La huelga de Interjet huele a quiebra

8 enero, 2021

Tras meses de negociaciones infructuosas, el sindicato de Interjet puso las banderas de huelga en la aerolínea. La compañía aseguraba que pagaría los sueldos adeudados, pero ya no se sabe con certeza quiénes son los dueños de la empresa. Este miércoles, el presidente López Obrador descartó un rescate de la aerolínea

Texto y fotos: Arturo Contreras Camero

Actualización: 13 de enero 2021.

CIUDAD DE MËXICO.- “Lo sentimos como una burla, porque después de tantos meses, siguieron jugando con nosotros”, dice una de las sobrecargos de Interjet, quien teme dar su nombre por represalias al interior de la aerolínea. Detrás de ella, las oficinas de Interjet están clausuradas por banderas rojas y negras; una treintena de pilotos y sobrecargos esperan en la acera, afuera de las instalaciones.  

En noviembre de 2020, centenares de empleados amenazaron con suspender las actividades de la aerolínea ante la falta de pago de salarios y prestaciones. Sin embargo, Alejandro del Valle, empresario que supuestamente iba a inyectar 150 millones de dólares para rescatar la empresa, se presentó ante los trabajadores y prometió que los adeudos serían subsanados en el transcurso de ese mes. Pero no pasó.

Alejandro del Valle entró en escena en octubre de 2020 cuando anunció la inversión de salvamento de la empresa. El dinero serviría para pagar 2 mil 947 millones de pesos de impuestos que la aerolínea adeudaba. Pero el dinero nunca llegó.

Según explicaron entonces representantes sindicales de la empresa, la inversión de Del Valle no entró a las cuentas de Interjet porque el gobierno usaría la inversión para saldar su deuda y no quedaría dinero para la operación de la aerolínea. En aquel momentoel gobierno ya había embargado de manera precautoria cuentas bancarias, la marca Interjet, refacciones y oficinas de la empresa.

Interjet, desmentido por el SAT

Pero el 7 de enero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) emitieron un  comunicado desmintiendo esa versión:

“El embargo precautorio de bienes no implica que los mismos pasen a la propiedad del SAT, ya que el embargo sólo es una medida preventiva para que los bienes no se oculten o vendan”.

“Es la propia empresa la que queda en posesión de los bienes para administrarlos de una manera adecuada. La intervención a la caja sólo permite cubrir adeudos del SAT hasta por el equivalente a 10 por ciento de los ingresos que tenga la empresa intervenida», dice el comunicado. Y agrega que esto, «siempre y cuando se hayan cubierto los gastos prioritarios, entre ellos el pago de salarios”. 

En el mismo documento, el SAT asegura que la supuesta compra que hizo Alejandro del Valle a Miguel Alemán Magnani de la empresa tampoco se ha concretado. 

“Para que las actas de asamblea que formalizan los cambios en las y los accionistas y consejos de administración surtan efectos legales se debe inscribir en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, situación que hasta el momento no ha sucedido” dice el comunicado. 

A pesar de que el sindicato inició una demanda en contra de la empresa, en realidad poco queda de la aerolínea. “Ya no hay bienes de la empresa”, asegura otro empleado que también pide anonimato. “No hay nada que se pueda reclamar, es una tristeza”. 

Pretextos

Antes del inicio de la pandemia, la empresa envió una gran parte de su flota (arrendada) al desierto de Arizona; alegó que era una medida temporal para acomodar las necesidades de estacionamiento de las aeronaves durante la pandemia ante la caída de vuelos. 

Otras versiones aseguraban que algunos de estos aviones habían sido enviados a talleres para recibir un mantenimiento exhaustivo, conocido como Overhaul. Sin embargo, los trabajadores creen que la mayoría de esas aeronaves recibieron ese mantenimiento con la intención de que el arrendamiento que hacía interjet de ellas, terminara. Según reportes de los pilotos, muchos de estos aviones ya cambiaron de matrículas. 

A diferencia de la protesta en noviembre, ni Alejandro del Valle ni ningún representante de la empresa sale a recibir a los trabajadores inconformes. Al interior de las oficinas de la empresa, a un costado del aeropuerto, no hay un alma. Todos los trabajos parecen haber cesado desde hace días.

A la deriva quedan más de 5 mil trabajadores a los que se les adeudan los salarios, las prestaciones y las cuotas de seguro social desde septiembre de 2020. Tampoco se les entregó la caja de ahorro que la empresa les mantenía. 

El presidente rechaza un rescate

A cinco días de haber estallado la huelga, el presidente López Obrador descartó un rescate de la aerolínea por parte de su administración. En noviembre pasado la Sección 15 de la CTM, los representantes sindicales de Interjet, habían solicitado al gobierno un rescate.

“Lo que está sucediendo, en efecto, tiene que ver con la crisis, pero también con el mal manejo de las empresas”, dijo al respecto el presidente en su conferencia matutina. “En el caso de Interjet ya venía arrastrando deudas, incluso al fisco, al SAT –adeudan impuestos de 2017 a 2019– y nosotros hemos estado, pues buscando que se llegue a un acuerdo, a un arreglo; sin embargo, ha habido mala administración. Ojalá y los dueños decidan rescatar la empresa o buscar socios y que se mantenga la fuente de trabajo”.

Después de recordar la privatización y rescate de aerolíneas durante gestiones panistas, el mandatario señaló:

“Debe de comprenderse que el gobierno no puede estar rescatando empresas, eso era lo que se hacía anteriormente, y se abusó muchísimo”.

Periodista en constante búsqueda de la mejor manera de contar cada historia y así dar un servicio a la ciudadanía. Analizo bases de datos y hago gráficas; narro vivencias que dan sentido a nuestra realidad.

Relacionado