Leyendo:
Morena busca dos gubernaturas más

La elección de este domingo en seis estados es la antesala del referéndum presidencial. Con medio año de ejercicio en el poder, pero sin Andrés Manual López Obrador en la boleta presidencial, Morena tiene altas posibilidades de ganar buena parte de los 148 cargos en disputa

Texto: Andro Aguilar y José Ignacio de Alba

Fotografías: Cuartoscuro, José Ignacio de Alba, Marlene Martínez, José Manuel Jiménez

Este domingo se pone a prueba si el efecto Andrés Manuel López Obrador, que se extendió en todo el país en 2018, continúa vigente, con medio año de ejercicio de gobierno. Seis de las 31 entidades donde el tabasqueño resultó triunfador en julio pasado irán de nuevo a las urnas para elegir autoridades locales.

Morena podría quitarle al PAN dos gubernaturas clave: Baja California, una entidad que ha gobernado desde 1989, y Puebla, donde apenas hace 11 meses había conseguido retener la gubernatura tras unas controvertidas elecciones.

En Baja California, la violencia y la deuda que deja el panista Fancisco, Kiko, Vega parecen ser las principales razones del fin de la hegemonía panista. A eso se suma que el candidato de Morena en el estado, Jaime Bonilla, se mantuvo hasta marzo como delegado del gobierno federal, con el control de los programas sociales.

En Puebla, después del accidente aéreo donde murieron la gobernadora electa Martha Ericka Alonso y su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle, y de un proceso electoral reciente sellado por la violencia, se prevé muy poca participación, a pesar de los llamados a la reconciliación de Luis Miguel Barbosa, aspirante de Morena por segunda ocasión.

En otros territorios que nunca ha gobernado, como Quintana Roo y Tamaulipas, el partido del presidente compite por el control de los Congresos; y en Aguascalientes y Durango, por los ayuntamientos.

Son 148 cargos públicos los que se definirán en las seis entidades: dos gubernaturas, 60 ayuntamientos y 86 diputaciones.

Baja California

Propaganda política a favor del Partido Acción Nacional en la calles de Mexicali, Baja California. Uno de los últimos estados gobernados por el PAN. Foto: Ignacio de Alba.

En 2018, en Baja California, el partido de López Obrador ganó ocho diputaciones de mayoría relativa y dos senadurías, una de ellas del actual candidato a gobernador Jaime Bonilla, quien pidió licencia. Si la tendencia continúa, el Congreso local, que es principalmente panista y tiene sólo tres de 25 diputados de Morena, puede modificar su composición a favor del partido del presidente.

Las encuestas en ese territorio presagian la caída del bastión panista y emblema de la oposición al PRI (Baja California fue el primer estado que ganó la oposición política del partido-Estado en el siglo XX).

Analistas locales atribuyen buena parte del resultado previsto a la gestión de gobernador Kiko Vega. El político, cuatro veces precandidato al cargo, marcó su gestión con la orden represión de la huelga de trabajadores de San Quintín (en mayo de 2015) y con una polémica ley de aguas que tuvo que retirar ante la presión social. Además, deja al estado con una alta deuda pública documentada por la Auditoría Superior de la Federación.

Otro factor para un posible cambio en el electorado es la violencia: Baja California es la cuarta entidad con más homicidios del país, con una tasa de 23.56 asesinatos por cada 100 mil habitantes, muy por encima del promedio nacional (13.32).

El año que Vega tomó el poder, en 2013, fueron asesinadas 775 personas. En este 2019, bastaron cuatro meses para superar esa cifra y ya van 786 asesinatos hasta abril.

En esta única ocasión, además de la gubernatura, hay elecciones municipales. La reforma electoral de 2018 determinó que los periodos de los gobierno estatal y municipales, así como el del Congreso local, serían de dos años para homologar las elecciones federales y estatales. Morena buscó en el Congreso estatal que el periodo gubernamental se ampliara de dos a cinco años sin conseguirlo.

Tijuana, el municipio más poblado de BC, es también el más endeudado de todo el país, de acuerdo con el Centro de Estudios de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados. Y el panista Juan Manuel Gastélum busca reelegirse como alcalde. El candidato del PAN a la gubernatura, Óscar Vega, cerró su campaña acompañado del exgobernador Ernesto Ruffo y de Marko Cortés, dirigente nacional del partido. El semanario Z publicó que en el evento hubo al menos 50 camiones con “acarreados”, donde Vega acusó al candidato de Morena de ser un criminal.

El empresario y aspirante de Morena, Jaime Bonilla, cerró su campaña en compañía de Yeidckol Polevnsky. Bonilla hizo hincapié en el combate a la corrupción, además aseguró “aquí Baja California va a seguir exactamente los pasos de Andrés Manuel López Obrador” .

En la disputa por Tijunana, destaca la candidatura con el PRD de Julián Leyzaola, coronel retirado que ya dirigió las policías de esa localidad y Ciudad Juárez. Con fama de aplicar mano dura, el militar en retiro acumula denuncias por violaciones a los derechos humanos ante la Corte Interamericana. Es la segunda vez que compite por la alcaldía, antes lo hizo con el PES en 2016. Y el año pasado buscaba una diputación, pero renunció en el proceso electoral.

La disputa principal de Leyzaola es con el morenista Arturo González y el panista Juan Manuel Gastélum, que busca reelegirse.

Tijuana, el municipio más poblado de Baja California (1.8 millones), es también uno de los más violentos del país, con un promedio de 5 personas asesinadas cada día, por lo que las fuerzas federales se han desplegado en ese territorio.

Leyzaola advirtió en su discurso de cierre de campaña: “vamos a cuidar a los ciudadanos de los abusos de los policías, pero también, vamos a cuidar a los policías de los abusos ciudadanos”.

Puebla

Puebla, Robo de casillas, julio 2018. Marlene Martínez/ Lado B

La disputa en Puebla es entre el morenista Miguel Barbosa y el académico Enrique Cárdenas. Ambos buscan parecer cercanos al presidente López Obrador. Durante el debate entre los candidatos, el tabasqueño fue un factor de disputa.

“Por eso Andrés Manuel no quería que fuera su candidato, usted representa lo contrario a López Obrador, usted ya traicionó al PRI, ya traicionó al PRD, ya traicionó a Andrés Manuel y va a traicionar a los poblanos…”, le dijo Cárdenas a Barbosa.

“Andrés Manuel es mi amigo desde hace 24 años, y que efectivamente el rencoroso a Andrés Manuel, el adversario de la Cuarta Transformación, y se ha dicho así, es la fichita Enrique Cárdenas”.

El gobierno interino, señala Cárdenas, está operando por Barbosa. Y acusa que López Obrador está viendo hacia el otro lado.

La elección se trata en realidad de una competencia entre morenistas, al menos en los dichos. Ésta es la segunda vez que compiten. La primera fue para elegir al aspirante de Morena a la gubernatura en el año pasado.

Según Cárdenas, él sería el candidato. Cuenta en una entrevista con Expansión que en agosto de 2017, fue invitado a la casa de Andrés Manuel López Obrador para incorporarse al proceso electoral y ser considerado como aspirante a la gubernatura. La encuesta interna de Morena, sin embargo, colocó a Barbosa como el aspirante más conocido, y a Cárdenas como el que tenía menos percepción negativa. La comisión estatal eligió a Barbosa como candidato.

Cárdenas afirma que López Obrador le ofreció entonces una diputación plurinominal o incluso ser parte de su gabinete, pero el ex director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias lo rechazó.

El historiador intentó reunir las firmas suficientes para competir por la gubernatura como candidato independiente, sin éxito. Hasta que hace tres meses, PAN, PRD y MC anunciaron que el investigador sería su candidato a la elección extraordinaria por la gubernatura.

Cárdenas dice que los comicios de este domingo representan una elección de Estado, y que existe un pacto entre Morena y el PRI, de donde proviene el actual gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido, elegido por el Congreso poblano con mayoría de Morena y sus aliados PT y PES.

El presidente López Obrador, ha dicho Cárdenas, está evitando voltear a ver lo que sucede en la entidad.

Hoy también se repiten elecciones anuladas en cinco municipios poblanos.

Otros territorios

En Durango, la mayoría de los ayuntamientos son gobernados por la coalición PAN-PRD. Morena no gobierna ninguno de los 39 municipios, pero las disputas internas por el poder han sido una constante durante todo el proceso electoral.

La definición de candidaturas de Morena derivó en la impugnación de los 39 registros a 11 días de la elección, presentada por Jesús Aguilar Flores, representante ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, cercano a Yeidckol Polevnsky, quien lo respaldó con una carta.
La Comisión Nacional de Morena presentó una plantilla distinta a la de Aguilar Flores, a través de Armando Navarro, delegado de Morena en Durango.

Las candidaturas fueron confirmadas una semana antes, después de que el allegado a Yeidkol Polevnsky desistió.

Morena pretendía competir en una candidatura común con PT y el PVEM, pero la sala superior lo negó.

En la entidad, en 16 ayuntamientos en disputa los acaldes buscan reelegirse.

Plaza de Tampico, Tamaulipas, uno de los estados más violentos del país y que renovará su Congreso este domingo 2 de junio. José Manuel Jiménez.

Una disputa similar a la de Durango por las candidaturas ocurrió también en Tamaulipas, que renovará su Congreso.

Actualmente, la mayoría es del PAN, con 20 curules, seguido por 11 del PRI. Y sólo existe una diputada de Morena, María de la Luz Castillo, de Representación Proporcional.

En Aguascalientes, los votos federales de 2018 fueron a favor de Morena, con 182 mil 224 votos, lo que representó el 32 por ciento. En los puestos públicos locales, sin embargo, el PAN resultó el principal ganador.

El blanquiazul ganó una senaduría, dos diputaciones federales y la mayoría en el Congreso. Morena ganó cuatro curules en el congreso local, una en el federal y se quedó con una senaduría. Se espera que Morena compita en algunos ayuntamientos, pero el PAN conserva su fuerza.

Quintana Roo es la tercera entidad con mayor porcentaje de votos a favor de López Obrador en 2018, con 67.13 por ciento.

La entidad renueva su Congreso este domingo, en el que actualmente no existe ningún legislador de Morena.

Habría que ver si el alto porcentaje del año pasado por el tabasqueño se traduce en votos hacia su partido sin él en la boleta.

La elección de esta jornada es a favor o en contra del partido en el poder. En redes sociales, la disputa también es clara. Dos etiquetas lo enuncian #VotaMorena y #NiunvotoMorena.

Contenido relacionado:

AMLO: primera prueba electoral

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Periodista de la Ciudad de México. Hecho en CU. Empeñado en entender el mundo a través del periodismo y sus personajes. En constante aprendizaje. Admirador de las grandes historias.

Egresada de la Licenciatura en Comunicación. Fotógrafa, apasionada de la lectura y la escritura. Ha sido asistente de producción, directora de arte y asistente de arte en producciones locales y no tanto.

Escribe las palabras a buscar.