Los plásticos no contemplados en la prohibición del gobierno

14 enero, 2020

A partir del primer día de este año, las bolsas de plástico están prohibidas en la Ciudad de México y este jueves comienzan las sanciones para quienes no cumplan esa norma. Sin embargo, hay una gran cantidad de productos que aún incluyen plástico en su comercialización y que no están contemplados en la iniciativa del gobierno

Texto: Arturo Contreras Camero

Foto: María Fernanda Ruiz

A partir de mañana, el gobierno de la Ciudad de México comenzará a multar a quien comercialice, distribuya o utilice bolsas de plástico de un solo uso.  La medida se extenderá el próximo año al uso de platos, vasos y cubiertos desechables. Sin embargo, hay una gran parte de otros plásticos de un solo uso que no se están contemplando en la normatividad.

Son plásticos que, según especialistas, no dejarán de existir a menos que haya un cambio en los hábitos de consumo de la sociedad.

Uno de los mayores responsables de los plásticos de un solo uso es la industria alimenticia. En el país no existen cifras oficiales sobre cuánto plástico producen ciertas empresas, como las refresqueras o las de agua embotellada, pero la oficina de Medio Ambiente de la ONU estima que cada persona en el mundo usa, en promedio, 200 bolsas de plástico al año, y que cada minuto se compran un millón de botellas de plástico.

Hoy, en las tiendas de autoservicio de la capital, hay frutas y verduras que se venden ya empacadas en bolsas o se cubren con una envoltura de plástico. Este tipo de empaques están exentos de la prohibición en la capital mexicana.

Según explican comerciantes de la Central de Abasto, hay productos de cosecha de grandes cantidades que ya llegan en plásticos y se venden así en los tianguis, mercados y tiendas de autoservicio. Incluso, hay establecimientos gourmet o tiendas orgánicas que venden fruta pelada (sin su embalaje natural, la cáscara) y empacada en plásticos. Además, este tipo de productos tienen que ser refrigerados para garantizar su frescura.

A estos plásticos hay que sumar otros que no se pueden reciclar, porque vienen mezclados con otros materiales, la mayoría de estos se encuentran en productos de limpieza personal y del hogar. Shampoos, pastas de dientes, jabones con microperlas exfoliantes (de plástico), limpiadores, detergentes y solventes; todos vienen en plástico.

Mientras que una bolsa puede tardar hasta 55 años en desintegrarse, hay botellas que podrían tardar hasta 500 años; los cubiertos, 400 años; un popote, un siglo, y un vaso entre 65 y 75 años.

También existen muchos otros que no se pueden reciclar, como los envases de PET de colores. Si bien este material, llamado también tereftalato de polietileno, es un plástico reciclable muy usado a nivel mundial, el uso de colorantes y otras sustancias vuelven imposible su reciclaje. Los envases que usan PET multicapa o los tubos de pasta dental, así como los envoltorios de alimentos tampoco se pueden reciclar.

Cada día: 11 mil kg sin reciclar

Si bien en la ciudad se recicla el 76.6 por ciento de los residuos plásticos, cada día se suman a los desechos 11 mil 720 kilos de plástico que se producen y que no serán reciclados. 

Ésta es una de las medidas más publicitadas por el actual gobierno de la Ciudad de México para detener el uso de plásticos de un solo uso. Forma parte de una reestructuración en la política de manejo de residuos sólidos; busca reducir la cantidad de basura que genera la urbe. 

En 2010 se intentó aplicar una medida parecida, pero las tiendas de autoservicio y los productores de plástico lograron darle la vuelta al introducir bolsas “biodegradables”, por lo que la medida fue un rotundo fracaso. Diez años después, este tipo de bolsas entran en la prohibición.

Esta campaña es producto de la incapacidad que tiene la ciudad para manejar sus propios residuos. Como resultado, desde hace años, la basura de la Ciudad de México se lleva a otra entidad y se paga por su manejo.

La infraestructura de valorización y aprovechamiento de los residuos sólidos es insuficiente. Según el inventario de residuos sólidos de la Ciudad, en 2018 se generaron 50 toneladas de plásticos al día. El porcentaje reciclado alcanzó 76.3 por ciento; sin embargo, no se especifica qué tipos de plásticos fueron los que se volvieron a aprovechar.

El plástico es uno de los materiales más reciclados en la ciudad. Pero luego de un largo sistema de separación, transferencia y valorización solo se logra reciclar una minúscula parte. 

De las 13 mil toneladas que produce la capital al día, a las estaciones de transferencia llegan sólo 8 mil toneladas; a los centros de reciclaje se mandan sólo unas 2 mil. Y apenas pueden ser recicladas unas mil 359 toneladas. En resumen, se recicla un poco más del 1.5 por ciento de la basura.

A nivel mundial, más del 90 por ciento de los residuos de plástico que existen hoy en la naturaleza, no fueron reciclados ni una sola vez.

El mar, el gran vertedero

De todos los plásticos que se producen a nivel mundial el 80 por ciento termina en los mares, según el Atlas de los Océanos, un documento elaborado por la fundación Alemana Heinrich Boll. Y como las olas, que regresan a la tierra, muchos de estos desperdicios se vuelven a integrar a los productos que consumimos día a día. Son fragmentos menores a 5 milímetros. Este recorrido puede tardar hasta 10 años. 

El microplástico, según señala el estudio, queda atrapado en el fondo marino y se integra como parte del sedimento y gradualmente conforma una nueva capa geológica. Otros pedazos de microplástico se encuentra en concentraciones muy altas en el hielo marino flotante.

El derretimiento acelerado del hielo marino, consecuencia del calentamiento global, podría liberar mil millones de partículas de plástico en los próximos años, señala el documento. Esto equivale a 200 veces la cantidad de plástico que a la fecha flota en los océanos.

En la capital se generan 128 toneladas de plástico al día, según el Atlas de los Océanos. En el mundo se producen 821 mil 917 toneladas de plástico al día, lo que equivaldría a que la Ciudad de México aporte .015 por ciento de los residuos plásticos en el planeta.

La cantidad de plásticos en el mar ya supera al plancton, la base de la cadena alimentaria del ecosistema marino. Estas micropartículas de plástico pueden penetrar las paredes intestinales de los peces y quedar atrapadas en el tejido que los rodea; de esa forma el microplástico llega hasta nuestras mesas y estómagos.

Contenido relacionado:

Entrampados en la basura

Cinco maneras de disfrutar la Navidad sin arruinar (más) el planeta


Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Contenido relacionado