente se incorpore a ellos”. Dijo que que ya hay 40 personas de la zona trabajando en el lugar. 

Echeverría también explicó que el gobierno mexicano tiene un presupuesto para el proyecto de 550 millones de pesos y el próximo año la bolsa aumentará hasta 1 mil 500 millones. 

Al evento de este lunes asistió el vocero de Comunicación Social de presidencia, Jesús Ramírez, y aseguró que existen varias mesas de trabajo para incorporar las propuestas de los pobladores del lugar al plan presentado por el gobierno federal. Además, explicó “Así como San Salvador Atenco, la invitación es a los demás pueblos de la cuenca para que se sumen a este proceso de construcción de un proyecto de desarrollo, por eso el gobierno federal está participando en esta mesa. Por supuesto estamos a favor de la restauración ecológica del Lago de Texcoco”.

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Relacionado