Noche de Fuego: quemarse a fuego lento

27 noviembre, 2021

Para su primera ficción, la documentalista salvadoreña-mexicana Tatiana Huezo cuenta la historia de tres jóvenes amigas que viven en constante violencia con los grupos de narcotráfico. Candidata oficial de México al Óscar por Mejor Película Extranjera en 2022, está disponible desde el 17 de noviembre en Netflix

Texto: Richard Godin

Fotos: Especial

CIUDAD DE MÉXICO.- Ana, María, Paula. Tres chicas, tres amigas, tres habitantes de Neblinas, un pueblo de la Sierra Gorda de Querétaro. Juntas practican la comunicación mental y se divierten pintándose los labios para parecer mujeres. Una práctica prohibida por sus madres, quienes las obligan a cortarse el pelo para parecer chicos porque el pueblo está sometido a la violencia de los grupos de narcotraficantes que violan, matan y secuestran a las niñas. Las mujeres del pueblo se organizan para protegerse desde que sus maridos se marcharon a buscar el sueño americano en Estados Unidos.

Entre convoyes de droga en camionetas, helicópteros y la lucha militar contra el crimen, seguimos la construcción gradual (o el colapso) del mundo de las tres amigas. ”Hay muchas cosas en este pueblo que están de cabeza, ¿verdad?”, comenta un día el maestro de la escuela a los alumnos.

Mezcla de documental y ficción

La película de Tatiana Huezo impresiona por la exposición pura de esta realidad sin resultar chocante. Muchos temas son destacados y tratados con precisión: la pobreza, la violación, el secuestro, la prostitución y las drogas. También las serpientes, los escorpiones, la insalubridad, la impregnación de la cultura armamentística y la pulverización de productos tóxicos (para combatir el cultivo de amapola) envenenan a los aldeanos y sus propiedades. Juntos forman una amenaza que impulsa la narración y la vida de los personajes, sin someterlos ni reducir a eso el horizonte de la película.

Porque Tatiana Huezo se niega a hacer una representación escandalosa de una situación en la que los personajes son meras víctimas. Procedente del mundo del documental (destacó con Tempestad en la Berlinale 2016), la directora mezcla con talento este estilo con la ficción. La película se grabó con una cámara en mano libre, lo que da lugar a imágenes inestables y planos únicos que añaden nerviosismo a las escenas. El realismo también se ve reforzado por las seis actrices debutantes que interpretan a Ana, María y Paula en sus distintas etapas (a 9 los y a los 13 años).

Tatiana Huezo tardó un año en encontrarlas y el resultado es desconcertantemente natural, como explicó en una entrevista en julio pasado para el Festival de Cannes: ”Todas ellas son niñas que vienen de un ámbito rural, algunas son hijas de campesinos. Tuvieron un fuerte entrenamiento para poder encarar esta película. Pienso que su trabajo, su identidad y su fuerza le han dado credibilidad a esta historia”.

Mirar desde los ojos de una niña

Basada libremente en la novela Ladydi (Lumen, 2014) de Jennifer Clement, encontró en las tres niñas la oportunidad de exponer el contexto de violencia en México, desde una mirada personal: ”Esta película me planteó la necesidad de mirar el mundo desde los ojos de una niña. Intentar entender cómo esa primera mirada de la vida se transforma y se erosiona cuando empezamos a crecer”.

Porque crecer es ver que no habrá salida. Que la vida siempre consistirá en escuchar el menor ruido de un vehículo que se acerque, esconderse en un agujero en el suelo cada vez que pasen los narcos y seguir trabajando para ellos para sobrevivir. Una vida en la que cada día la esperanza es menor.

La película ha recibido numerosos premios, entre ellos una mención honorífica en el Festival de Cannes y un premio en San Sebastián. El 18 de noviembre, Huezo también ganó el premio al mejor director en el 32º Festival Internacional de Cine de Estocolmo.

Otra felicitación para esta película que oscila entre la extraña belleza y el desasosiego. Las lágrimas no salen cuando la miras porque no es tristeza lo que sientes, sino asombro. El asombro de ver esta violencia cotidiana e infinita que recae sobre tres jóvenes desgarradas entre las niñas que son y el adulto que deben ser para sobrevivir. Una vida imposible que persiguen con el coraje de su despreocupación.

Noche de Fuego, Tatiana Huezo, con Mayra Batalla, Marya Membreño, Norma Pablo, Olivia Lagunas y Ana Cristina Ordóñez González, México, 2021. Duración: 110 mins.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado