Las voces detrás de la iniciativa ciudadana del agua

5 febrero, 2020

Amalia Salas Casas tiene 30 años de defender el agua y el maíz en Xochimilco, de donde es originaria. "Yo me cuido y me quiero, cuando la gente se quiera va a cuidar los recursos naturales".

La organización Agua para todos presentó casi 200 mil firmas ciudadanas que validan su propuesta ciudadana para reformar la Ley Nacional de aguas. Con ella buscan devolver el control de las fuentes de agua a la gente de los pueblos y comunidades de donde se extrae. Estos son los motivos de las personas que la promueven

Texto y fotos: Arturo Contreras Camero

Después de ocho años y cientos de eventos con comunidades a lo ancho y largo del país, la organización Agua para todos, agua para la vida presentó una iniciativa de ley para modificar la Ley Nacional de Aguas. Su propuesta plantea darle el poder a los habitantes de las cuencas el poder para decidir sobre su agua. Cuánta, quién, cómo y qué uso se le da al recurso son algunas de las iniciativas que promueve esta propuesta de ley.

“Todas estas sociedades han venido trabajando una ley que es la más congruente para garantizar el derecho al agua. ¿Cómo? Con la participación de la ciudadanía en los consejos de aguas y cuencas, que son los que dictarán cómo se usan los recursos”, aseguró el doctor Óscar Monroy, el representante ciudadano que presentó la iniciativa, quien además es un experto en temas de cuencas hidrológicas.

“Vamos a cambiar una ley que administra el extractivismo (las empresas mineras y de explotación de hidrocarburos). Ellos son el 2 por ciento de los concesionarios del agua y son quienes administran el 70 por ciento del agua en el país”.

La iniciativa busca dar el control del agua a los pueblos y comunidades a través de instancias de gestión construidas desde los comités de microcuencas y cuencas, así como de las contralorías ciudadanas de los municipios. Las cuencas son depresiones en el terreno por donde fluye el agua hacia un mismo territorio, explicó Pedro Moctezuma Barragán, doctor de la UAM especializado en temas de agua.

“Actualmente hay una verticalidad en la que Conagua es juez y parte. Es la autoridad que juzga y toma las decisiones sobre las aguas del país”, asegura el académico que también es parte de Agua para todos. “Esta ley es fundamental porque está respaldada por pueblos, por muchas comunidades y sobre todo por instituciones académicas que están defendiendo los cuerpos de agua ante distintos megaproyectos”. 

Hoy en el país, según explica el doctor Moctezuma Barragán, hay una ley impuesta por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que se adoptó bajo presión de Estados Unidos que ha buscado la privatización del agua, dando la espalda al derecho de las personas al líquido. 

Para presentar una iniciativa ciudadana para una ley federal es necesario que el .1 por ciento del electorado firme la petición. Esto obligaba a Agua para todos a recolectar poco más de 130 firmas, sin embargo lograron recolectar más de 198 mil. Entre los signatarios hay personas de toda la república. Algunos de ellos se dieron cita en la Cámara de diputados. Aquí hacemos un recuento de algunas de las historias que los llevaron a organizarse.

Libertad de gestión

En Amecameca, en el Estado de México, ni la Comisión Nacional del Agua ni la comisión estatal han logrado demostrar que ellos han hecho algo por llevar agua a casa de sus pobladores, aseguraron Lucía y Juan Valencia. “Esos son sistemas descentralizados que impuso el gobierno, que lo único que han hecho es robarse nuestra agua. 

En este municipio, desde hace 35 años la comunidad creó un sistema de captación de agua de deshielo de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, sin ninguna intervención del gobierno, “Desde ahí nos dijeron que nos iban a vender el agua en bloque, una medida que ni ellos entienden. Desconocen cómo hacer la medición de los caudales”, dijo Lucía Valencia. Uno de los puntos de la iniciativa es reconocer el derecho de los pueblos a tener sus propios sistemas comunitarios de gestión del líquido.

Si contaminas, lo arreglas

“Lo que vivimos aquí está catalogado como una crisis de salud y un infierno para la gente. Tenemos problemas de salud fuertísimos”, aseguró María González Valencia, de Jalisco. Ella colabora con el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario.

Desde hace años, las cuencas del río Santiago y del lago de Chapala están contaminadas. Reciben la contaminación industrial de más de 300 empresas que descargan sus residuos en este río. “Aquí tenemos documentada la muerte de niños y de mujeres. Todo porque las empresas liberan las aguas que usan llenas de tóxicos”, dijo. 

Por eso, la iniciativa reclama que aquellas empresas que contaminen el agua a través de sus procesos industriales deban realizar el saneamiento y tratamiento de las mismas.

Democratizar la gestión del agua

En Chihuahua, desde hace años hay comunidades que no pueden realizar obras pequeñas para garantizar su acceso al agua. “No les deja hacer nada, ni pequeñas presas de mampostería que usan para sus pequeñas empresas de agricultura, o para sus huertos familiares. No los dejan, porque la Conagua ya concesionó ese líquido a otras empresas más grandes”, explicó Bernardo Manzano, director de pies de tierra, una organización que defiende el derecho del agua en tres municipios de ese estado. 

En la propuesta se busca que estos pobladores, que ven correr el agua sin tocarla, puedan decidir sobre cualquier obra o actividad que pueda afectar la disponibilidad o calidad del agua.

Algo parecido pasa en Villahermosa, Tabasco, un estado diametralmente opuesto a Chihuahua, tanto geográficamente como en disponibilidad hídrica. Aquí se concentra el 30 por ciento del agua potable del país. Pese a ello, hay comunidades que ven amenazado su derecho de acceso al líquido. 

Julio Garduño, del colectivo Corazón de piedra verde, acusa que el gobierno de la ciudad busca quitar una planta de tratamiento de agua que da servicio a las comunidades de La Isla para llevarla a los nuevos fraccionamientos habitacionales de lujo que se han construido en las afueras de la ciudad. 

Promoventes de la iniciativa ciudadana del agua marchan de la Cámara de diputados a la de senadores, para defender su iniciativa del agua para todos.

El agua es un derecho, no una mercancía

Uno de los principales posicionamientos que Agua para todos busca hacer sobre el líquido es que el agua no sea tratada como un bien de mercado que se pueda vender al mejor postor. Algo así pasa en Chiapas, donde gran parte de la población no tiene acceso.

“Estos casos se están dando mucho, sobre todo en la zona urbana de San Cristóbal de las Casas, donde hay una explotación brutal del agua”, comentó al respecto fray Gonzalo Ituarte, quien fue vicario de esta ciudad por más de cuarenta años y conoce a profundidad los problemas de los pueblos de la región. 

“Todo tiene que ver con el neoliberalismo y la mercantilización del agua. Es una mercancía, una corriente de privatización que ha generado el despojo y desplazamiento de la gente de sus territorios, que además genera la contaminación de muchas fuentes de agua. Va destruyendo, va contaminando. Es un crimen que, teniendo suficiente agua para la gente, la población no tenga acceso a ella, y que solo las grandes empresas refresqueras y mineras la puedan usar, lo que además conlleva la destrucción de las fuentes naturales”.  

Las contrainiciativas

El mandato de reformar la Ley General del Agua se debió de haber realizado desde 2014, cuando se modificó la Constitución para reconocer el derecho de acceso al agua. Esto ha abierto la puerta a que otros actores envíen propuestas de modificación a la ley, como de la iniciativa privada a través del Consejo Coordinador Empresarial; de partidos, como Morena; o de la propia Conagua. Todos estos actores tienen intereses divergentes.

Al respecto, Feliciano Flores Anguiano, el diputado que preside la comisión de recursos hídricos de la cámara de diputados, y quien recibió la propuesta ciudadana, aseguró que analizará la ley y la sopesará con otras propuestas. Esto significa que la propuesta ciudadana tendrá que competir en la palestra legislativa con otras iniciativas.

“Nosotros como comisión, es un hecho que tenemos las puertas abiertas para recibir, cuando nos las turnen, todas las iniciativas para analizarlas y al final dictaminar (emitir una propuesta de ley al pleno)”, dijo el diputado al momento de recibir la propuesta ciudadana. 

Durante la entrega de las firmas para avalar la propuesta de ley estuvo presente el senador Martí Batres, quien expresó su simpatía y coincidencia con la iniciativa ciudadana. “La vamos a estar esperando en el senado para apoyarla”, aseguró.

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Contenido relacionado