Leyendo:
‘Para agosto todo va a estar mucho más en orden’

El programa de comedores públicos tendrá una renovación agosto que implicará un mayor control de los centros, asegura la titular de la Secretaría de Bienestar e Inclusión, Almudena Ocejo. Mientras tanto, tres comedores públicos en la alcaldía Benito Juárez permanecen cerrados con afectación a al menos 300 usuarios

Texto: Arturo Contreras Camero

Foto: Especial

“En agosto se va a ir viendo el cambio duro de los comedores, por lo menos de los públicos, que sí son nuestra responsabilidad operativa directa”, dice la secretaria de Bienestar e Inclusión, Almudena Ocejo.

La entrevista es la respuesta a una interrogante: ¿Por qué su Secretaría cerró tres comedores públicos en la alcaldía Benito Juárez?

A la respuesta la antecede una larga explicación sobre los programas sociales en Ciudad de México y la dificultad de romper con inercias de gestiones anteriores.

“Muchas de las cosas que estamos haciendo es la regularización de todos esos problemas. Mayor control, estamos metiendo tecnología, estamos metiendo controles, eso ya está empezando a caminar”, asegura la funcionaria.

La esperada renovación de agosto es el resultado de un largo trabajo de los últimos meses, que tuvo que iniciar con un diagnóstico.

“El diagnóstico inicial, en el que nos tardamos un buen, arrojó muchas cosas muy deficientes”, asegura. Una de las más importantes: el abandono de estos comedores, que no se han renovado en los últimos años. Algunos en tres, otros en 10, es casi aleatorio. 

“Todo el cambio de equipamiento, mesas y sillas, de utilería, de cubiertos y de cocina. Todo eso estuvimos en los últimos meses, revisando todo. Y va a empezar a suceder en las próximas dos semanas. Para agosto todo va a estar mucho más en orden”, vaticina.

Para esa fecha, se supone, deberá haber una respuesta sobre la reubicación de los tres comedores de la Benito Juárez, que en los últimos meses cerraron sus puertas. El motivo para el cierre fue el mismo, dice la secretaria:

“No pueden estar en espacios privados, los vamos a quitar. Los que estén en espacios privados los vamos a pasar a un espacio público cercano”, explica. “Tenemos que tener la garantía de que es un espacio público, que siempre está abierto, que siempre hay gente y que tiene las condiciones para que la gente llegue”.

¿Por qué hay comedores públicos en espacios privados? Durante los últimos 10 años se abrieron y cerraron comedores comunitarios en casas privadas, en las que el control de a quiénes se les repartían las comidas se escabullía entre los platos. 

En algunos comedores, de acuerdo con testimonios de los vecinos, las comidas que prepara y reparte el gobierno con recursos públicos llegaban a ser revendidas por la gente que atendía los comedores.  Quienes están contratados como funcionarios públicos, con un sueldo del gobierno.

“Imagínate, yo tengo un comedor, yo llevo camionetas y les llevo comida para 150 personas. El encargado, en vez de dar las comidas gratis, pues las vende. ¿Yo cómo sé? A menos que incluya cámaras, controles de abasto, de entradas y salidas de personas, de comensales. Como cualquier restorán. Yo tengo que operar como cualquier restorán”, advierte Ocejo. 

La ambición de funcionar de esa manera tiene un motivo: evitar que estos comedores sean usados casi como medios clientelares, un uso casi natural, como reconoce Ocejo.

“Tienes capturada una clientela, que puede ser tu clientela para movilizaciones, en fin, hay muchísimas aristas. Los programas sociales tienen una capacidad de pervertirse, durísima”, advierte. 

Estos cambios, sin embargo, parecen haber removido tanto el orden establecido en estos comedores, que pareciera que ni siquiera la Secretaría sabe cuántos comedores públicos tiene operando actualmente. 

Según Almudena Ocejo, hay 46, sin embargo, listas de la propia secretaría contemplan 48, cuya existencia no es segura. 

Por ejemplo, los tres comedores de Benito Juárez que dejaron de operar, aún aparecen en una de las listas de la secretaría. Si se restan los tres al total de los 48, entonces quedan 45.

De igual manera, en esa misma lista, aparecen tres comedores en la Alcaldía Xochimilco. Sin embargo, dos de las ubicaciones corresponden a un solo comedor que fue reubicado. Las dos direcciones registradas corresponden a las dos ubicaciones: una antes de ser reubicado, y la otra después.

En ninguno de los casos, la gente que asistía a comer a estos comedores recibió un anuncio previo de que serían cerrados. La secretaría espera tener un cambio radical y restituir el servicio a todas las personas que hoy no reciben el servicio.

Contenido relacionado:

Cierran comedores públicos en alcaldía Benito Juárez

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Escribe las palabras a buscar.