“La responsabilidad operativa en Allende no era mía”: Sandoval

6 julio, 2021

Foto: Presidencia

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, ofreció su versión de la masacre de Allende, Coahuila, en 2011, cuando era responsable de la guarnición de Piedras Negras. El mando militar explicó que la guarnición que comandaba no tenía responsabilidad operativa en el territorio y la participación del Ejército dependía de una petición gubernamental que no ocurrió

Texto: Redacción Pie de Página

Foto: Presidencia

CIUDAD DE MÉXICO.- Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, señaló que él no tuvo responsabilidad operativa en la masacre de Allende, Coahuila, en 2011, cuando el militar estaba a cargo de la guarnición de Piedras Negras. 

Este martes, el titular de Sedena fue cuestionado sobre su participación como representante del Ejército mexicano en el ataque del grupo criminal Los Zetas en ese poblado y varios municipios del norte de Coahuila, que dejaron alrededor de 300 personas asesinadas y desaparecidas. 

La semana pasada, la revista Proceso publicó un reportaje que señala que pese a que familiares de las víctimas denunciaron los hechos dos días después, todas las autoridades, incluido el Ejército, guardaron silencio. 

Ante el cuestionamiento de una periodista en la conferencia presidencial, Luis Cresencio Sandoval ofreció su versión. Dijo que él había llegado al cargo el 1 de marzo, dos semanas antes: “prácticamente estaba yo llegando ahí”.

A continuación exponemos fragmentos de la respuesta del general Sandoval.

“Las responsabilidades de las guarniciones en aquellos momentos no eran las que ahorita se tienen. Las guarniciones militares no tienen una responsabilidad operativa, sino es una responsabilidad administrativa, así estaba, así está de hecho nuestro reglamento de guarniciones militares, no se tenía injerencia. Yo cuando llego ahí no tenía más personal que el que estaba ahí en la guarnición, 22 elementos, entre oficinistas, personal que atendía la parte administrativa de la guarnición, no había tropas para realizar operaciones, repito, porque no eran actividades o no tenía responsabilidad la guarnición en ese ámbito.

Había efectivos ahí en la guarnición o en esa área de una sección, 25 elementos que pertenecían al regimiento de Múzquiz, Coahuila, era la fuerza operativa que se responsabilizaba de esa área, teniendo a bastante distancia su base principal.

«En aquellos entonces también Coahuila, además de lo que ya mencionó el señor presidente, la presencia de tropas era sumamente reducida, teníamos una compañía de infantería en Acuña, 200 hombres en Acuña, 150, 200 hombres; un regimiento de caballería en Múzquiz, casi en la parte central del territorio de ese estado; de ahí, otra unidad de infantería en Saltillo y otra más en Torreón. Era lo único que se tenía en las unidades, alrededor de 500 hombres, es decir, contábamos con mil 500 hombres para poder cubrir todo ese gran territorio y, bueno, la presencia obviamente de la delincuencia en ese estado…

«Por esas fechas también fui designado responsable de la atención de un incendio que empieza precisamente en esas fechas en Acuña y que va a través de todo el territorio hasta Múzquiz, ahí es donde logramos parar el incendio.

«Entonces, mi ocupación principal en esos momentos era la atención del incendio, controlando o siendo responsable de lo que era la parte del Ejército, de la Fuerza Aérea y todo lo de protección civil que se estaba sumando al control del incendio.

«Además, la responsabilidad operativa, repito, no era mía, era del comandante de la zona, como lo es actualmente, los comandantes de zona son responsables de las actividades operativas y administrativas que se realizan dentro de su área de responsabilidad, que normalmente ocupan un estado o hay estados que los tenemos divididos en dos o en tres zonas militares. Entonces, no era yo el responsable directo en ese momento de esa parte.

«Quiero sí citar que en la actualidad en algunas guarniciones, como lo fue también en su momento la guarnición de Piedras Negras, se le han asignado responsabilidades operativas: de hecho, en la parte de ahí de Piedras Negras, cuando yo termino la responsabilidad de cubrir el incendio, unos meses después, debido a la situación que iba en incremento la presencia delincuencia y la actividad delincuencial, se convierte Piedras Negras junto con otros municipios de Coahuila como parte de una operación, la Operación Noreste, que era controlada y responsabilidad de la comandancia de la 4ª Región Militar con sede en Monterrey, porque en Monterrey y Tamaulipas ya se tenía esa operación y se conjugaron ahí algunos municipios.

«Después de ocho meses, fui responsable de la actividad operativa que ahí se realizaba… coordinando el esfuerzo de los hombres que estaban ahí asignados a Piedras Negras y la parte que le llaman Cinco Manantiales.

“También quiero hacer referencia que, de Piedras Negras hacia el lugar donde fue, en Allende, hay una distancia considerable, que debido a esa dispersión de tropas o a la gran extensión de terreno, los responsables en su momento, que era el regimiento de caballería que tenía esa área, pues era difícil cubrirla con sus hombres, una extensión sumamente amplia”.

Luis Cresencio Sandoval dijo que en la actualidad la presencia del Ejército es mucho mayor que una década atrás. Como parte de su explicación, el mando militar señaló que las funciones del Ejército en esos años estaban acotadas a las peticiones de los gobiernos estatales canalizadas a través de la Secretaría de Gobernación, por lo que no podían intervenir abiertamente en tareas de seguridad pública, y que sólo podían patrullar para hallar en flagrancia a los delincuentes.

“No podíamos actuar en el ámbito de la seguridad pública, no se podía actuar- para poder nosotros actuar en el ámbito de la seguridad pública tenía que existir una petición del gobernador del estado hacia la Secretaría de Gobernación, de la Secretaría de Gobernación hacer el análisis, establecer cuál iba a ser la estrategia y, si se determinaba que nosotros deberíamos de entrar porque no se tenían las fuerzas suficientes de seguridad pública para atender el problema, entonces entraríamos a hacerlo.

“Entonces, nuestra participación era generada de una petición de las autoridades civiles, cosa que no ocurrió, eso no ocurrió nunca, entonces no se podía participar.

“Hoy en la actualidad tenemos, gracias a que se hizo la modificación en la Constitución, en nuestra Constitución, pues tenemos la oportunidad de participar en el ámbito de la seguridad pública, que eso ha ayudado grandemente porque no hay ese obstáculo tan grande que existía anteriormente para atender el ámbito de la seguridad. 

“¿Qué teníamos que hacer? Andar operando, andar fuera, andar buscando a los delincuentes para que, en el ámbito de la flagrancia. se diera el encuentro con ellos y entonces pudiera uno actuar única y exclusivamente en flagrancia delincuencial, no había otra manera de hacerlo.

“Entonces, al no haber una petición, no podíamos participar. Sí hubo una presencia posteriormente de personal del regimiento de caballería de Múzquiz, que fue al área a hacer, verificar qué es lo que estaba sucediendo o qué había sucedido”.

Aquí puede consultar la respuesta del general Luis Crescencio Sandoval:

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado